¡Feliz
Halloween!
Rule of Rose
Juguemos... ¿A morir?
Novedades
03/03
Ven a tomar al Hitch's:

09/03
Nuevas

10/03
¿Necesitas un NPC?

30/03
Nuevo

18/04
Nueva Skin del foro

01/06
Nueva lista de

09/06
Pronto, nuevas medidas de avatares 250x450



Links Rápidos
Últimos temas
» Registro de Físicos
Dom Oct 08, 2017 4:52 pm por The Orphanage

» V. Tributos y Reputación
Dom Oct 08, 2017 4:30 pm por The Orphanage

» Modelo de Ficha
Dom Sep 24, 2017 6:17 pm por The Orphanage

» IV. El Club del Crayón Rojo
Sáb Sep 23, 2017 5:40 pm por The Orphanage

» III. Clases de Personaje
Sáb Sep 23, 2017 2:54 pm por The Orphanage

» II. Ambientación e Historia
Jue Sep 21, 2017 12:13 am por The Orphanage

» I. Reglas del Foro
Miér Sep 20, 2017 8:37 pm por The Orphanage

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche



Búsquedas
realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

Administración
realm

Omega

Webmaster

Mp

Perfil

realm

Sigma

Fichas

Mp

Perfil

realm

Hitori Macleod

Registros

Mp

Perfil

realm

Admin #4

-

Mp

Perfil

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 30 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Juguemos... ¿A morir?

 :: Temas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar

Sophie de Broix
Burguesa
Burguesa
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 36

Botones : 45

Puntos de Favor : -1

Fecha de nacimiento : 30/06/1993

Volver arriba Ir abajo

Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Sophie de Broix el Mar Ene 25, 2011 7:06 pm

El Juego había comenzado. Debía encontrar aunque sea un crayón a como de lugar, y debía encontrarlo pronto.
En su libreta hizo algunas cuantas anotaciones y deducciones. Quería ir a por el crayón Rojo, pero era evidente que eso sería muchísimo mas complicado de lo normal… Además… tenía cierta de idea de la increíble imaginación del Príncipe Oso y La Princesa de la Rosa. Por lo que sabía que aunque encontrará la ubicación de aquel crayón, recuperarlo no sería nada fácil.
Seguramente la recompensa sería proporcional a la dificultad que pasará por conseguir uno de los preciados tesoros. Pero a decir verdad, no sabía que tanto deseaba arriesgarse.
Finalmente decidió bajar las expectativas a conseguir algún crayón sin importar el color. Si daba con el Rojo sería pura casualidad.
Analizo, en su mente, todos los lugares del orfanato. Había algunos en los que probablemente sería muy factible encontrar uno. Pero donde no se metería… Como por ejemplo… La habitación de La Princesa Vacía.
Luego de un rato de largo análisis, emprendió la búsqueda.
La verdad era que ya se encontraba con algo de desventaja, la mayoría habían empezado antes que ella… Pero de cualquier forma encontraría algo. De eso estaba segura.
Se paseo por algunas cuantas habitaciones antes de dar con la sala de juegos. Sus deducciones no habían sido tan acertadas como esperaba. Pero finalmente había llegado a un lugar interesante.
Entro en la habitación y se dispuso a revisar todo allí. Encontró un mueble lleno de cosas como lápices e innumerables crayones. Pero claro, evidentemente ninguno de esos sería su objetivo. Lo que ella buscaba no estaría tan a su alcance.
Busco por toda la habitación, incluso en aquel hueco en la pared que había, por donde el trencito pasaba cuando, en muy raras ocasiones, alguien decidía jugar con el… Pero no encontró nada. No había Nada.
Algo frustrada, se tiro en el piso a mirar el techo...y en ese momento notó algo que le llamo completamente la atención.
Si, ahí estaba! En el avioncito que colgaba del techo, se podía divisar una parte de un crayón.
[“Genial, ¡El Blanco!”] Se dijo a si misma y se puso de pie de un salto.
Pero ahora debería buscar la manera de agarrarlo.
Se paró en el medio de la habitación observando todo detenidamente, mientras en su mente conectaba ideas.
Sin perder más tiempo, se dispuso a mover aquel mueble de su lugar… Estaba realmente pesado, y ella no era demasiado fuerte. Aún así continuó insistiendo, pero solo pudo moverlo a penas un metro de su lugar. Tendría que hacer algo de equilibrio para llegar al avión, y por sobre todo, debía estirarse… demasiado.
-Demonios…- Musitó al darse cuenta de lo poco que había logrado correr el mueble.
Su respiración estaba agitada por el sobre-esfuerzo que había hecho, pero no se iba a rendir por nada.
Trepó al mueble, como pudo, y se paro en el borde de este, intentando alcanzar el avioncito, pero era en vano, estaba demasiado lejos.
Lo pensó por unos instantes... eso seguro le iba a doler, pero seguía sin tener opción.
Dio un par de pasos hacia atrás para tomar impulso, y mirando su objetivo salto, estirando las manos para poder agarrar el avioncito…
Demasiado cerca… Pero no. Y como si estuviera cayendo en cámara lenta, aterrizó en el piso de rodillas y se doblo la mano. Un golpe demasiado duro.
-Itaaaiii- Se quejó. Le dolía muchísimo su mano izquierda, seguramente se la había esquinzado, y las rodillas… realmente le dolían.
Tardo un poco en lograr ponerse de pie nuevamente. Y quien la viera podría creer que se trataba de una especie de masoquista, porque volvió a trepar al mueble y de nuevo, sin pensarlo y mucho mas decidida, salto hacia el avioncito esta vez agarrándose de este, y con la mano esquinzada tomó el crayón y se lo guardo en un bolsillo.
Pero lo que ocurrió luego paso muy rápido…
El avioncito desapareció y de donde se agarraba (que no debería haber podido soportar su peso) Se convirtió en una horca. Miro para abajo, y como esperaba, las cosas ya no eran como antes… toda la habitación estaba bañada en sangre y donde estuvieron los trenes, ahora había un brazo destrozado, una de las muñecas de la esquina tenia entre sus manos una bolsa de arpillera de color marrón, con algo adentro, de forma casi circular, que deja fluir la sangre en el suelo ¿Una cabeza quizás?
[“Rayos… Este juego se ha complicado…”] Se dijo, y cuando cayo en cuenta miró para donde normalmente estaba la puerta.
Nada… ¡No había ninguna puerta!
-Maldición.- Comenzaba a perder la calma, y su brazo no soportaría mucho mas su peso. Estaba perdiendo la fuerza y no podría sostenerse mucho tiempo más de aquella orca, eso implicaría… otro duro golpe. Miró nuevamente hacía abajo, como pensando la mejor forma de caer. Y resignada simplemente se soltó.
Esta vez fue su tobillo derecho el que se lamento. No sabía si se había lastimado o no, pero dolía pisar… Y mucho.
Se dirigió inmediatamente al lugar donde minutos atrás estaba la puerta, y comenzó a palpar la pared como intentando descubrir el truco… Tratando de ignorar la sangre y aquellas perturbadoras partes de un cuerpo que estaban por todos lados…
-¡Déjenme salir!- Gritó golpeando la pared con su mano sana. Estaba entrando en pánico. Odia volver a sentirse encerrada. No había nada que la alterará más. Y entré la desesperación se dejo caer de rodillas, llorando y aún golpeando la pared.
Debía calmarse, lo sabía, pero que difícil era hacerlo...
Con mucha dificultad logró dejar de llorar... Y caminando de rodillas por el piso llegó hasta donde colgaban la cortinas. ¿Tendría la suerte de que las ventanas todavía siguieran allí?
Realmente no quería mirar.

† - † - † - †

~¿Quieres Conocerme?~

*La Historia Que Te Puedo Contar*~*Los Personajes de Mi Cuento*
Spoiler:

~Estados de Animo~
Spoiler:

-Aburrida - Ofendida - Berrinche -
avatar

The Orphanage
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 137

Botones : 193

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por The Orphanage el Mar Ene 25, 2011 8:10 pm

La habitación le saludó jovial: "¡Bienvenida Señorita Sophie! " Gritaron las muñecas abandonadas. El tren lanzó humo como saludo & comenzó a moverse en los rieles dibujados cuando la princesita rubia entró en la habitación, sin saber con lo que allí se encontraría.

Pero ella les había ignorado. No había escuchado absolutamente nada de los saludos de los niños, & se había limitado a poner sus ojos en el brillante crayón de color blanco que quería tomar. El avióncito intentó apartarse: "¡Este crayón es mío!" Gritó, pero nuevamente nadie lo escuchó, & como nadie lo escuchó, nadie creyó en él, no pudo moverse.

Con gran dificultad la chica osó destruir el equilibrio de aquella sala. Pagando las consecuencias al instante: una rodilla & una mano heridas. Pero al menos tenía el crayón en la mano ¿No?
Pero ¡Vaya! ¡Ahora si los escuchaba!
Y todos hablaban a la vez, convirtiendo el lugar en un desastre.

- ¡Sir Peter, Sir Peter! -

- La tortuga no puede ayudarnos...-


- ¡Las ranas no existen! -

Y a decir por la expresión de su rostro, también podía veeeeeerlooos~

- ¿Québuscas?¿Québuscas?¿Québuscas?¿Québuscas? - Repitió incansablemente la cabeza que salió rodando de manos de la muñeca decapitada. Sus ojos vacíos miraron con ansias a la nueva, sin parar de repetir sus palabras: - ¿Québuscas?¿Québuscas?¿Québuscas?¿Québuscas? Ten cuidadooo~ Puedes terminar como .. ¡YO!- La cabeza esbozó una sonrisa maliciosa, & comenzó a reir a carcajadas.

La horca seguía en su lugar, & la sangre parecía colarse en cada rincón como si estuviese viva, pero era solo visible, no palpable.. La sangre.. ¡No manchaba!

- ¡Muy útil! -
- ¡Así no habrá que limpiar más! -
- ¡Y los imps no vendrán por nosotros! -
- Somos niños buenos, ¿A que sí? -
- ¡Sophie! ¡Quédate a jugar con nosotros! -

*Risas*

Un soldadito de juguete comenzó su marcha, mientras una mano salía de debajo de la alfombra, intentando arrastrarse & alcanzar su otra perdida extremidad. Eran extremidades adultas.

El soldadito de juguete marchaba a su ritmo, acercándose a la gigante que lloraba en una esquina deseseperada. Las cortinas seguían en su mismo lugar, & también el agujero de donde salían los dibujos de rieles en el suelo. - ¡Eeeeescolta! - El soldadito hizo un saldo & se dio la vuelta, comenzando a hacer una especie de ronda alrededor de la pequeñita, como si la estuviese vigilando. Rápidamente todos los demás juguetes comenzaron a moverse: los cubos de madera ya no eran cubos de madera, si no que eran cajitas de cristal que contenían pequeñas personitas en miniatura, que intentaban salir desesperadas.

En uno de los cubos, había un enorme perro negro, que ocupaba casi todo el cubito de cristal & que miraba a Sophie gruñendo. De la nada, abrió sus fauces & comenzó a ladrar & rasguñar desde su jaula.

Ya nada parecía tener sentido.

¡Felicidades!


¡Al menos habías encontrado un crayón!
¿A que no era tan malo?
Ahora pasarás el resto de tus días junto a una linda compañía
Muñecas, soldados, & restos de aquellos que estuvieron aquí antes de ti
Pero ¡Alégrate! Tienes tu crayón
Por más que pidas auxilio, el crayón no te ayudará
¿De que sirve un crayón así si solo tienes hojas de papel blancas?
avatar

Sophie de Broix
Burguesa
Burguesa
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 36

Botones : 45

Puntos de Favor : -1

Fecha de nacimiento : 30/06/1993

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Sophie de Broix el Mar Ene 25, 2011 9:41 pm

No llego a ver si había ventanas o no, porque los ruidos llenaron la habitación. ¿Quiénes eran? ¿Qué querían? ¡Oh! Al parecer estaban enojados porque ella había tomado el crayón…
Al principio solo se oían delirios, cosas sin sentido. Ella volteo lentamente y logró observar el circo que allí se desarrollaba.
Los juguetes comenzaron a moverse por la habitación. Todos tenían voz propia.
De aquel extraño saco salio una cabeza repitiendo “¿Que buscas?” Sin cesar… ¿Acaso no era lo suficientemente obvio lo que buscaba? ¡Salir de esa maldita habitación! [“¿Yo quedarme sin cabeza? ¿Debería darme miedo?”] No era alguien fácil de intimidar. No sentía miedo a aquellas criaturas, o lo que suponía que fueran…
Y la sangre… ¡Esa estaba por todos lados! Pero… ¿No manchaba? ¿Qué clase de sangre no mancha?
-¡Claro! ¡Juguemos!- Musitó con una gran sonrisa infantil en su rostro. Era la hora de divertirse, de eso no quedaba duda. ¡A pisar cabezas!
Una mano salio de debajo de la alfombra y fue en busca de aquel brazo que ella ya había visto con anterioridad. ¿Qué demonios pasaba allí?
Todos los juguetes comenzaron a rodearla, había todo tipo de “personajes” allí, y cada vez la tenían mas “atrapada”.
Sophie se puso de pie. Le dolía, pero prefería mantenerse un poco más alta que aquellos.
Felicidades.
¡Al menos habías encontrado un crayón!
¿A que no era tan malo?
Ahora pasarás el resto de tus días junto a una linda compañía
Muñecas, soldados, & restos de aquellos que estuvieron aquí antes de ti
Pero ¡Alégrate! Tienes tu crayón
Por más que pidas auxilio, el crayón no te ayudará
¿De que sirve un crayón así si solo tienes hojas de papel blancas?
¡Claro que no era tan malo! ¡Ya tenía el crayón que buscaba! ¿Dibujar? Wow, no recordaba la última vez que había dibujado.
Su mente comenzó a divagar. Todo indicaba que la situación era pésima, pero por algún motivo ella no parecía darse cuenta de ello. Como si estuviera en otro lugar y no allí.
-Dulces… quiero dulces…- Fue lo siguiente que dijo, mientras observaba a sus nuevos compañeros de juego.
Disimuladamente, hecho una mirada hacia aquel agujero en la pared… Algo le decía que allí había una pista de cómo salir de allí. ¿Y las ventanas? Quizás esa podría ser otra salida… Pero aun debía comprobar que siguieran existiendo… Y al hacerlo ellos se darían cuenta de que pensaba escaparse.
No. Definitivamente ellos debían creer que de verdad deseaba quedarse en ese lugar y jugar con ellos.
Su cerebro maquinaba planes de todo tipo… incluso cosas impensadas.
¿Y si el crayón realmente la podía ayudar para algo? Era una idea absurda… pero en aquella situación nada era lo suficientemente descabellado como para ser descartado.
Su mirada se posó sobre aquel perro que quería salir de su caja. ¿Y si lo sacaba que pasaría? Quería intentarlo... Pero al mismo tiempo era arriesgado... Lo dejaría allí un poco mas... Si lograba juntar el "coraje" necesario, seguramente lo liberaría.
["Cada vez falta menos..."] Pensó. ¿Menos para que? Quien sabe... pero ella sabía que faltaba menos.

† - † - † - †

~¿Quieres Conocerme?~

*La Historia Que Te Puedo Contar*~*Los Personajes de Mi Cuento*
Spoiler:

~Estados de Animo~
Spoiler:

-Aburrida - Ofendida - Berrinche -
avatar

The Orphanage
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 137

Botones : 193

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por The Orphanage el Jue Ene 27, 2011 9:18 pm

A los seres, si es que así se les podía llamar; no parecía importarles que ella no les tuviese miedo, ellos continuaban delirando entre ellos, & soltando frases que supuestamente no tenían sentido alguno. El soldadito continuó con su ronda, la muñeca continuó con su monótona frase, & el enorme perro encerrado en el cubo de cristal continuó ladrando amenazadoramente a la rubia.

-¿EscUcharOn? -

-¡¡Si! –

- ¡JugGARá CoN nosOooOtros! –

-PerO si ya estamOs jugandO....-

Y ante las palabras de la jovencita, comenzó a llover. Si, comenzaron a llover dulces del oscuro techo, mientras todos miraban impresionado los dulces caer. La habitación comenzó a oscurecerse repentinamente, & las cosas que allí habían comenzaron a fundirse; como si se derritieran, como si se alejaran, se deformaran, todo al mismo tiempo. Como si sencillamente fuese imposible enfocar la vista en ellas. Una a una fueron desapareciendo, siendo consumidos por las paredes de la habitación, que quedaba en penumbras, donde solo dulces de colores que caían & caían sin parar podían verse.

La habitación parecía encogerse, como si desease tragarse todo lo que estaba allí... Incluyendo a la solitaria princesa...

El único que se mantuvo allí era aquél perro dentro de la caja, & el agujero en la pared que ella había estado viendo.

La lluvia de dulces no se detenía, aumentaba, comenzando a golpearle por todos lados ¿Al fin al cabo importaba? ¡Eran dulces! Los dulces no podían matar a nadie...

Princesa Caprichosa

Apareció escrito en la pared con blancas letras. El perro dejó de ladrar, & comenzó sencillamente a gruñir & gruñir. La habitación se convertía en un cubo pequeño, en la propia carcel de cristal de la pequeña princesa de la torre.

¿Siempre esperaste que te rescatase no?
Pero tuviste que salir sola...
¿Qué harás ahora?

¿Qué harás? ¿Qué harás?
La habitación se encoge más & más
Pues tu has decidido empezar a jugar
¿Crees poder aguantar?
A veces la mejor opción no es luchar...
avatar

Sophie de Broix
Burguesa
Burguesa
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 36

Botones : 45

Puntos de Favor : -1

Fecha de nacimiento : 30/06/1993

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Sophie de Broix el Miér Feb 09, 2011 9:13 pm

Claro, ya estaban jugando, y se estaban divirtiendo a costa de ella. De eso no cabía duda. Pero sabía que tenía que haber alguna respuesta. Alguna solución a aquella encrucijada donde se había metido.
Todos continuaban con sus delirios mientras la pequeña princesa de la torre buscaba la mejor forma de encontrar una salida. Una salida que la ayudará a conservar todas sus partes en su lugar, de ser posible.
Tras su pedido de dulces, miles y miles de estos comenzaron a caer del techo inundando la habitación en la que ella estaba. ¿A dónde iba a ir? ¿Qué iba a hacer?
Pero los dulces no eran el único problema. La habitación comenzaba a oscurecerse y no solo eso, todo parecía estar desvirtuándose, perdiéndose en el sentido que no tenían.
La pequeña rubia comenzaba a sentir temor. Una habitación que cada vez se hacía mas pequeña no era algo bueno para una muchacha que había pasado casi toda su vida encerrada.
¿Qué haría? ¿Dónde se metería? Todos los juguetes que antes le hablaban habían dejado de hacerlo, aquello era otra cosa en su contra. Se empezaba a sentir sola. [“No quiero… No quiero estar sola… de nuevo…”] Su mente se nublaba como todo a su alrededor. ¿A dónde escaparía?
Los dulces continuaban inundando la habitación y la muchachita comenzaba a perder la esperanza.
Pero había algo que no dejaba de sonar además de los dulces chocando unos contra otros. No, no solo sonaba aquello. El cachorro en la cajita aun estaba allí, que ladraba sin cesar. ¿Estaba el tan asustado como ella?
Los dulces ahora la golpeaban en todo el cuerpo, le dolían.
¿Por qué tenían que doler los dulces?
En la pared apareció algo escrito con letras blancas. La pequeña Sophie tuvo que aquietarse para poder leer con claridad y prestarle real atención a las palabras.

“Princesa Caprichosa”

¿Caprichosa? ¿Quiénes eran para decirle así? ¿Qué sabían sobre ella?
Decidió no darle verdadera importancia a aquellas palabras y continúo leyendo el resto del texto.
¡Un momento! ¡Letras blancas! Si, como su crayón… Un lindo juego de parte de la Princesa de la Rosa y el Príncipe Oso…

¿Siempre esperaste que te rescatase no?
Pero tuviste que salir sola...
¿Qué harás ahora?
¿Qué harás? ¿Qué harás?
La habitación se encoge más & más
Pues tu has decidido empezar a jugar
¿Crees poder aguantar?
A veces la mejor opción no es luchar...

Era cierto… así habían sido las cosas… Sola tuvo que salir… Nadie la ayudo. Y no solo eso, la habían vuelto a encerrar… ahora tenía mas espacio que antes, pero seguía encerrada.
¿Qué haría? ¿Qué podía hacer?
Solo le quedaba soportar lo que pudiera, tarde o temprano todo terminaría para bien o para mal.
Pero las últimas palabras le llamaron la atención…
-¿A veces la mejor opción no es luchar?- Musito en un leve susurro con la mirada clavada en aquellas palabras. Los dulces continuaban golpeándola y el perrito no dejaba de gruñir.
Un montón de cosas se agolparon en su cabeza, y finalmente se decidió. No tenía tiempo que perder… o quizás si.
Tomó entre sus manos aquella cajita que contenía al pequeño perro, se puso de pie como pudo y se dirigió hacia el agujero en la pared.
-A mi nadie me ayudo a escapar…- Dijo en voz baja hablándole al cubo. Tenía miedo, pero sentía que tenía que hacerlo.
-Pero yo no haré lo mismo…- Agrego mientras de alguna manera lograba abrir la cajita y dejaba al cachorro frente al agujero en la pared y lo empujaba un poco para que saliera por allí.
-Vete tu que puedes…- Sonrió levemente, de manera imperceptible y luego, sin ver si el perro se iba o no, le dio la espalda a la pared, y se quedo arrodillada en el piso, mirando hacia los dulces que continuaban cayendo y cayendo… Sin hacer nada.
Finalmente cerró los ojos. [“Solo me queda esperar… quien sabe lo que pasará”] Pensaba internamente. Quería hacer algo, no le gustaba la idea de no hacer nada… Pero estaba decidida. Iba a esperar paciente… No iba a luchar a pesar del miedo que sentía.

† - † - † - †

~¿Quieres Conocerme?~

*La Historia Que Te Puedo Contar*~*Los Personajes de Mi Cuento*
Spoiler:

~Estados de Animo~
Spoiler:

-Aburrida - Ofendida - Berrinche -
avatar

The Orphanage
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 137

Botones : 193

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por The Orphanage el Dom Feb 13, 2011 12:21 pm

Si la princesa o el príncipe hubiesen estado allí habrían soltado unas carcajadas inigualables. Especialmente el príncipe.

"Vamos niñata, ¿Nos vas a demostrar que tu rango es adecuado? " Podrían haber preguntado. Ante lo que la princesa hubiese respondido con una voz dulce & suave, pero no así menos siniestra. "Tranquilo querido, ¿No ves que va a morir? Déjale al menos que disfrute sus ultimos minutos de vida tranquila..." Y le hubiese dedicado una radiante & calma sonrisa, como una buena madre, que no era.

Pero nada de eso pasaría. Puesto la princesita estaba completamente sola. Y por suerte no había cometido el error de liberar al "cachorro", que más bien era un feroz lobo de dientes ensangrentados, pelaje grasoso & ojos inyectados en sangre... tamaño miniatura que inmediatamente erizzó el lomo para comenzar a gruñirle amenazadoramente desde su posición.

"Stray Dog give us Sweets
Stray Dog Kidnaps Kids...."

A pesar de que la habitación se veía pequeña, si era lo suficientemente cuidadosa, se darría cuenta de que no era más que un engaño de su esquizofrénica mente, que en los instantes en que había tomado el crayón se había desbocado, convirtiendo en la sala de juegos, en la sala de su autopsia. Era por eso que la sangre no manchaba, era por eso que podría tropezar con invisibles juguetes, era por eso que el agujero del tren seguía en su lugar... anunciándose como la única salida visible, no afectada de la salita.

Pero lástima. Era imposible que ella pudiese caber por allí.

Lo único que pareccía producir efecto en la blanca piel de la niña eran los dulces, que caían por montones, para probablemente dejar moretones que se borrarían si lograba salir a tiempo. La locura comenzaba a superar los límities soportables... pronto su mentira se volvería verdad, & de allí ya no podría salir...

El perro continuó gruñendo contra su casi liberadora. No le importaba, pareccía seguir órdenes invisibles a las que Sophie era completamente ajena...

Muchos planes pasaron por la mente de la niña. Sólo uno era el correcto.
Si no se apresuraba, estaría destinada a sufrir de aquél mal eternamente...

¿Te gusta la esquizofrenia?
Es un mal divertido...


† - † - † - †

¿Recuerdas las historias de Terror y monstruos que nos contaban de niños?
Te tengo dos malas noticias...
La infancia ya ha acabado y los Monstruos no se han ido...
avatar

Sophie de Broix
Burguesa
Burguesa
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 36

Botones : 45

Puntos de Favor : -1

Fecha de nacimiento : 30/06/1993

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Sophie de Broix el Mar Feb 22, 2011 12:25 am

Permaneció allí sentada con sus ojos cerrados. Sentía el miedo en su interior y no sabía que hacer.
Al parecer el cachorro no pensaba irse ningún lado. [“Maldito desagradecido”] Pensó molesta, pero no dejó que la perturbara demasiado.
Trató de calmarse y respiró profundo, aun sin abrir sus ojos. Adentro suyo todo parecía estar bien.
Tenía que relajarse, seguramente esa sería la respuesta.
Estaba inmóvil, analizando todo tranquilamente en su mente, ignorando los dulces que la golpeaban y los ruidos que en aquella habitación había.
Tras unos largos momentos de reflexión por fin decidió abrir los ojos. Y por un corto instante pudo ver la realidad.
¡No había nada extraño allí! ¿Por qué no se había dado cuenta antes? ¡Todo era un juego de su mente! Pero la realidad duró muy poco y el caos se volvió a hacer presente, aunque la princesa ahora estaba conciente de la realidad.
Tenía que apresurarse, de eso no cabía duda. Pero por lo menos ahora tenía una idea de que hacer.
Sin pensarlo ni un minuto más se puso de pie y volteo hacia la pared donde estaba aquel agujero en la pared.
Le dolía muchísimo su pie al caminar, pero no había tiempo que perder.
¡Comenzó a tantear en la oscuridad y allí estaba! Había encontrado la pared en la oscuridad. Ahora solamente tenía que continuar tanteándola para por fin encontrarse con la puerta y salir de aquella condenada habitación para, quizás, no volver a pisarla nunca más.
Los nervios la invadían y aun mas las ansias. ¡Sabía que aquella era la respuesta! ¡Tenía que serlo!
Toda aquella situación había sido creada por su mente… ¿Pero como era posible? ¿Cómo la habían sugestionado de aquella forma?
Seguro que en parte era ella... Pero había algo más. ¡Tenía que haberlo!
Continuó caminando apoyada en aquella pared que no podía ver, con la esperanza de encontrar el picaporte cuanto antes.

† - † - † - †

~¿Quieres Conocerme?~

*La Historia Que Te Puedo Contar*~*Los Personajes de Mi Cuento*
Spoiler:

~Estados de Animo~
Spoiler:

-Aburrida - Ofendida - Berrinche -
avatar

The Orphanage
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 137

Botones : 193

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por The Orphanage el Lun Mar 14, 2011 6:45 pm

Y el frío picaporte allí estaba, pero para cuando hubiese abierto la puerta, la pesadilla no habría terminado. Su mente dominaba, era más fuerte, más fuerte que los sentidos, más fuerte que el dolor, más fuerte que cualquier otro sentimiento existente que pudiese intentar utilizar para hacerla volver en sí, ¿Pero que provocaba aquél efecto?

Para cuando abriese la puerta, todo lo creado se disolvería en un remolino, volviendo la habitación a la normalidad, pero apenas comenzase a avanzar por los pasillos, el juego volvería a comenzar... sombras se moverían de aquí para allá, y comenzarían a susurrar más y más fuerte cada vez....

- A bright white crayon just for you?....-

- No!!-
- RED CRAYON! RED CRAYON! -
Chillarían las voces, disgustadas, pero no habría nada visible, y la princesita no tendría más compañía que el frío suelo y la suave brisa que mecería sus cabellos. Y luego... todo habría acabado. Como si de el flash de una cámara se tratase, el tétrico lugar se transformaría en el tétrico, pero común y corriente orfanato...

No habrían voces, ni muñecas descabezadas en la habitación de los juguetes; y el perro rabioso se habría transformado en los cubos de colores que habían antes allí; los dibujos de rieles en el piso volverían a estar en su lugar, y la mente de la jovencita no volvería a jugar con ella nuevamente....

Mientras el brillante crayón permaneciese lejos de su pura piel....

-NPC SALE DE ESCENA-

† - † - † - †

¿Recuerdas las historias de Terror y monstruos que nos contaban de niños?
Te tengo dos malas noticias...
La infancia ya ha acabado y los Monstruos no se han ido...
avatar

Sophie de Broix
Burguesa
Burguesa
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 36

Botones : 45

Puntos de Favor : -1

Fecha de nacimiento : 30/06/1993

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Sophie de Broix el Lun Mar 14, 2011 10:59 pm

Al sentir el frió del picaporte su corazón dio un vuelco de alegría. ¡Por fin podría salir de toda esa locura! Lo giro lentamente, como si todavía no pudiera creer que todo eso estaba por terminar. ¿O no?
Al abrirse la puerta toda la escena se disolvió en un impactante remolino.
Todo volvía a estar en su lugar… a ser “Normal” o al menos la normalidad alcanzable por ese orfanato… la cual no era mucha.
Salió de manera lenta de la habitación, mirando todo cautelosamente.
Procurando no llamar la atención de nada ni nadie dio unos cuantos pasos y todo volvió a empezar.
Veía sombras que parecían estar acechándola y que murmuraban palabras las cuales no quería escuchar.
Se encerró en si misma, procurando no volver a caer en ese juego. [“Ya no quiero jugar…”] Pensó para si tapándose los oídos, mientras una suave brisa jugueteaba con sus cabellos.
Por suerte todo terminó, y esta vez parecía que no volvería a empezar. Era el fin. El juego había terminado realmente.
Todo estaba en su lugar. Ya no había sombras ni voces que la molestaran…
La muchachita caminó por los pasillos cojeando levemente. Quizás debería ir a la enfermería… ¿Pero que más daba?
Respiro profundo sintiendo el aire a su alrededor. Ya no tendría que preocuparse por un tiempo. Todo estaría bien… El crayón estaba con ella.
-Se terminó...- Susurró para si misma sonriendo levemente, satisfecha.

[Sale de Escena]

† - † - † - †

~¿Quieres Conocerme?~

*La Historia Que Te Puedo Contar*~*Los Personajes de Mi Cuento*
Spoiler:

~Estados de Animo~
Spoiler:

-Aburrida - Ofendida - Berrinche -

Contenido patrocinado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Re: Juguemos... ¿A morir?

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Temas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.