Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Trama 1: El Despertar (Prólogo)
Lun Nov 24, 2014 10:56 pm por Neru-kun

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Reglas Generales de Rol
Jue Feb 13, 2014 10:50 pm por Félix Chivalrous

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Busqueda de Aristocratas
Sáb Feb 01, 2014 1:48 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Sistema de Combate -Marcha Blanca-
Vie Ene 10, 2014 6:39 pm por Alice Baskerville

» En busca de respuestas [Priv. Astrid]
Vie Ene 03, 2014 3:51 pm por Astrid Ritter

» Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]
Vie Ene 03, 2014 3:27 pm por Astrid Ritter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Vie Oct 28, 2016 4:41 pm.
FOROS ÉLITE
Hermes RolParallel Hearts {PH Rol}Pandora: Shin Seiki

Garret D. Evans

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Garret D. Evans

Mensaje por Garret D. Evans el Jue Feb 21, 2013 7:08 pm

Nombre: Garret Dupré Evans.

Apodo: --

Fecha de Nacimiento: 10 de marzo de 1919.

Edad: 18 años.

Carga: Lazo.

Rango/Oficio: Mendigo.

Sexo: Masculino

Orientación Sexual: Pansexual.

Descripción Física: Garret tiene la contextura habitual de un muchacho de 18 años; tez pálida, mide un 1,75 m de altura y su cuerpo es de una contextura delgada que bordea los 60 kilogramos, gozando así de una figura saludable que está lejos de lucir escuálida o demacrada por las condiciones típicas de un orfanato, incluso ha desarrollado algo de marcada masa muscular con las constantes tareas físicas del lugar. Destaca por sobre todo lo demás su inusual cabellera de violáceos tintes de clara tonalidad, la cual oscila entre una coloración grisácea y un púrpura claro. Del remolino de la misma crecen unos cuantos mechones de un color más oscuro que el del resto de su cabello. Su pelo es largo, terminando un par de centímetros antes del fin anatómico del cuello, frontalmente un mechón cubre su ojo izquierdo. Al crecer en un notorio patrón ondulado, suele llevarlo desordenado, apenas peinándolo o arreglándolo un poco con sus dedos. Finalmente, sus ojos, son de un color azul sombrío cuyo brillo puede variar.

Respecto a la vestimenta, suele vestir prendas de un color sobrio, a veces una que otra camisa pero nada muy llamativo por lo general. Lo más vistoso en su ropero es una chaqueta tipo gabardina de color azul oscuro que le llega hasta las rodillas, está rasgada en las mangas, cuello y la parte baja. Tiende a usarla en cualquier conjunto, él opina que “tiene estilo”.

Imágenes:
Spoiler:







Descripción Psicológica: Algo indolente, de pensamiento simplista y corteses maneras, es un chico bastante tranquilo que rara vez andará buscando problemas o metiéndose en donde no lo llaman, ya que siendo tan despreocupado e indiferente como él solo, detestaría complicarse la vida con líos y mucho menos si desde un principio la situación no le incumbía. Podríamos decir que Garret prefiere llevar una vida relajada, no obstante, su postura anterior cambiará totalmente si estos problemáticos dilemas conciernen a sus seres queridos (esta faceta se explicará más adelante). Normalmente es calmado, pero bajo ocurrencias muy súbitas su humor puede alterarse, comenzando a saltar entre un estado anímico y otro. Será despreocupado y todo lo demás, sin embargo sabe cuando ponerse serio o dejar las bromas de lado.

Aunque no es muy extrovertido, se le da bien sociabilizar con extraños o gente tímida gracias a su cálida e innata cordialidad, también considera que todos merecen ser tratado con gentileza a menos que su comportamiento no lo amerite. Una debilidad o defecto suyo es que siempre espera lo mejor de las personas aun si las mismas ya le han decepcionado, rara vez negándose a dar su ayuda a quien la necesite, encima es de esas personas que siempre se entregan más en cualquier relación sin esperar algo a cambio. Es como si olvidase por completo la existencia de la maldad, pero afortunadamente su perdón conoce límites.

Con respecto a esa gente que consigue ganarse su confianza y cariño, se muestra amable, protector e incondicional, siempre dispuesto a auxiliarlos sin importarle el costo o los sacrificios. Es capaz de hacer de problemas ajenos los suyos propios con tal de ayudar a sus amigos, a veces liándose más de la cuenta, mas a él no le importa salir dañado. Es capaz de reaccionar con extrema violencia si alguien los hiere o pone en peligro de cualquier forma, revelando asì una faceta agresiva poco vista en su persona. Su mayor miedo sería traicionar o decepcionar a quienes confían en él, pues ya le sucedió una vez y el remordimiento causado por no poder hacer algo al respecto aún le atormenta. Sacrificado, su única razón de existir es vivir por y para la felicidad de quienes más quiere en este mundo… verlos sonreír es su mayor anhelo.

Gustos y Aficiones:
• Los dulces, especialmente los “macarons”.
• Fumar, aunque según él intenta dejarlo.
• El arte en general.
• Tocar el piano.
• Las rosas.

Disgustos y Odio:
• Lo que sea que esté relacionado con el género de horror.
• Odiaría con todo su ser fallarle a quienes le necesitan.
• No disfruta ser juzgado.

Miedos y Fobias:
• Los maniquíes.
• Ciertas muñecas.
• “Fallarle a quienes le necesitan” también cabe aquí.

Historia:
Spoiler:
De raíces inciertas, Garret llegó a este apartado hospicio cuando tenía apenas tres años de edad, su olvidada madre le dejó un día ahí al enterarse de su creciente fama y, sin más, se marchó sin mostrar una pizca de remordimiento. Al llegar siendo alguien tan pequeño, el orfanato se convirtió en el único lugar al que podía llamar hogar y quienes le criaron allí eran también su única familia, y considerándose a sí mismo parte de esta, no quería ser menos. Desde crío ofrecía su ayuda con distintas tareas que a veces eran mucho para él, en reiteradas ocasiones los adultos no conseguían hallar con que mantenerlo ocupado, pero esto cambió en los años siguientes con la súbita llegada masiva de más niños al orfanato. En un punto fueron tantos que los mismos funcionarios del lugar tenían problemas para recordar los nombres de cada uno, pero nadie olvidaba al adorable y servicial Garry, como habían empezado a llamarle. Con el pasar de los años se hizo normal que Garry les mostrara las instalaciones a los chicos y chicas nuevos, además de cómo funcionaban las cosas, lo cual le alivianaba bastante la carga a los adultos, después de todo los niños se entienden mejor entre sí.

Una hermosa niña llegó un día, tenía un año más que él y se llamaba Mary; fue su mejor amiga entre ese montón de desafortunadas almas. Pasaban la mayoría del tiempo juntos, compartían en toda actividad y siempre tenían algo interesante de que platicar aun siendo tan pequeños, básicamente porque Mary había visto más cosas que él al haberse criado fuera del orfanato con una buena e interesante familia. Tiempo después a la pequeña Mary le llegó la cruel noticia de que su padre había muerto, tal cual le había ocurrido antes a su madre. Aunque Garry estuvo para ella en todo momento, no podía evitar sentirse inútil a ratos, pues él nunca conoció a sus padres y por ende nunca tuvo que lidiar con la muerte de alguno, asimismo el abandono de ellos tampoco le afectó profundamente al ocurrir a tan temprana edad. Al darse cuenta de que era lo único que le quedaba a Mary en ese cruel paraje, decidió quedarse junto a ella para siempre, mas su estancia ahí no dependía de ninguno de los dos. Al poco tiempo después, a sus siete años, le adoptaron.

Volveré por ti prometió a esos luceros azules, pero el tiempo te enseña que esas promesas hechas de niño son frágiles, de valor cuestionable y difíciles de cumplir. Garret fue adoptado por un reconocido botánico del entonces llamado Gabriel, quien le dio todo lo que él nunca tuvo. El susodicho vivía a kilómetros de un concurrido poblado en un chalé, casa que utilizaba como vivienda y lugar de trabajo. Ahí, entre jardines y plantaciones, yacía un gran invernadero en donde toda la magia de sus investigaciones tomaba lugar. Los primeros días fueron difíciles para Garry, debía acostumbrarse a un nuevo hogar, atenciones que nunca antes había recibido y la peor parte: la tortuosa ausencia de Mary. No podía dejar de pensar en ella, quería verla o al menos visitarla de vez en cuando, pero su nuevo “padre” no lo permitiría, además tampoco quería desafiar la bondad del buen hombre. Escaparse tampoco era una opción, el sitio estaba resguardado por numerosos sirvientes y aunque lograra cruzar esos extensos jardines, jamás podría salir vivo del frondoso bosque donde estaba el orfanato. No tuvo más alternativa que resignarse a “la buena vida”.


Una década después, el tiempo transcurrió como siempre, su entonces actual padre ganó fama por nuevos hallazgos en su materia, pero extrañamente mantenía varios experimentos bajo llave. Garret ya era un chico de 17 años, el tiempo le ayudó a superar a Mary y su promesa jamás cumplida, ahora era un adolescente común. Con clases privadas aprendió lo mismo que el resto, sumándose además conocimientos de botánica y biología en general gracias a la inmensa cantidad de libros que había en su casa, también aprendió a tocar el piano con nata habilidad y mostró gran interés en el arte de los museos, yendo cada cuanto al poblado nada más para ver si su museo tenía alguna nueva pieza o exposición. El único mal hábito que tenía era el de fumar, aparentemente lo aprendió de Gabriel. Un día, la curiosidad lo venció y decidió meterse al lado secreto del invernadero de Gabriel, donde encontró una diversidad inconmensurable de especímenes vegetales nunca antes visto, entre ellos, una docena de las míticas rosas azules. Tomó una y selló su destino.

Llegó el día de su cumpleaños número 18 y aun poseía en secreto aquella rosa, la cual insólitamente no marchitaba, pero si irradiaba un brillo peculiar tras unos minutos en agua. Ese día, visitó la galería de arte del museo como un regalo de cumpleaños a sí mismo, encontrándose con una nueva exposición de un artista fallecido hace ya mucho tiempo. Guertena, el nombre le parecía familiar. De cualquier modo lo más peculiar del día fue cuando se encontró a una pequeña niña de llamativos ojos carmín deambulando por cuenta propia entre la multitud, y teniendo ese afable complejo de hermano mayor, decidió acercársele. Se llamaba Isabella, pero según entendió sus padres le decían Ib, así que optó por referirse a ella de la misma forma y ella podría llamarle Garry. No hablaba mucho, mas esto no fue impedimento para que el par desarrollara un especial vínculo y se la pasaran todo el día juntos recorriendo la galería, con el mayor explicándole a Ib el significado de algunas palabras y su interpretación de las obras. Sin darse cuenta, estuvieron hasta que anocheció y el museo ya se encontraba próximo al cierre, Garry temía que la menor fuese a quedarse sola. Ib se mantuvo serena durante toda la tarde, pero cuando sus padres aparecieron justo en el último instante, no fue capaz de contener el llanto. Conmovido y al mismo tiempo apenado por tener que separarse de ella, le regaló su rosa azul, prometiéndole que volverían a verse, a lo cual ella respondió regalándole su pañuelo.

Así, partieron sus separados rumbos sin saber que se encontrarían antes de lo imaginado. Dos meses después, Garry se encontraba realizando algunas compras en la ciudad y, en casa, Gabriel recibió la inesperada visita de unos miembros pertenecientes a una misteriosa organización gubernamental. Los desconocidos hombres básicamente pretendían arrebatarle a su padre sus preciadas investigaciones secretas con la excusa de un bien mayor, y tras un violento altercado, Gabriel no vio más alternativa que prender fuego a todo el recinto, llevándose sus hallazgos a la tumba. Garry volvió a tiempo para ver como las llamas consumían por completo su casa, y asustado, huyó en dirección al bosque con lo poco que tenía. La fatiga le hizo caer inconsciente al segundo día y de alguna forma despertó cerca de un solitario paradero donde tomó el primer bus sin pensárselo dos veces. Poco a poco el camino se hacía más y más familiar, pero solo cuando descendió del bus entendió a donde había llegado; al orfanato, su primer y único hogar.

Sin otro lugar al cual ir, tocó la puerta, condenándose a enfrentar el pasado y a consumar una antigua promesa. Y una nueva también.

Pertenencias:
• Un encendedor plateado, clásico Zippo.
• Un par de cigarrillos sueltos.
• Un puñado de caramelos sabor limón.
• El pañuelo de Ib.

Extras:
• A veces, esas corteses maneras que tiene para expresarse le hacen ver algo “femenino”, aunque a él no le importa.
• Acostumbrado a ayudar con las labores físicas del lugar (ya sea por propia voluntad o castigo), ha desarrollado cierta masa muscular que le permite mover objetos pesados con más facilidad y tolerar algunas situaciones de esfuerzo físico mejor que otros chicos.
• Siendo pansexual, su visión del amor es difícil de compartir o entender, a veces llegando a desafiar los criterios morales impuestos por la mayoría.
• Fuma cuando no hay nadie viéndole.

Nombre Original del Personaje: Garry.
Serie/Manga/Videojuego del que proviene: Ib (Videojuego).

Garret D. Evans
Mendigo
Mendigo

Edad : 18 años.
Carga : Lazo
Mensajes : 30
Botones : 45
Puntos de Favor : 0
Fecha de nacimiento : 10/03/1919

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Re: Garret D. Evans

Mensaje por Nicholas Donovan el Vie Feb 22, 2013 4:18 am


"No hay peor promesa que la que no se cumple. No hay peor mentiroso que el que olvida los mentido. Y así es como al final todos acaban pagando sus condenas. Ten cuidado muchacho, que nunca sabes cuando la rosa amarilla arrebate el brillo de vida tus ojos."

† - † - † - †

"Be carefull peasant, i'm your prince, i'm your master, i'm everything in your world..."  

Nicholas Donovan
El Príncipe Vengativo
El Príncipe Vengativo

Carga : Muerte
Mensajes : 126
Botones : 171
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.