¡Feliz
Halloween!
Rule of Rose
De vuelta en casa.
Novedades
03/03
Ven a tomar al Hitch's:

09/03
Nuevas

10/03
¿Necesitas un NPC?

30/03
Nuevo

18/04
Nueva Skin del foro

01/06
Nueva lista de

09/06
Pronto, nuevas medidas de avatares 250x450



Links Rápidos
Últimos temas
» Registro de Físicos
Dom Oct 08, 2017 4:52 pm por The Orphanage

» V. Tributos y Reputación
Dom Oct 08, 2017 4:30 pm por The Orphanage

» Modelo de Ficha
Dom Sep 24, 2017 6:17 pm por The Orphanage

» IV. El Club del Crayón Rojo
Sáb Sep 23, 2017 5:40 pm por The Orphanage

» III. Clases de Personaje
Sáb Sep 23, 2017 2:54 pm por The Orphanage

» II. Ambientación e Historia
Jue Sep 21, 2017 12:13 am por The Orphanage

» I. Reglas del Foro
Miér Sep 20, 2017 8:37 pm por The Orphanage

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche



Búsquedas
realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

Administración
realm

Omega

Webmaster

Mp

Perfil

realm

Sigma

Fichas

Mp

Perfil

realm

Hitori Macleod

Registros

Mp

Perfil

realm

Admin #4

-

Mp

Perfil

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 30 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

De vuelta en casa.

 :: Temas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar

Garret D. Evans
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 18 años.

Mensajes : 29

Botones : 45

Puntos de Favor : 0

Fecha de nacimiento : 10/03/1919

Volver arriba Ir abajo

Amanecer De vuelta en casa.

Mensaje por Garret D. Evans el Lun Feb 25, 2013 1:22 am


Hambre. Sueño. Cansancio. Garret no sabía cuál sensación era la más insoportable, ninguna podía aplacar a la otra y por tanto podía sentir a cada una de ellas en su tortuosa totalidad, marchitando lentamente la poca vida remanente en él. Su cuerpo pedía descanso y él pensó en ceder, mas sabía que si se detenía ahora caería víctima del agotamiento, sucumbiendo así a un mortífero letargo del cual no despertaría esta vez. Por otro lado... ¿valía la pena seguir? Es decir, ya no tenía a donde ir, él mismo había sido testigo de cómo ese incendio reducía a cenizas el lugar al cual llamó “hogar” por más de una década y, aunque no tenía manera de confirmarlo, presentía que Gabriel había perecido igualmente en las llamas. Sin energías, sin hogar y –por segunda vez en la vida– sin padre, lo único que le quedaba en la vida era la promesa que le hizo a la pequeña niña de ojos rojos. Sonrió. Era una razón bastante noble para continuar luchando contra los malestares de su cuerpo, pero este simplemente no daba más, hace rato había dejado de obedecer a sus órdenes y pronto se negaría a mantener el mero reflejo de su respiración. Ese bosque sería su tumba.

Lo siento…

Las rodillas del extenuado huérfano fueron las primeras en dar contra el suelo, le siguieron sus manos que apenas si pudieron soportar su propio peso por más de un segundo, cediendo enseguida al cansancio y permitiéndole al resto de su cuerpo derrumbarse. Aprovecharía entonces sus últimos minutos de consciencia para intentar asimilar lo sucedido, sin embargo, nada le hacía mucho sentido, ni siquiera sus propias decisiones. ¿Por qué había tomado ese bus? ¿Por qué se bajó de el? Solo recordaba haberse desmayado por la fatiga el día anterior y esa mañana despertar junto al roído paradero donde un solitario autobús esperaba; le esperaba. Bajo una especie de trance entró sin pensárselo, quizá el mismo cansancio lo tenía así, pero de cualquier modo el chofer no lo miró ni le exigió pagar, solo puso en marcha el vehículo apenas se sentó. Habrían pasado dos horas y el viaje seguía igual; ninguna palabra por parte suya o del chofer, Garret ni siquiera le pidió ayuda o información acerca de donde estaban. Finalmente el bus se detuvo, él bajó aun sumido en ese estado hipnótico, adentrándose de nueva vez en el bosque. Y allí estaba hora.

Perfecto, moriría abandonado en un bosque tras una serie de eventos ilógicos. Entonces se dio cuenta; si no muy lejos de él había una parada de autobús significaba que debía haber algún lugar habitado cerca. Con un considerable esfuerzo elevó la mirada al frente e incrédulo se topó con la imagen de una imponente casona justo en frente suyo ¿Había estado siempre ahí? Tuvo que tallarse los ojos repetidas veces para creérselo y no creer que ya estaba muerto. Lo ocurrido hasta entonces seguía sin tener la más mínima pizca de coherencia, pero ya no le importaba, todo parecía indicar que aquel misterioso trayecto en bus lo había traído hasta su “salvación”. Claro, él no tenía recuerdos de haber estado antes ahí, pero tarde o temprano le tocaría recordar.

Con nuevas energías, corrió hacia la entrada del orfanato, ingresando a través de un portón entreabierto hacia la vacía recepción del lugar. Tomó asiento y esperó.
avatar

Mannequin
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 31

Botones : 60

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Mannequin el Mar Feb 26, 2013 2:33 am

El orfanato se mantenía en silencio, los niños probablemente estaban nutriendo sus cabecitas en clases. El sol brillaba en lo alto y se colaba por la ventana. Nada nuevo o especial habría, por lo menos para Mr. Helleson que disfrutaba de una taza de café por la mañana mientras miraba por la ventana las rosas que rojas se encarnaban en las verdes enredaderas a lo largo del orfanato. Toda la mañana en tranquilidad, hasta que sintió el llamado del deber.

Al igual que la noche anterior, sintió una presencia extraña en el orfanato, otra visita había llegado tan rápido. Si seguían así, a este ritmo se quedarían sin camas para recibir a más pequeños. Se levantó sin la premura de la noche anterior, se tomó lo que quedaba del café y dejó la taza vacía boca abajo sobre su platito. Se limpió la boca con la servilleta e igualmente la dejó sobre la mesa, junto al plato y taza del café.

Se acomodó el monóculo, se mesó la barba y el bigote, dio tres bostezos y salió de la habitación mientras se ponía la gabardina tan representativa de su persona. Caminó a lo largo del pasillo pasando junto a la sala de clases, escuchando a los pequeños alumnos y a aquel profesor que no le impartía mucha confianza debido a sus maneras de actuar. Pero bueno, era mejor tenerlo a él que no tener a ningún docente en el orfanato. La recepción estaba impecable.

Abrió la puerta de la recepción, haciendo un análisis completo del personaje. No sabía si era un vagabundo o simplemente un pequeño huérfano de tamaño un poco salido de los estándares normales de la época. Contuvo las dudas en su cabeza mientras aplicaba el protocolo de bienvenida del orfanato.

- Buenos Días, ¿En qué puedo servir a su persona? - dijo mientras hacía una reverencia de medio cuerpo ante el personaje. asimiló lo complejo de sus ropajes y lo llamativo de su color de pelo. Pero nada le llamaba la atención de mala manera, ya que después de todo, había un amplio espectro de personajes en el edificio que podeían estilos más entreversados que los que el poseía.

Por fin acabó la reverencia, volvió a su posición inicial, mirando al hombre frente a el, esperando la respuesta de este, después de todo así era el protocolo.

† - † - † - †

Somos todos, somos Nadie.
Somos lo que nuestros Amos decidan que seamos.
avatar

Garret D. Evans
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 18 años.

Mensajes : 29

Botones : 45

Puntos de Favor : 0

Fecha de nacimiento : 10/03/1919

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Garret D. Evans el Jue Feb 28, 2013 11:22 pm

Sentado en un viejo sofá, el cansado huérfano estudiaba con sus azulinos luceros el interior de la amplia habitación mientras esperaba la llegada de algún inquilino o habitante de aquella particular casona, alguien que pudiera darle las respuestas que buscaba. Recién entonces cayó en la cuenta de que bien podría estar infringiendo una o dos leyes por entrar así en una posible propiedad privada, pero ya era muy tarde para irse, pues tan pronto como la idea cruzó su cabeza otro individuo hacía ingresó en la recepción. Él atinó únicamente a ponerse rápidamente de pie con cuanta dignidad le quedaba, fijando la mirada en la puerta que se abría y esperando lo peor.

El hombre que cruzó la puerta tenía una apariencia bastante extravagante según él, pero claro, tenía en cuenta su propia pinta tan llamativa y por tanto no era nadie para juzgar apariencias. Permaneció en total silencio mientras el susodicho le analizaba, en eso aprovechó de imitarle, examinándole de pies a cabeza con sutil detalle, de paso aliviándose un poco su tensión al ver que su presencia allí no fue tomada de mala manera. La reverencia después realizada por el contrario definitivamente le sentaba bien con su elegante atavío y refinadas maneras, normalmente hallaba difícil que alguien no se viese ridículo al efectuar tal gracia, mas no era el caso del mayor. Le quedó mirando a los ojos cuando este finalizó la reverencia, olvidando por un momento sus previas palabras, exaltándose levemente al recordarlas.

-Oh, cierto…- sonrió con debilidad, avergonzándose igualmente de su despiste. Abrió un poco la boca disponiéndose a contestarle, pero entonces notó que si bien tenía muchas dudas, no había formulado ninguna pregunta concreta para ese momento -Mi nombre es Garret… pues, estuve vagando por el bosque el último día… ¿Qué es este lugar?- con el cansancio volviéndose a hacer presente entre las pausas y su tono, además de no encontrar un punto coherente del dónde empezar, aquella última pregunta fue lo único con sentido que su razón fue capaz de coordinar. Sumándose a su anterior vergüenza, a los pocos segundos de hablar su hambre se hizo notar con un feroz rugido proveniente de su estómago, el cual causó que un leve carmín bochornoso se apoderara de su rostro. Aun entre tanta hambre y cansancio se sentía lejos de un desmayo, cosa que hablaba bien de su resistencia, no obstante, era innegable su necesidad de reposo y comida.
avatar

Mannequin
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 31

Botones : 60

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Mannequin el Sáb Mar 02, 2013 10:19 pm

Estaba ahí de pie, esperando la respuesta del joven extraño. La falta de atención causó un poco de gracia, por lo que movió un poco el labio. Las manos acomodadas a su cotado y de frente al joven, sin mover ningún otro músculo. Hasta que la respuesta salió. volvió a su rostro serio antes de que lo volviese a mirar.

- Esto es un orfanato muchacho - Le dijo haciendo obvio el resto de la explicación. - El orfanato Jardín de Rosas para ser más específico - dijo aclarándo un poco la voz. No le extrañaba para nada la pregunta, puesto ya la noche anterior habían llegado dos pequeñitos a la casa. De a poco el orfanato iba llenándose de nuevo.

Así que un vagabundo había llegado al orfanato y el le había tratado tan fríamente. De inmediato se movió hacia la habitación contigua, volviendo con algo en sus manos. Un libro pequeño de color café, con una pluma y un pequeño frasco con tinta negra. Se acercó al muchacho y se paró junto a el. Abrió el libro y hojeó las páginas hasta dar con una en blanco.

- Dime tu nombre completo porfavor, para añadirte al registro - Dijo mientras se sentaba a un costado del muchacho, dejándo el frasco sobre la mesa, abriéndolo, dejando que el olor de la tinta escapase y rivalizase con el olor de las blancas rosas del florero que estaba tambipen sobre la mesa. - Y necesito que vacíes tus bolsillos por favor, tengo que hacer registro de lo que traes - dijo mientras se mesaba el pequeño bigotito sobre su labio. Tomó la pluma y la embebió de tinta y la posó sobre el libro, dejando que la gota de tinta que reposaba sobre el papel, se acumulase y formara un grumo gigante.

- Hagamos esto rápido, probablemente estés cansado y quieras descansar o comer algo, ¿No? - Le dijo esto en tono conciliador mientras cambiaba el objetivo desde el libro hacia el joven.

Volvió a analizar completamente al muchacho, mientras se acomodaba el monóculo para enfocarle bien. Se veía mucho mayor a lo que representaba. Sabía que pese a lo adulto que se viera, en el fondo no era más que un niño encerrado en un cuerpo un poco más grande. Ese era el toque especial de Mr. Helleson, el poder ver a través de las apariencias de la gente.

† - † - † - †

Somos todos, somos Nadie.
Somos lo que nuestros Amos decidan que seamos.
avatar

Garret D. Evans
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 18 años.

Mensajes : 29

Botones : 45

Puntos de Favor : 0

Fecha de nacimiento : 10/03/1919

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Garret D. Evans el Mar Mar 05, 2013 2:32 am

¿Un orfanato? Definitivamente no esperaba toparse con un lugar así en medio del bosque, pero al mismo tiempo tampoco sabía exactamente que esperar de una casona tan retirada de la sociedad. Más curioso era, sin embargo, como tras una serie de extraños e insólitos eventos había regresado en cierta forma a sus raíces, después de todo él vivió una considerable parte de su vida en un orfanato no muy distinto a ese, criándose por un largo tiempo junto a otros niños hasta la inesperada llegada de Gabriel. Nunca supo por qué lo escogió a él, pero siempre se lo agradeció. Entonces, con el crudo peso de la realidad cayéndole nuevamente encima, entendió por qué había llegado ahí; estaba solo. Volvió a ser huérfano más. Ni Gabriel ni nadie vendrían por él.

-¿Eh?- preguntó aun habiendo escuchado la petición, nada más estaba distraído, aunque esta vez el cansancio no tenía la culpa… era simple aflicción. Una caustica amargura le invadió cuando comprendió su situación, pero no quería tornar el asunto más incómodo y seguir haciendo esperar al mayor quien muy seguramente ya sabía que tipo de cosas pasaban por su cabeza.

-Pues la verdad si, no se cuanto más dure de pie… Me llamo Garret Dupré Evans, señor- contestó sin vacilar después de sus últimas palabras, mirándolo a los ojos con decisión y esbozando una cansina sonrisa, reprimiendo su real ánimo al no desear exteriorizarlo. Luego asintió y revisó que diablos llevaba en sus bolsillos, encontrándose primero con un par de cigarrillos hechos de un desgastado papel que dejó enseguida sobre una mesa. -Malos hábitos- fue lo único que dijo, sin ni una pizca de orgullo. A los cigarrillos le siguieron tres caramelos de limón, el encendedor plateado de Gabriel que no pudo evitar mirar con cierto pesar y, finalmente, el pañuelo que le regaló Ib, el cual le sacó inconscientemente una pequeña sonrisa más animada.

Probablemente nunca sabría cómo fue a parar ahí, quizá era voluntad divina, karma o una fuerza más oscura, esas cosas en la que no creía para nada, pero algo si estaba claro; había llegado para quedarse. Por eso ninguna reflexión o duda cruzó la cabeza del muchacho cuando este respondió para formar parte de la institución, aun entre tanto desconsuelo era capaz de tener las cosas claras… no tenía ningún lugar más a donde ir. Ese sería su nuevo hogar.
avatar

Mannequin
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 31

Botones : 60

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Mannequin el Miér Mar 06, 2013 8:08 pm

El momento había sido tan efímero en el que cual pudo ver a través de sus ojos. La nostalgia por tiempos que no volverán. Escuchó el nombre del muchacho, tenía mucha clase. - Mmmm... Ga...rret Dupré Evans, entonces... - Balbuceó el nombre del muchacho mientras lo escribía. Se reprimió de hacer comentario alguno y procedíó a escribirlo en el libro de visitas que tenía en sus manos, ya luego se encargaría de hacer el registro en detalle. Con la falta de personal en recepción era él quien se encargaba de llevar la cuenta de los que entraban al orfanato y de donde acomodarlos en el orfanato.

Observó y analizó los objetos que poseía el muchacho. - Nadie se salva de aquello, pero acá nos encargaremos de que esos malos hábitos no se manifiesten - Dijo mientras apoyaba la mano en la mesa. Claramente no era quién para juzgarle por los cigarrillos, aunque no aceptaba que siendo tan joven comenzáse con tal vicio. Los caramelos de limón le hicieron recordar a la pequeña muchachita que la noche anterior llevó al dormitorio, si recordaba a ella el le había dado un caramelo de limón para calmarle los ánimos. Miró el encendedor, y observó el rostro del muchacho, claramente le traía reminiscencias a alguien, pero aún así era uno de los objetos no permitidos en el orfanato, después de todo hay niños pequeños que pueden jugar con esas cosas, y peor aún, las rosas alrededor de toda la casona. La mano que estaba sobre la mesa se posó sobre los cigarrillos y el encendedor. Ignoró completamente el pañuelo.

- Tomaré estas cosas en custodia - dijo mientras tomaba los objetos y los guardaba en su bolsillo. No le gustaba el quitarle las cosas, después de todo era como robarle un dulce a un pequeño niño indefenso o tomar los recuerdos de un anciano moribundo. Se puso de pie y avanzó hacia la puerta.- Bienvenido al Jardín de Rosas - Abrió la puerta de la recepción, como dándole a entender que el trámite de bienvenida había acabado.

- Si lo deseas podrías ir a dormir arriba a los dormitorios - dijo mientras apuntaba al piso de arriba, para luego apuntar hacia un costado. - O bien podrías ir a desayunar a la cafetería - se alejó del muchacho y de la habitación, perdíéndose en el inmenso vacío del orfanato, dejándo solo su voz resonando en la nada.


- ¡Espero disfrutes tu estadía! -

† - † - † - †

Somos todos, somos Nadie.
Somos lo que nuestros Amos decidan que seamos.
avatar

Garret D. Evans
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 18 años.

Mensajes : 29

Botones : 45

Puntos de Favor : 0

Fecha de nacimiento : 10/03/1919

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Garret D. Evans el Sáb Mar 09, 2013 4:32 am

Cuando el contrario tomó en custodia los objetos más “peligrosos” de entre sus pocas pertenencias, él solo se limitó a oír sus palabras y asentir sin chistar pues entendía que ese lugar debía tratar con varios niños muchísimo más pequeños que él y ciertos objetos simplemente no podían permitirse en esa clase de ambiente. Era una institución después de todo y, como cualquier otra, tendría un reglamento que debería acatar si de verdad pretendía quedarse allí. Otra pequeña sonrisa superficial apareció en sus labios cuando el hombre acabó con el registro y le dio la bienvenida, indicándole después a que lugares podía, desapareciendo en la profundidad del pasillo mientras le deseaba una buena estadía. Su sonrisa se amplió, ese señor era definitivamente todo un personaje, sería agradable topárselo otra vez.

-Gracias- respondió en un susurro a la habitación vacía, recogiendo los dulces de limón y el pañuelo mientras consideraba rápidamente sus opciones, decidiéndose por ir primero a dormir un poco. Se dirigió hacia el pasillo en busca de las escaleras y al encontrarlas subiría estas siguiendo la anterior indicación del mayor, sin demorar en encontrarse con un amplio dormitorio vacío en donde yacían varias camas. Dio una ojeada al cuarto e identificó cuales camas parecían estar desocupadas, caminando hacia ella con pasos pesados y arrastrados que hacían rechinar aquellos tablones sueltos. Se recostó con pesadez sobre el colchón e ignoró cualquier posible defecto del mismo debido a su extenuada condición, la verdad era que en ese estado hasta el suelo le habría parecido cómodo.

Miró el techo unos segundos y pensó en reflexionar por enésima vez sobre todo lo sucedido, pero la verdad ya no había nada más que debiera aclararse, tendría que resignarse a desconocer por siempre algunas cosas. Una de ellas era el real motivo detrás del incendio que acabó con su hogar, mas ya nada podía hacer, lamentarse no era lo suyo. Además, no iba a rechazar la oportunidad de seguir con su vida que le había dado aquel misterioso orfanato; su supuesto nuevo hogar.

Sin tan solo supiera que en verdad solo estaba de vuelta en casa.

[FIN DEL TEMA]

Contenido patrocinado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Amanecer Re: De vuelta en casa.

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Temas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.