¡Feliz
Halloween!
Rule of Rose
Si no tienes un hogar.. ten el coraje de hacerte uno.. (Autoconclusivo / Libre)
Novedades
03/03
Ven a tomar al Hitch's:

09/03
Nuevas

10/03
¿Necesitas un NPC?

30/03
Nuevo

18/04
Nueva Skin del foro

01/06
Nueva lista de

09/06
Pronto, nuevas medidas de avatares 250x450



Links Rápidos
Últimos temas
» Registro de Físicos
Dom Oct 08, 2017 4:52 pm por The Orphanage

» V. Tributos y Reputación
Dom Oct 08, 2017 4:30 pm por The Orphanage

» Modelo de Ficha
Dom Sep 24, 2017 6:17 pm por The Orphanage

» IV. El Club del Crayón Rojo
Sáb Sep 23, 2017 5:40 pm por The Orphanage

» III. Clases de Personaje
Sáb Sep 23, 2017 2:54 pm por The Orphanage

» II. Ambientación e Historia
Jue Sep 21, 2017 12:13 am por The Orphanage

» I. Reglas del Foro
Miér Sep 20, 2017 8:37 pm por The Orphanage

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche



Búsquedas
realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

Administración
realm

Omega

Webmaster

Mp

Perfil

realm

Sigma

Fichas

Mp

Perfil

realm

Hitori Macleod

Registros

Mp

Perfil

realm

Admin #4

-

Mp

Perfil

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 30 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Si no tienes un hogar.. ten el coraje de hacerte uno.. (Autoconclusivo / Libre)

 :: Temas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Dejando atrás la casona, Dante se interna en el bosque buscando un lugar que este lo suficientemente lejos como para no ser desprevenido y lo suficientemente cerca como para mantener vigilancia del lugar en caso de ser necesario. Llegando a un pequeño claro comienza a armar su campamento base, con su cuchillo de combate comienza a cortar largas ramas para armar un lugar donde guarecerse de los elementos entre dos grandes y frondosos arboles cercanos que le dan la cobertura suficiente para no ser visto, a pocos metros de un gran roble que usara de atalaya, luego le coloca su capa plástica para asegurar que el agua no ingrese por la techumbre y aísla el suelo con una cama de rocas enterradas para darle simetría y nivel al suelo, la cual luego recubre con una gruesa cama de hojas para aislar el cuerpo del frio y la humedad; sobre eso coloca su saco de dormir aislado, sabe que la descomposición de las hojas le ayudara a generar calor sin necesidad de un fuego que lo delate. Cava en torno a al mismo una pequeñas fosas que usen el desnivel del suelo para alejar el agua y evitar que se apose alrededor.



Una vez terminado empieza a armas una serie de trampas en el perímetro con ramas y hojas, destinadas a advertir con sus sonidos que a herir a sus posibles “visitas o vecinos”, puede que el orfanato sea aun real y no quiere herir por accidente a un niño, si es que puede evitarlo.

Ya han pasado muchas horas y el sol comienza a despuntar en el horizonte, trepa a al gran roble y con la mira de su fusil comienza a observar lo que lo rodea – solo el maldito bosque, la casa y esta interminable niebla, tendre que esperar a que mejore el clima o, al menos, que descansen un poco mis ojos – luego de unos minutos baja he ingresa a su refugio, se sienta al fondo del mismo con sus armas listas y comienza a dormir ahí, sentado, como tantas otras veces, en tantos otros lugares.
Sus últimos pensamientos antes de quedar dormido son el olor del café caliente y el rostro de la mujer que se lo ofrecía… nunca había dormido con una sonrisa tan amplia… ni tan sincera…

Medio día a caído y el comienza a despertar despacio... extiende sus sentidos a todo su entorno y abre sus ojos lentamente.. nada nuevo o inusual puede ver - pero nunca se puede ser lo suficientemente cuidadoso - piensa, sale de su refugio y en punta y codo y contempla al rededor buscando señales del enemigo o de algún incauto que se acercara mas de la cuenta - si novedad en el frente - dice bajo casi sin mover los labios y comienza su rutina.

pone agua de su cantimplora en una tiesto y comienza a preparar su desayuno con raciones secas, atiza el fuego y las cocina. entre bocado y bocado observa atento con miradas fugaces a todos lados y mantiene agudo el oído.. nada.

termina de comer y se incorpora.. enjuaga sus cosas con el resto de agua y una gran incertidumbre lo aqueja - ¿como es posible? - murmura por lo bajo - ni un solo animal, ni un ave - contempla el cielo para confirmar sus sospechas, - ni una sola descarga de metralla, bomba o tanques, maldito silencio - el escaso viento juega con su cabello mientras el se calza el casco, apaga la fogata y sale a dar una ronda - algo me dice que esto no esta bien - piensa, mientras coge su fusil, sus pertenencias y comienza a patrullar alrededor del orfanato dejando atrás el refugio hecho.

camina sigilosamente y con cautela, contempla el suelo de tanto en tanto buscando huellas de animales o de otras personas... nada, ni un solo rastro. observa a lo lejos las paredes del orfanato lúgubre y estoico, una mole de piedra y fierro en medio de la nada. sigue caminando mientras hace un mapa mental de la zona mientras sigue en su camino... ninguna novedad.. solo arboles y niebla.

a lo lejos cree escuchar conversaciones y voces de niños de tanto en tanto, toda bulla que a el llega solo viene del orfanato, sigue su rumbo y comienza a rodear la ultima pared bajo la cobertura del bosque - un tirador desde el techo del tercer piso podría hacer de mi un blanco fácil - cabila, mientras sigue moviéndose dejando que los arboles sean su cobertura. al cabo de una hora ya a rodeado el orfanato y se adentra en la espesura siguiendo la orientación de la pared de la entrada, camina por un par de horas hasta que se convence de que nada fuera de lo normal puede esconderse en la espesura, se gira para volver sobre sus pasos y en un par de minutos esta de vuelta al lado del orfanato...

pero que mierda? - exclama - como esto siquiera posible? si camine por horas en el bosque.. como es que estoy ya aqui frente a este condenado edificio en solo un par de minutos...??

la lógica poco valía, la realidad de los hechos era innegable...

Cierra los ojos he intenta evocar los pasos desde que la ciudad desapareció ante sí, y comenzó la interminable niebla...

Camina mentalmente por las ruinas de la ciudad en llamas, vocifera ordenes a sus capitanes y tenientes, separa sus tropas en pequeños pelotones y comienzan a tomarse la ciudad, acorralando a la infantería nazi sin tomar prisioneros, cae la noche y el incesante sonido de metralla y bombardeos ya es monoto. Desde un rincón asoma su segundo al mando y le indica que todo a marchado según sus planes y que estiman que la ciudad ya sera de ellos para mañana al anochecer, que toda resistencia alemana sera sofocada. comienza a rondar entre las ruinas seguido por su pequeña escolta personal y se dirige al flanco sureste a confirmar el estado de sus hombres, el silencio radial le impide hacerlo de otro modo y el " nunca mandaría a nadie donde el mismo no iría" así que camina entre las explosiones de morteros y el silbido de las balas. se contacta con el grupo 4 de los rangers y es recibido con grandes vítores, sonríe algo forzado ya que sabe que aun no se puede celebrar nada: cada soldado alemán que escape sera un refuerzo para hittler y las vidas de todos depende que ninguna arma llegue a Alemania.

Da las ultimas instrucciones y comienza a acercarse a la linea de fuego. Con cautela y solo, dejo a su escolta para reforzar el grupo 4, se mueve entre tanques humeantes y cadáveres calcinados, tanta muerte por la locura de un solo hombre. se desliza por los escombros y llega al puesto de vigía y comando - señor, sin novedad en el frente señor - le saluda un joven soldado imberbe, de no mas de 18 años - descanse, informe de movimientos - ordena mientras mira con sus binoculares las sitiadas defensas alemanas - tal como ordeno señor, la infantería tiene cercado a esos cerdos en sus cubiles, señor. el fuego de artillería rompió los puentes y no pueden huir, nuestra caballería blindada llegara mañana al alba y podremos partir como usted lo indico... señor - le dice el joven con una sonrisa de orgullo y satisfacción.

el solo observa la masacre y piensa que haría el si fuera el que estuviera bajo ese tipo de ataques, mira al nativo americano a su derecha - rompa el silencio radial, indique a los hombres que la caballería blindada llegara a las 600 y que les dará cobertura y fuego de supresión, que no ingresen a las trincheras enemigas, deben estar minadas y dinamitadas - sonríe - yo haría eso, si he de morir, me los llevaría conmigo al infierno. ordene que usen lanzallamas y granadas - se despide mientras el navajo comienza a despachar sus ordenes por la radio, comienza a caminar por los escombros cuando la niebla empieza a salir de la nada, al principio pensó que era simplemente el humo de los mismos cadáveres y de los edificios que se arrastraba por el suelo como una pestilente cobertura, luego alzo la vista a su alrededor y solo comenzó a ver arboles y un semi abandonado camino de tierra, camino por días en el casi sin descanso y midiendo cada comida, intento regresar pero era como si sin importar lo que hiciera... siempre avanzaba.. hasta que llego a ese condenado orfanato... el mismo que ahora se alza frente a el.. interpérito y siniestro en mas de una forma.


† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

(Off: Luego de ver cómo has editado una y otra vez el tema y aparte añades que es autoconclusivo y libre, me atrevo a decir... "lol". En todo caso, me cuelo al tema ~)

- ¿Crees que llueva hoy, querido? -

Susurró con cierto encanto al tiempo en que se reajustaba los guantes de encaje, mirando al cielo cuyo color era ciertamente más gris que cada mañana.

¡Woof!

Fue la respuesta que obtuvo, pues su compañero de paseo era nada más y nada menos que un elegante can de notable estatura y envidiable complexión, un ejemplar digno de la finura de esa joven mujer ataviada en un traje tan café como la corteza de esos viejos árboles, recubriéndose del frío con un chal que no le restaba gracia. Sacudió su sombrero en un par de palmadas y lo acomodó sobre su cabello trenzado, su gala era ridícula para el lugar, pero ella se negaría a abandonarla por cualquier cosa. La clase siempre era clase, no importaba dónde ni con quién. Caló el ajuste de la correa que sostenía con la diestra y una vez aprobada su resistencia, habló:

- Espero que tengas razón, sería un desastre si nos coge la tormenta. - Aferrada al antebrazo pendía una canasta de buen tamaño, tejida en mimbre. Sacudió el brazo para asirla mejor - Andando, Canterville... -

Peor que hablarle a un animal, era que te contestara. Probablemente estaba loca o probablemente se sentía muy sola, en cualquiera de los casos, no pasaba desapercibida su afección por tal criatura. Dispuestos ama y bestia, se entregaron al camino... era una mujer londinense, ese clima no le suponía más que un enrojecimiento en la nariz, incluso la espesura de la neblina le era tan familiar como una mañana en Cottage Place.

Por eso el soldado no escuchó ladrido alguno que marcara el territorio del ausente can.
Pasarían un par de horas y los dos errantes seguían atinando el camino. La mujer parecía molesta más que cansada, como quién busca y no encuentra.

- ¿Qué no debería crecer cualquier cosa en este lugar? Es un bosque después de todo ¿cómo se hornea un pay sin fruta fresca? ¡Qué horror! Regresemos querido, que no digan que no lo intentamos... -

Suspiró. De no ser por el sombrero, su piel se encontraría absolutamente castigada por el sol y el sudor ya hacía mella en sus ropas, una vista nada envidiable. El can gimoteó, como sintiendo empatía por la pena de su ama, sin embargo aquél sentimiento se alejó del mamífero en cuanto algo llegó a su sensible nariz, reemplazando cualquier instinto que pudiera tener previamente.

¡¡Woof!! ¡¡Woof!!

Comenzó a ser el dueño en vez de la mascota, ya que logró jalar a su ama en la dirección que él deseaba, pese a sus forcejeos y regaños. En su pequeño cerebro solamente había un instinto muy primitivo que satisfacer...

- ¡Basta ya! ¡Quieto ahí! -

Ordena con el poco temperamento que le queda, pero por primera vez, su voz es ajena al oído del animal, el cual opta por huir en una dirección en concreto, liberándose del agarre de su dueña, la cual intenta mantenerle el paso, temiendo perderlo... Mucha es su sorpresa, cuando encuentra "aquéllo" disponiéndose a sus violetas orbes: una especie de rústica cabaña construida por mano experta, dispuesta cual fortaleza enmedio de la nada... lo importante era ¿dónde estaba su rey? El olfato de Canterville fue seducido por las reminiscencias de una fogata, donde algunos trozos de carne chamuscada se apilaban entre las cenizas. No había sido invitada a tan primitivo hogar, sin embargo apelaba bastante a la curiosidad de cualquiera tal hallazgo.

- ¡Canterville, ven acá! -

Susurró sin mucho éxito, ya que el animal obedecía más a su hambre que a su lealtad ahora mismo.

Caprichosa, la tormenta se anunció con un fiero rugido que desembocó en tremendo diluvio, de un momento a otro, dejando sin más remedio a la profesora que tomar refugio en la casita, muy a su psar. El perro corrió al lado de su ama, ladrándole a la tormenta - como si eso fuera de mucha ayuda - y luego gimoteando al sentir las gotas azotar sus patas, buscando cobijo lejos de la lluvia. La dama miró al cielo, el cual se caía a pedazos... el clima la había vuelto prisionera de aquél lugar. Tenía la esperanza de que el "arquitecto" no regresara pronto, quién sabe qué clase de salvaje sería para aposentarse en el bosque, tan cerca del orfanato, lo cual la llevó a pensar enseguida si sería peligroso o no. Habría un modo de averiguarlo: se aventuró entre las cosas del extraño, intentando deducir qué clase de persona sería, ya que las pertenencias hablan más por uno que cualquier descriptivo.

(Off: Agradezco que describas lo que Josephine podría encontrar dentro de la cabañita. Gracias ^^)

Datos de apoyo:
Descripción de Josephine
Es una mujer hermosa sin muchos artificios, cuya belleza no abarca una línea fija o invariable. Un producto refinado y perfecto, aunque con una expresión carente de sentimiento. Su mirada es intensa, sus movimientos quisquillosos, su voz un continuo susurro...

(Estatura: 1.65. Peso: 52 kg. Ojos: Violetas. Cabello: Negro, hasta la cintura. Piel: Blanca)

Vestido


Canterville
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

((off: he editado el tema por que los príncipes me dijeron que: como estaba solo escribiendo aquí lo hiciera así, para que no fuera repost de mi mismo.. en el interior de la cabaña encontraras espacio suficiente para que duerman 4 personas sobre un manto de hojas secas tapadas por una frazada, el techo esta impermeabilizado con una capa de agua plástica pero no encontraras nada mas en ella.))

Con mil dudas mas que respuestas, la lluvia comienza a caer violentamente sobre el. gira su cuerpo y se dirige a la ""seguridad"" de su refugio, solo quiere sacarse la imagen de aquel maldito edificio, comienza a caminar por el bosque y percibe el sonido tenue de una de sus trampas golpear contra un tronco - tenemos visitas - susurra - quizás pueda obtener mas respuestas - Sigue caminando despacio y observa las señas: huellas de perro y humanas, una persona, camino trabajosamente para llegar hasta aquí, zapatos finos y no adecuados para el terreno.. sin duda una mujer. Arma nuevamente la trampa y camina despacio y atento hasta llegar al refugio.

observa las huellas entorno a las brasas apagadas por la lluvia y ve que se dirigen a la cabaña. Despacio se acerca y escucha los ladridos de un perro, amenazante, que surgen desde el interior. observa al animal a los ojos hasta que este se calma y mira a la asustada mujer que esta junto a el, después de todo, un tipo armado y que aparezca casi espectralmente en medio de la tormenta no debe ser una imagen muy agradable para nadie.

deja su mochila en el umbral sin entrar y saca de ella algo de carne, se lo arroja al animal.
Observa a la mujer y le dice - deberías sacarte la ropa mojada taparte con esto, si no quieres enfermar gravemente por el frío y la humedad - al tiempo que saca su saco de dormir y se lo arroja suavemente frente a ella - no te preocupes por mi, no pretendo hacerte ningún daño y tampoco entrare mientras estés aquí, mi nombre es Dante, y, al igual que tu, soy solo otra alma que ronda por aquí - le esboza una sonrisa y se sienta en la entrada dándole la espalda, para permitir que ella se acomode.

- ¿sabes donde estamos? - le pregunta - ¿sabes que sitio es realmente este y cuantos más como nosotros hay en el? - termina mientras saca su pipa y la enciende, coloca algunos tiestos para colectar agua de la lluvia, que luego hervirá para poder consumirla. coloca unas piedras planas pero húmedas al lado de el y con hojas secas comienza a encender un fuego - esto ayudara a que no pasemos tanto frío y que sequemos nuestras ropas - le dice cordial, mientras coloca unas ramas húmedas en el borde para que se sequen un poco antes de arrojarlas al fuego - hermoso animal, ¿ tiene nombre?... ¿y usted, cual es el suyo? -

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Fue mucha su decepción al no encontrar algo que pudiera hablarle sobre el extraño, ni una sola foto, pertenencia o prenda a la vista. Si aquéllo era una suerte de casa ¿no estaba muy vacía para morarla?

RRRGHHH... ¡¡WOOF!! ¡¡WOOF!!

La mujer se gira en vilo en una reacción inmediata en cuanto el ladrido del can perfora sus oídos. Aún sostiene la corera entre sus manos, apenas si alcanza a asirla con fuerza para evitar que su guardián se le escape, ya que intenta abalanzarse sobre la siniestra figura que se cierne ahora frente a ambos, envuelta en ropajes carmesí, ataviada con objetos bélicos y una mirada rojiza, pareciera uno de los Cuatro Jinetes apareciendo con la tormenta.

La mirada de la mujer se pierde en el terror y aunque su cuerpo tiembla - no solamente por el frío - su firme agarre impide que su fiero compañero le salte a la yugular a aquél "ente". Paulatinamente, Canterville baja de tono su territorial instinto y baja la cabeza, gimoteando... bastó una mirada para apaciguar a la bestia ¿qué clase de embrujo era ése? Al tiempo en que el extraño avanza, ella retrocede, halando consigo a su mascota, impidiéndole que coma lo que le arrojan al piso ¿es carne? No desvía la mirada de él, prefiere ser precavida mientras que el perro simplemente la olisquea, babeando a galones por meterle un mordisco, pero se sabe de inmediato que es ella la que manda.

No se atreve a romper el silencio, tampoco tiene a dónde huir, piensa que lo mejor es permanecer impávida y no demostrar temor alguno, al menos hasta que se sienta segura.

Dante Erecraft escribió:deberías sacarte la ropa mojada taparte con esto, si no quieres enfermar gravemente por el frío y la humedad. No te preocupes por mi, no pretendo hacerte ningún daño y tampoco entrare mientras estés aquí, mi nombre es Dante, y, al igual que tu, soy solo otra alma que ronda por aquí
El velo que pende de su sombrero le impide a él ver aquél rostro de porcelana, así lo prefiere mientras tanto, si no observa el miedo en sus ojos, no podrá amedrentarla más. Aunque no la pueda ver, su mirada desciende y mira con recelo aquéllo que han colocado a modo de ofrenda sobre el piso, pareciera una sábana, aunque de un material bastante extraño, nada que le apetezca tocar. Cuando le sonríe no sabe cómo reaccionar, la amabilidad de extraños siempre es peligrosa, significa que quieren algo a cambio, engañarte, engatuzarte y luego arrancarte lo que quieren. Si ella no era ninguna tonta, no había nacido ayer.

No se mueve de su posición, mantiene al can aferrado a su diestra por medio de la tensa correa y permanece erguida, orgullosa, aunque ahora mismo se siente atrapada con esa enorme figura cubriendo la única salida.

Dante Erecraft escribió:¿sabes donde estamos? ¿sabes que sitio es realmente este y cuantos más como nosotros hay en el?
Se muestra muy tranquilo pese a la situación, no usa amenazas en su tono e incluso le ha dado la espalda... ¿juega con ella acaso? ¿Espera que pase corriendo por su lado para...? Esa mujer se llenaba la cabeza de ideas muy pronto y muy fácil. Nadie puede culparla por ser precavida, no es para menos, ya que su último encuentro con un extraño que "encontró" su camino al orfanato, terminó de manera desastrosa y esta vez no había nadie más para protegerla.

Quisquillosa, analítica, inquisitiva... no le quita la mirada de encima a él o a alguno de sus movimientos, sobretodo a la enorme arma que porta consigo tan familiarmente.

- ... -

Nada, ni una palabra. De cualquier modo ¿qué clase de preguntas son esas? ¿Dónde más podrían estar sino en dónde están? ¿Por qué quería saber cuántos habían ahí? Esas respuestas - de hecho, ninguna respuesta - no saldrían de su boca, no hasta ver que las intenciones de aquél hombre eran claras como el agua que los azotaba.

Dante Erecraft escribió:Esto ayudara a que no pasemos tanto frío y que sequemos nuestras ropas. hermoso animal, ¿tiene nombre?... ¿y usted, cual es el suyo?
Pestañea un par de veces y relaja un tanto su postura, aflojando la correa del pobre animal. Pese a su aspecto, no ha sido más que cordial desde su arrivo y ella es una mujer que aprecia los buenos modales, sin importar dónde aparezcan. Apretó los labios antes de contestar, como dándole un segundo pensamiento, pero finalmente respondió:

- Hace usted demasiadas preguntas, señor. Sería más apropiado comenzar con una presentación ¿no le parece? Depende a lo que me responda, veré si continuamos con la conversación, ya que me esperan. -

Un hombre versado en las artes de la guerra notaría el evidente nerviosismo que tan bien disfrazaba la mujer con su tono refinado y profundo. Hacía mella en que alguien la esperaba para que supiera que ella hacía falta en algún lado y que si no llegaba, la buscarían... inteligente, muy inteligente. Tampoco le respondió a nada y sin embargo, apelaba a las buenas costumbres, viendo que era un hombre muy civil.

Lo más notorio en la voz de la dama, fue su marcado acento británico y su inglés "perfecto". Claro que para ella tampoco pasó desapercibido ese tono yankee por parte del hombre, así como la distinción del idioma, que pese a ser el mismo, tenía un mundo de diferencia en cuanto a expresiones y una que otra palabra.

Surgía entonces la mayor de las interrogantes ahora: ¿Qué hacía ese hombre tan lejos de casa?

(Off: Leyendo tu descripción: "viste su traje de combate y lleva una capa amplia con capucha para el agua que lo cubre por entero."... Asumo que es tu vestimenta actual y por tanto, Josephine ha reaccionado de ese modo y ha obviado el hecho de que eres un soldado, sobretodo porque como "ahorita" no hay guerra, le es más insospechado. Cualquier duda o comentario me mandas MP ^^)
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

La observa cuidadosamente, cada movimiento involuntario, cada mirada fugaz, cada inflexión de la voz... años torturando alemanes para saber lo que necesita no son en vano y ella no ponía mucho esfuerzo en ocultarlo tampoco : estaba asustada de el y si no salia corriendo era simplemente por que la posición dentro de la cabaña, de techo bajo, no lo permitía.

Con una sonrisa triste le dice - Como le dije anteriormente, mi nombre es Dante, pero una dama de alcurnia como usted quizás prefiera una presentación mas formal, soy el Mayor Dante Von Erecraft del ejercito aliado, comandante de campo de la gloriosa escuadra de Rangers del ejercito Norteamericano, el mejor y mas letal equipo de asalto táctico de primera linea que ha existido - hace una pausa, se pone de pie frente a la cabaña, mira al cielo dejando que la lluvia caiga por su rostro y la capucha caiga hasta los hombros y continua - me separe de mis hombres hace no mas de dos semanas, estábamos sitiando la ciudad de Trento, daba las ultimas ordenes antes de capturar de forma definitiva y eliminar toda resistencia alemana de Italia y, al mismo tiempo, dejando sin suministros a las tropas alemanas que intentaban replegarse a Alemania - deja de hablar y la mira a los ojos buscando una respuesta como aquella que obtuvo de la mujer en la casa, algún signo de incredulidad o de compasión, como si el la necesitara... o estuviera loco

Tras breves segundos coloca el tazón metálico con agua de lluvia sobre el fuego en el borde de la cabaña y le arroja las ultimas hojas de te de sus provisiones - son de Londres - le dice - Winston Churchill en persona me las dio, de las despensas de su majestad, cuando me dieron la estrella de plata por servio impecable y acto heroico, otra forma de decir que asesine a miles y tome cientos de prisioneros - coge el resto de sus cosas pero le deja la ropa de cama y el saco de dormir de campaña - si no se desviste y se arropa con eso, enfermara gravemente - le indica, se coloca su mochila en la espalda y se despide - usted como civil, y ciudadana británica, no tiene que nada que temer de mi, señorita, es más, me retiro para que mi presencia no la importune, que descanse - y sin mas pausa dirige sus pasos a perderse en la arboleda hasta que ni la luz ni el humo de la fogata le llegan, se sienta en suelo mojado apoyando la espalda contra un árbol, se acomoda la capa a modo de preparación para lo que vendrá - otra noche bajo la las estrellas - piensa mientras algunos recuerdos golpean su mente - como en el valle de serenidad - mucita con una mueca que mal imita una sonrisa, y se prepara para dormir.

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Dante Erecraft escribió:Como le dije anteriormente, mi nombre es Dante, pero una dama de alcurnia como usted quizás prefiera una presentación mas formal, soy el Mayor Dante Von Erecraft del ejercito aliado, comandante de campo de la gloriosa escuadra de Rangers del ejercito Norteamericano, el mejor y mas letal equipo de asalto táctico de primera linea que ha existido. Me separe de mis hombres hace no mas de dos semanas, estábamos sitiando la ciudad de Trento, daba las ultimas ordenes antes de capturar de forma definitiva y eliminar toda resistencia alemana de Italia y, al mismo tiempo, dejando sin suministros a las tropas alemanas que intentaban replegarse a Alemania
Se cruza de brazos fingiendo dureza, pero honestamente sólo busca cobijo del inclemente clima. Su can se resigna y busca echarse justo al lado de su ama, casi como si comprendiera la falta de calor en ella y quisiera compartirle un poco, mostrando su lealtad. Ella no se lo agradece, incluso lo empuja un poco con la pierna, como si le estorbara aquélla muestra afectiva ahora mismo que lo escucha balbucear lo que para ella es un discursillo inútil y sin sentido, no hace falta mucho para diagnosticarlo como un loco.

Cambia de opinión al notar ese dejo de tristeza en él, cuando descubre su juvenil rostro siendo purificado por la lluvia, una cara afable y llena de cicatrices del pasado es la que le pertenece a él, la que enjuga su pena con el agua...

Ella también ha revivido en esa "pureza"...

Por un momento se ausenta, pero regresa de inmediato pretendiendo que nunca se ha perdido en alguna ensoñación. Se encuentra con ese par de ojos tristes y profundos rogando por algo que ella desconoce, nunca se la han otorgado (compasión) ¿por qué habría de darla a cambio? Además hablaba insensateces, no podía ser un soldado en servicio, no había guerra qué pelear, solamente quedaban los despojos de la misma, ambos eran parte de uno ahora: ese orfanato... No contesta, él no se lo permite, parece muy apresurado en sus acciones, de hecho: es un hombre muy necesitado de compañía pues no deja de hablar y hablar, como si en verdad hubiera perdido el contacto humano hace rato. Le recuerda un poco a Charles, un lunático profesor que tiene por compañero... otro rasgo que comparte aquél extraño en común con su querido amigo, es el fervor al té, ya que lo prepara antes que nada bajo aquél torrencial, destilando su aroma por sobre de la tierra húmeda, alegrando las finas naricillas de la profesora.

Dante Erecraft escribió:Son de Londres. Winston Churchill en persona me las dio, de las despensas de su majestad, cuando me dieron la estrella de plata por servio impecable y acto heroico, otra forma de decir que asesine a miles y tome cientos de prisioneros. Si no se desviste y se arropa con eso, enfermara gravemente. Usted como civil, y ciudadana británica, no tiene que nada que temer de mi, señorita, es más, me retiro para que mi presencia no la importune, que descanse
De nuevo no le permite contestar, ni siquiera termina de comprenderlo todo cuando él ya se está retirando, mostrando que es más indefenso que el can que ahora dormita a sus pies. No puede seguir tan tranquilo luego de confesarse un asesino, porque aunque un soldado merece respeto por el servicio que presta a su nación, en sus múltiples condecoraciones la sangre está tintada. ¿Conoce al señor Churchill? Ciudadano ejemplar, pero está lejos de su comprensión la relación de un soldado - alto rango o no - con el Ministro de Hacienda...

Lo ve alejarse. Para ser un loco, su hospitalidad y modales lo anteceden, raro en un "soldado", ni se diga en un yankee. Aunque pensándolo bien, su nombre no suena nada norteamericano, pareciera más bien del viejo mundo. Lo ha perdido de vista y ahora solamente quedan ella y su bestia dentro de la casita. La tormenta parece eterna, pues su desfiladero de grises nubes no termina, así que no podrá marcharse pronto y comienza a sentir los estragos del frío en su cuerpo, más no cede a su débil impulso de tomar cobijo en las "ropas" de un extraño. También intenta mantenerse alejada de la tentación del té, pero la infusión desprende un aroma inigualable y si es verdad que sir Winston ha elegido cada hoja, entonces es algo digno de probar, esperando que haya algo de verdad en eso. Se despoja de su sombrero y lo deposita sobre el saco para dormir, cuidando que no se arruine, para luego acluclillarse junto al fuego y observar dentro del pocillo ¿dónde está una taza para el té cuando se necesita? Aunque la papila saliva de deseo, no puede hacer nada para beber y no es opción para una mujer tan arrogante hacerlo directamente del recipiente, que además de impropio se ve peligroso.

Se reincorpora y mira alrededor, esperando vislumbrar la figura del extraño. Quizá aquéllo es una trampa para que se sienta confiada y abandone la seguridad de su can y su nuevo "nido", sin embargo lo que encuentra es a un hombre dormitando bajo un árbol, como si el clima fuera totalmente primaveral. Es definitivo que está loco. Ella "no lo está", así que no va a salir a mojarse en ese aguacero solamente para traerlo de vuelta, así que en su lugar manda al pobre animal, el cual se rehúsa a mojarse las patas pero ante la insistencia de su dominante ama no tiene más remedio que salir a la intemperie y buscar al soldado.

Dante siente pronto una nariz que lo husmea - quizá porque conserva el olor a raciones - y una lengua que termina de humedecerle el rostro, impidiendo que se entregue al santo sueño. Su enorme lengua cánida se hunde por completo en su mejilla izquierda, casi arrancándola de su lugar. Luego se echa a correr de vuelta a la cabaña, casi pidiéndole que lo siga y se queda ladrando al lado de su ama, la cual solamente indica con un movimiento del dedo índice derecho que se acerque, más que invitándolo, concediéndole "permiso" (irónidacamente para entrar a su propio hogar).

Independientemente de si el hombre acepta o no ir, ella habla en un tono de voz que supera el sonido de la lluvia por mucho, pero curiosamente, pretende que no está gritando:

- Cardington... ¡Estamos en Cardington, Bedfordshire, no en Italia! Usted está peleando en una guerra de uno. Ya hace 12 años que abandonamos esa pesadilla y de cualquier modo Estados Unidos se mantuvo neutral casi hasta al final, haciendo gala de su tan famosa impuntualidad ¡mjú! - Tomó aire y prosiguió, luchando contra el trueno - Así que si quiere una plática seria señor Erecraft, deje de tomarme por una tonta que sé lo suficiente de historia y geografía. -

Y así era.
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Acomodado y listo para dormir siente los pasos de algo no muy pesado que se acerca a él, alza un poco la vista y ve al perro llega y a modo de saludo le lame la cara, el saca su mano entre su capa y le acaricia la cabeza - ¿que pasa bonito? – le dice al perro que menea su cola y se va, al mirar al perro observa en la cabaña a la mujer que le llama con su mano. Algo atónito, se incorpora y se acerca despacio al tiempo que ella le dice

Josephine escribió:
Cardington... ¡Estamos en Cardington, Bedfordshire, no en Italia! Usted está peleando en una guerra de uno. Ya hace 12 años que abandonamos esa pesadilla y de cualquier modo Estados Unidos se mantuvo neutral casi hasta al final, haciendo gala de su tan famosa impuntualidad ¡mjú!

- ¿Cardington?¿En medio de la zona sur de Inglaterra? Pero que carajo – no alcanzó a reponerse de la idea cuando ella continúo:

Josephine escribió:
Así que si quiere una plática seria señor Erecraft, deje de tomarme por una tonta que sé lo suficiente de historia y geografía. -

Se quedo parado donde estaba, petrificado - ¿Qué la guerra termino cuando? – repite para sus adentros mientras el cielo se ilumina con un fugaz relámpago y la lluvia arreciaba sobre ellos.
La observa con detenimiento y sonríe casi maliciosamente.

-¿En que mundo vive usted, mi lady? – hace una pausa reprimiendo la oleada de ira que intenta brotar desde su pecho – si fuera cierto que la guerra termino hace 12 años, entonces estaríamos en el año 1957 y mis tropas tomaron Italia por completo según mi plan y, con ello, la Alemania nazi de Hitler fue reducida solo a su propio territorio y, su querida Inglaterra, habrá sido reconstruida de las cenizas a las que fue reducida por el bombardeo nazi, y yo, estaría en casa con mi mujer y mi hija, bebiendo whisky escoses en el pórtico de la misma espantando mis propios demonios y fantasmas

Sin más, comienza a reír de forma clara y cristalina en medio de la lluvia, si esto era una broma era demasiado cruel, luego de unos segundos recupera su compostura y, aun sonriente, acomoda su fusil en el brazo, apuntando hacia el suelo.

- No se si usted es la peor espia alemana de la historia, pero le sugiero, mi lady, que refrene su locura conmigo, no pretendo ningún mal hacia usted y sin embargo me trata como si yo fuera un imbécil – endurece la mirada, recriminándole – después de que los japoneses atacaron a estados unidos el 7 de diciembre de 1941, hemos estado en la vanguardia de la guerra y, afortunadamente 2 años antes de que eso sucediera, señora, cree el batallón de rangers como la mejor fuerza de élite del mundo. desde entonces no hemos conocido el descanso, señora, así como no queda metal en nuestras casas por socorrer a Inglaterra, casi no quedan hombres allá en estados unidos, solo los demasiado viejos y los demasiado jóvenes ¿y usted se burla diciendo que llegamos tarde? – con una tristeza profunda continua – si bien Inglaterra se a transformado en el desolado estandarte que enfrenta a Alemania, desbastada por los bombardeos de aviones y artillería alemana, donde se cobijan los gobiernos de los países conquistados por el eje, somos nosotros, señora, los que le damos a Inglaterra el combustible, alimento, materias primas y armas para que puedan seguir en pie – con los ojos relampagueando en rabia – es demasiado doloroso y real, señora, para que usted haga mofa de aquello, solo las mujeres trabajan ahora en nuestras fabricas, y somos nosotros los que sangramos en china defendiéndola de los ataque japoneses y somos nosotros, los rangers, los primeros en entrar en combate, son mis hombres los que mueren para que ustedes vivan tranquilos en este maldito lugar donde, al parecer, solo se cobijan locos he inadaptados que no saben lo que sucede fuera de este maldito valle y NO! – grita con voz de mando – es imposible que en 10 días yo haya caminado desde Trento, Italia, hasta Cardington, Inglaterra y cruzara el canal de la mancha como? De pie? Por el fondo? Hay mas de 1.600 kilómetros de distancia! - toma aire y termina, con un tono mas neutro y calmado - si esto fuera solo mi locura, no sabe lo feliz que eso me haría, pero créame, allá afuera existe la peor masacre de la historia, allá a fines de 1918, al termino de la primera guerra mundial, habían muerto casi 10 millones de personas, en esta, señora, al 2 de Abril de 1945, ya iban casi 60 millones de muertos contando civiles... simplemente no puedo creer que aquí no sepan nada -

La lluvia sigue cayendo sobre su cuerpo y, estático bajo los elementos cual estatua silente, la mira a los ojos con una mezcla de rabia y desafío, a la espera de su respuesta.

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Al verlo desplegarse en toda su imponente estatura, la mujer refrena el cobarde impulso de retroceder, aunque sus pies casi la traicionan. Se mantiene firme, pueden verse cara a cara ahora mismo y aunque ella es bastante más pequeña que él, se le contrapone con un distinguido porte y firme mirada, sosteniéndole el discursillo que empieza. Poco a poco, Dante puede ver el matice de emociones que va cambiando las orbes violetas de la dama, desde sorpresa, hasta miedo, pasando por incredulidad y terminando en ira.

No estaba loco... estaba completamente ausente.

Ausente de esta realidad, tejiendo intrincadas tramas de la nada, detallando datos, lugares y personas, dotando de realismo su falasia. Su sonrisa termina de confirmar su locura, ha perdido toda razón, sobretodo cuando se lo ha tomado personal contra ella y contra su amada cuna, de la cual blasfema continuamente como si algo de eso fuera posible.

Cuando se acomoda el fusil, la mujer piensa que va a disparar en su contra, por lo que retrocede y su can pierde toda simpatía hacia el extraño, erizando los cabellos y gruñendo, mostrando la mandíbula e interponiéndose entre él y su dueña, mostrando hacia con quién está su lealtad... además los animales son perceptivos, el perro se ha embebido de la rabia del soldado.

Dante Erecraft escribió:es imposible que en 10 días yo haya caminado desde Trento, Italia, hasta Cardington, Inglaterra y cruzara el canal de la mancha como? De pie? Por el fondo? Hay mas de 1.600 kilómetros de distancia! si esto fuera solo mi locura, no sabe lo feliz que eso me haría, pero créame, allá afuera existe la peor masacre de la historia, allá a fines de 1918, al termino de la primera guerra mundial, habían muerto casi 10 millones de personas, en esta, señora, al 2 de Abril de 1945, ya iban casi 60 millones de muertos contando civiles... simplemente no puedo creer que aquí no sepan nada
Esquinada en el interior de la cabaña lo mira, ya no con rabia, ya no con saña, sino con... pena. Ahí estaba, lo que tanto anhelaba el soldado se presentaba finalmente en esos inmisericordes ojos, dedicado solamente a él.

¡¡WOOF!! ¡¡WOOF!!

Los ladridos del afgano resuenan a través de la tormenta, protege a su señora viendo a Dante como el enemigo, como otra bestia a la cual hacerle frente en esa rabia.

- Abajo, Canterville... -

Murmuró sin quitarle la mirada de encima al pelirrojo. La voz de su ama tranquilizó al animal, el cual continuó gruñendo hasta que se calmó, sentándose obedientemente sobre el lecho de rocas aún en su papel de centinela, mirando con el mismo cuidado que ella al soldado. Con el mismo tacto que le hablaba a su mascota, comenzó a susurrar la verdad, por más desgarradora que sonara para el pobre loco, era la única qué había:

- Estamos en Inglaterra, no en Italia. La guerra ya no es más, sólo quedan sus despojos. La Gran Depresión azota a Alemania y Hitler es un hombrecillo insignificante con muchas copias vendidas ¿cómo pretende que dirija una guerra un antiguo presidiario bajo esas condiciones? Intento razonar con usted, no quiero hacerle daño ni engañarlo, por favor, baje su rifle... me iré en cuanto me lo permita... puede creer lo que usted quiera, pero eso no lo sacará de aquí... -

Cualquiera podría reconocer cuando se le trataba como a un loco y Dante ahora mismo se encontraría muy familiarizado con la situación. Afuera la tormenta no aminoraba, la oscuridad solamente se formaba entre relámpago y relámpago, iluminándolos a ambos con cada fulminante rayo que iba a tierra. El pecho de la mujer estaba agitado, se alzaba constantemente, haciendo pesada su respiración.

- ... Y estamos en 1930.... -
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

- ... Y estamos en 1930.... – esa ultima cita queda en su cabeza girando con fuego ¿será posible? Aquello en vez de un orfanato... ¿No seria un manicomio? Gente que vive en sus recuerdos de otras eras y que es incapaz de seguir adelante. Porque la otra opción era imposible ¿1930, acaso, viajo al pasado? De ser así, podría ir a Alemania, matar a Hitler ahora y evitar tanta tragedia, él había leído tantas veces a Julio Verne… pero no, aquello simplemente era ridículo.

Completamente desarmado moralmente ante la imagen de aquella pobre loca mujer, que quizás en un arranque de su locura salió a caminar acompañada de su fiel amigo. Sabe que el “”orfanato”” no esta lejos de aquí y seria lo mas humano llevarla de vuelta.

- Mi lady – le dice en tono conciliador – quizás usted esta en lo cierto, quizás yo, pero un par de cosas son claras, cada uno ve al otro como un pobre loco delirante, por lo cual la invito a que busquemos refugio en el orfanato donde podremos platicar todo cuanto quiera y usted podrá examinar de primera mano mi estado mental a sus anchas - hace una pausa cansado – por que temo que aquí, bajo esta inclemente lluvia, usted realmente pueda enfermar y de gravedad, dudo que este tan acostumbrada como yo a vivir semanas enteras bajo estas condiciones – se dirige a la cabaña, saca la capa plástica de agua que estaba sobre el techo y se la entrega a la mujer – si esta de acuerdo, caminare delante para que usted no tenga miedo a perderse, caer o a mi – le sonríe con la mayor dulzura que puede, no quiere seguir atormentando a aquella pobre alma lunática, recoge las ropas y demases que le dejo dentro y guarda todo en la mochila, solo deja el tacho con el te caliente, saca su vaso metálico de campaña, lo enjuaga con el agua colectada anteriormente, lo llena de te y se lo ofrece – bébalo, vera que en verdad es exquisito y de paso podra calentarla algo dentro del frio de la noche – y se lo entrega, el coge tacho y lo tapa, desparrama el fuego con su bota, no quiere quemar el bosque aunque duda que con esta lluvia las brazas hagan mucho – llevare el resto y podremos beberlo adentro, si desea, pero ahora apuremos el paso ¿o necesita de mi brazo para caminar en esta noche tan mojada y barrosa? – le extiende el brazo en gancho para que ella lo tome y se afirme si así lo desea, no forzara nada mas, ni la conversación, ni la postura, solo le interesa rescatarla de si misma, además, algo le dice que quizás todas las respuestas a sus preguntas se encontraran dentro de aquel dichoso lugar – operación infiltración – piensa, y sonríe amablemente a la dama a su lado, esperando que ella le de señas de aprobación y puedan dirigirse de una vez a esa maldita casona, la cual, una vez mas, parece ser el centro de todo lo que sucede en aquel perdido lugar.

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Dante Erecraft escribió:Mi lady quizás usted esta en lo cierto, quizás yo, pero un par de cosas son claras, cada uno ve al otro como un pobre loco delirante, por lo cual la invito a que busquemos refugio en el orfanato donde podremos platicar todo cuanto quiera y usted podrá examinar de primera mano mi estado mental a sus anchas, por que temo que aquí, bajo esta inclemente lluvia, usted realmente pueda enfermar y de gravedad, dudo que este tan acostumbrada como yo a vivir semanas enteras bajo estas condiciones
Los ojos de la mujer se abrieron de par en par, como un par de redondos platos... ¿cómo es que el sabe del orfanato? ¿cómo es que sabe que ella le pertenece a ese lugar? Sino ¿por qué querría "devolverla"?... Lo observa por el rabillo del ojo, palpando cada uno de sus movimientos como si fuera un convicto a punto de cometer un crimen... en cualquier momento lo haría, ella lo sabía ¡Dios! La sangre de esos niños, toda esa sangre.

Mientras él estaba distraído, descubriendo el material extraño del techillo húmedo, ella se inclinó levemente, tomándose la cabeza, recordando tanto rojo manchando tanto blanco... rojo sobre blanco, rojo sobre blanco... paredes, techo, piso... litros ¡galones! Sus manos... también sus manos. Esas feas imágenes inundaron su cabeza de un momento a otro y de pronto nada, se habían ido, como todo lo que le dolía, de repente se desvanecía tal cual la niebla que los rodeaba.

¿Qué tal si él quería "el rojo sobre el blanco"?

Dante Erecraft escribió:si esta de acuerdo, caminare delante para que usted no tenga miedo a perderse, caer o a mi...
Muy tarde. Sabe que es peligroso, sabe que no es casualidad que ella y él estén ahí, justo ahora, bajo esta lluvia.

Dante Erecraft escribió:bébalo, vera que en verdad es exquisito y de paso podra calentarla algo dentro del frio de la noche. llevare el resto y podremos beberlo adentro, si desea, pero ahora apuremos el paso ¿o necesita de mi brazo para caminar en esta noche tan mojada y barrosa
¿Por qué le sonríe? Intenta engatuzarla con su gentileza y un poco de té... si no es una mujer fácil. "Un hueso duro de roer". Extiende sus manos tan gélidas y finas hacia el metálico recipiente y lo toma con ambas manos, cuidando no rozar ni por error alguno de esos enormes dedos. Lo afianza hacia sí, pero no bebe - quién sabe qué tenga dentro - solamente lo mira, fijamente, sin expresión alguna, ni siquiera pestañea. Baja la mirada solamente cuando le ofrece el brazo y pareciera que le ha ofrecido una culebra pues retrocede, negando con la cabeza, los labios secos, el can inquietándose, percibiendo las intenciones de su ama...

- Si conoce el camino, lo sigo entonces... -

Lo deja avanzar. Se olvida de su sombrero ahí mismo, no toma al can de la correa, solamente se aferra al recipiente entre sus manos, sintiendo cómo le quema las palmas, como humea ese hervor directamente a su nariz. Sale del refugio, sin cuidado de empaparse, solamente lo sigue a él en silencio, mientras su mascota se queda atrás en la casita, como si temiera más a otra cosa que a la lluvia. Ella compara sus estaturas - muy dramática la diferencia - espera a que el terreno le de ventaja y altura, espera que el trueno cubra el ruido que se aproxima y entonces se abalanza con todo su peso, tomando impulso desde atrás, derramando el té sobre el lodazal. Intenta golpear a Dante en la cabeza con la orilla de aquél condenado vaso, un buen tintineo del metal y él podría quedar inconsciente, incluso mareado, sino...

Ya veremos.
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Ella lo mira de una forma bastante incomoda, primero perdida, luego resuelta, algo paso en su cabeza, fue demasiado notorio ya que hasta el perro lo sintió sin verla como él lo hacia… directo a los ojos. Rechazo toda ayuda que el pudiera ofrecerle y se limito a decir

Josephine escribió:

- Si conoce el camino, lo sigo entonces... -

Sin cambiar su sonrisa, la observa algo tiesa, se gira y comienza a caminar delante de ella, no muy deprisa, como el solía hacerlo en la jungla tropical donde llovía de igual manera que ahora, primero la punta de los pies tanteando el terreno, luego el taco, evitando hacer ruido.

Con su cautela de siempre escucha su entorno, los pasos de ella, el perro no los sigue… raro, el animal percibió lo mismo que él, agudiza los sentidos, pasos normales, de pronto una pisada fuerte, el agua salpica, baja su centro de gravedad levemente y usando su pierna izquierda como impulso, pivota sobre la derecha, alza su mano derecha justo a tiempo para desviar el golpe que venia donde estaba segundos antes su cuello y, con la misma mano, agarra el brazo de la mujer dejándole el brazo derecho de ella extendido sobre su propio pecho al tiempo que con su izquierda la coge de la cintura y la aprieta entre el y un árbol, dejándola inmovilizada y sin capacidad de continuar su ataque, por breves segundo se quedan mirando a los ojos tan cerca, que ambos respiran el aire del otro y sus labios casi se tocan.

- Debe tener cuidado en este clima y este bosque de noche, mi lady, es fácil tropezar - le dice sonriendo serénamente, sin agresión alguna en la mirada, y en un movimiento rápido, la suelta del brazo y cintura al tiempo que con un pequeño salto hacia atrás deja distancia suficiente entre ambos, dejando a la mujer apoyada contra el arbol - ¿esta usted bien? ¿necesita que la ayude a caminar o puede continuar sola? El orfanato no esta a mas de 4 minutos en esa dirección, conozco el bosque, lo investigue al detalle cuando llegue – le apunta el camino sin dejar de mirarla a los ojos .
- O quizás usted no se sienta bien, si desea puedo cargarla o ayudarle a caminar hasta allá – la mira a los ojos esperando alguna respuesta, quizás ahora entienda que el realmente esta preocupado por ella, después de todo, en su condición, ella quizás lo ve como una seria amenaza a su realidad y el, el no puede mas que sentir pena por la pobre mujer…

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Su ancha espalda es lo único que ella mira, el cielo tan blanquecino le permite ver en la oscuridad, ilumina todo con su fulgor nocturno y cada relámpago que aterriza. La mujer no duda, no hay hesitación en su proceder, como quién lo hubiera hecho antes, eso demuestra lo fría que es su sangre, tan helada como la lluvia que los atiborra.

¡¡¡!!!

Respinga cuando falla y en vez de eso se encuentra sometida por su "víctima", con la dura corteza lastimándole la espalda, el agua enfriándole las emociones y sus ojos penetrándola... deja de respirar, le ha robado el aliento en más de un sentido. Afloja el agarre de la diestra y tira el balde sobre el lodazal, su mano tiembla, posiblemente por el frío pero improbablemente... forcejea, queriendo librar su diminuta cintura de la fuerza del soldado, pero no es necesario, él la ha liberado y queda bajo el cobijo del árbol ahora. Lo mira a través de la espesura de sus negros cabellos, los cuales se le repegan a la piel del rostro, convirtiéndola en un hermoso pero siniestro lienzo.

Dante Erecraft escribió:Debe tener cuidado en este clima y este bosque de noche, mi lady, es fácil tropezar ¿esta usted bien? ¿necesita que la ayude a caminar o puede continuar sola? El orfanato no esta a mas de 4 minutos en esa dirección, conozco el bosque, lo investigue al detalle cuando llegue... O quizás usted no se sienta bien, si desea puedo cargarla o ayudarle a---
No le permitió proseguir, lo interrumpió abruptamente al tiempo en que se adelantaba hacia él, encarándolo pese a la diferencia de complexión y estaturas, susurrando con rabia, alzando después la voz. La exasperaba la continua amabilidad del hombre entremezclada con su cinismo, ya no sabía si era honesto o simplemente su locura desbordaba justo como ahora el agua se salía de los caminos.

- ¡Deje de ser condescendiente conmigo! No voy a permitir que vaya hacia allá ¿cómo es que sabe de Rose Garden? ¿Cuánto tiempo lleva en su mira ese lugar? ¿Se sienta ahí, en ese paraje desolado, en esa extraña suerte de "casa" a pensar en ello? ¡Esos críos han sufrido bastante sin su presencia, déjelos en paz...! -

...Son míos. (Pensamiento)
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Josephine escribió:
- ¡Deje de ser condescendiente conmigo! No voy a permitir que vaya hacia allá ¿cómo es que sabe de Rose Garden? ¿Cuánto tiempo lleva en su mira ese lugar? ¿Se sienta ahí, en ese paraje desolado, en esa extraña suerte de "casa" a pensar en ello? ¡Esos críos han sufrido bastante sin su presencia, déjelos en paz...! -

La mira a los ojos y por un segundo le recuerda a su mujer, ahoga aquellos recuerdos y sentimientos bajo capas de profesionalismo y le responde:
Mira mujer, no sé que pasa por tu cabeza y no sé que es ese maldito lugar, lo que se es que sin importar cuanto me aleje de él y busque mi camino, siempre estoy a 10 minutos de el mismo – Serio pero calmado, continua – y, para tu tranquilidad, no pretendo nada contra el orfanato y su gente, de hecho, fui invitado a vivir ahí y por la propia seguridad de aquellos que lo habitan, decidí, yo, no hacerlo, sé que hay niños durmiendo ahí, me mostraron cada una de las habitaciones, tome café con whisky en la sala de estar y observe triste que no había ningún disco para tocar en la vitrola, tengo un mapa en la mente de la disposición del lugar: el baño de niñas, las escaleras al segundo piso, los jardines exterior he interno, todo el perímetro de las cercas – hace una pausa y la mira de forma fría y penetrante, volviéndose una imagen temible – si quisiera hacerles algo - prosigue - tengo suficiente poder de fuego para reventar todo el maldito lugar y matarlos a todos, así como por ley podría ejecutarte de un disparo en la cabeza aquí mismo, por intentar agredir a un oficial mayor del ejercito en campaña – la observa con desdén, como un adulto miraría a un niño desobediente que esta siendo castigado – y si todo esto no sirve para calmar tus fútiles ilusiones que te indican que pretendo hacerte algo a ti o a ellos, entonces camina sola hacia el pero recuerda: fuiste tu la que vino a mi, yo me auto aislé precisamente por que se el peligro que seria mi presencia, y la de mi armamento, allá. Yo no te pedí venir y solo te atendí lo mejor que pude con lo poco que tengo – observa de reojo el vaso y el tacho en el suelo, lo recoge sin perderla de vista y le dice – realmente eran de la despensa de su majestad, por mas que no me creas, y vengo de donde digo, por mas que te suene a farsa o locura – toma un respiro observando los despojos dentro del tacho y se lo ofrece – son las ultimas gotas que veras de esto en años, las hojas adentro aun se pueden usar para otra infusión, llévatelas y déjame aquí, pregúntale a la mujer que me abrió la puerta y te podrá confirmar lo que te digo, su nombre, si mal no recuerdo, es Nastassja Khrunekova o algo así, llama a tu can, no quiero mas compañía por esta noche, solo quiero descansar… ¿es mucho pedir? –le deja a la fuerza el tacho tibio con las hojas remanentes entre los brazos y con un gesto de la cabeza a modo de despedida se marcha rumbo a su, ahora destrozada, cabaña, mira al perro y le dice – vete bonito, ella te necesita – le rasca la cabeza al paso, lo observa correr hacia su ama al tiempo que le arroja un ladrido de despedida, se mete dentro de lo que queda de su refugio y dice en un susurro – aun es mejor que Lyon – se acomoda una vez para intentar dormir, pero esta tenso, quizás que más podría suceder ahora. Con esos pensamientos se queda contemplando pasivo su entorno, tratando de descansar pero en guardia, nunca se sabe que sorpresas puede traer la noche…

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Invitado
Invitado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

De nuevo le da un discursillo entre absurdo y terrible, pero en vez de despertar en ella nuevamente algún sentimiento de temor, la indignación sale a relucir, incluso se olvida de sus tan estimados modales y lo tutea, como quién desprecia a quién:

- Valiente serás si matas a un montón de niños y mujeres... ¿Esperas ganarte otra medalla por eso, mmh? Además, si me "metes un balazo en la cabeza" yo me habré ido de aquí pero tú... - hace una pausa, como intentando tragarse tanta ponzoña - Tú te seguirás pudriendo aquí, porque no vas a salir jamás... - aunque fue obligada a recibir aquél recipiente "real", lo tira de nuevo sobre el lodazal - Te lo dejo, porque será lo último que veas de eso en verdad. No creas que por estar armado eres el único que puede proferir amenazas, ya veremos como te encuentra la noche sin ese bendito artefacto. -

No era una mujer, era un demonio. Con tanta zaña escupió cada una de sus sentencias, con tanta malicia incapaz de habitar en la mente de un "loco" o de una mujer tan joven. Ella sabía algo que él ignoraba y acaba de dejárselo en claro: estaba por encima de él aquí. Canterville no acudió al llamado de Dante, no sino hasta que la mujer le silbó y el can observó al hombre mientras le pasaba por un lado, soltándole un mordisco - que no atinó a dar - directamente a la mano que intentaba acariciar. Le ladró, pero no como una despedida, más bien le advertía que se alejara de ella... era tan voluble como su ama. Se dio la media vuelta y caminó rumbo a su destino, no le importó qué vereda tomar, ella sabía que siempre regresaría a "casa". Por ahora pensaba tener una plática muy seria con esa rusa libertina.

(Off: ¡Gracias por el tema! Lo disfruté bastante aunque Josephine sea bitchie >_> Este es mi cierre de tema - a menos que quieras balacearla o algo XD - espero tu cierre y listo ^^)

avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

((off: no te preocupes, solo la dejara ir, sabe que no puede hablar con ella y no pretende dañarla emocionalmente mas de lo que ya esta :P hahahah, hará lo mismo que siempre, preocuparse de sus asuntos. igual lo disfrute, la proxima vez que vengas trae panecillos!!!))


La noche a terminado y el sol despunta tras las nubes y la niebla por el horizonte, el viejo soldado se desentumece un poco y luego sale cuidadosamente de la alicaída cabaña, observa en un rincón el sombrero de la mujer, que dejo en su retirada, y sonríe – Maldición… la tendré que volver a ver – y mientras recuerda a la loca mujer con su incomprensible barullo he incapacidad de entender lo que él decía, coge el sombrero con cuidado y lo pone dentro de una zona seca para que no se deteriore – quizás que escándalo armara ahora si esto se le pierde o rompe – dice suave con una sonrisa de alivio, no puede negar que se veía guapa intentando ser valiente y fiera, con sus cabellos negros desparramados al viento mientras la lluvia los cubría y los hacia bailar en su cara de forma tal que ni las cicatrices que cubren su rostro eran capaces de opacar la belleza que proyectaba .

Saca un trozo de pan mohoso y lo ultimo que le queda de comida, toma unas hojas secas de adentro de la cabaña y con ellas y su cuchillo prende un fuego, pone ramitas al principio y luego ramas mas grandes por los bordes, para que se sequen y los va poniendo de a poco en la hoguera para cocinar su comida en su ultima olla.

Observa alrededor y no sabe que fue mas desastroso: si ella o la tormenta.

Sonríe mientras comienza a recoger los trozos de madera limpiando el área y amontonándolos en un rincón, coge la comida y la come con calma y disfrutándola, no sabe cuando será la próxima.

En un charco grande en el suelo lava sus cosas y las guarda, coge agua de entre las ramas y hojas en la olla y la deja hervir, tiza un poco el fuego y le coloca mas madera y repone la seca con húmeda por los bordes para que no se le acabe y pueda mantener la hoguera encendida.

Se mete por una hora en dirección sur de su ubicación y corta ramas y troncos grandes, los entrelaza entre si y los amontona, coge los dos de la base y los arrastra de vuelta al campamento, tras 15 minutos de trabajoso caminar vuelve al campamento y sonríe – ok, esto nunca deja de alarmarme, pero al menos se puede usar en beneficio propio

Saca la pala de la mochila y comienza a cavar sendos agujeros alrededor de su campamento y comienza a pelar los troncos con su cuchillo, sacando tiras largas de corteza y a enterrarlos, con las cortezas teje rusticas cuerdas de tres tiras y con ellas amarra firmemente leso troncos entre si, a modo de empalizada, ya cae la tarde cuando el por fin descansa algo, bebe algo de agua y masca algunas hojas, raíces, algunas larvas y gusanos que saco de la madera pútrida del suelo.

- Bueno, igual es mejor que Nigeria – dice entre dientes y prosigue construyendo su campamento, cuando la noche por fin cae ya la empalizada esta lista y solo posee 3 entradas, dos notorias: una dando hacia el orfanato y la otra hacia el camino. La tercera esta oculta tras unos matorrales pero las tres están trancadas por dentro por sendos troncos a modo de aldaba.

Apenas la luz de la luna lo alumbra cuando termina y observa su trabajo: una cerca hecha con gruesos troncos cortados de 3 metros, entrelazados con los arboles del bosque que lo rodea, los arboles en la cerca fueron “podados” violentamente para que, desprovistos de sus ramajes, nadie ni nada pueda usarlos para ingresar a su “fuerte” y, además, den mayor soporte a la estructura.

En medio del campamento enterró piedras gruesas las cuale rodeo con mas piedras y barro, donde encendió una gran fogata con el montón de ramas y desechos de madera obtenidos en el proceso. Pero realmente grande, las llamas tendrán al menos unos tres metros de altura y lo hace a propósito - Así es señores, estoy aquí y no pienso moverme, o lo aceptan o me enfrentan, no les quedan mas opciones – grita con fuerza, ya no pretende pasar desapercibido. Y, aunque el mismo no quiera, no tiene más opción, algo del lugar no lo deja marchar, claro que lo ha intentado, pero siempre llega frente a las puertas del maldito orfanato, y si bien todo lo que le ha pasado desde que llego aquí a sido digno un programa de radio de suspenso de mala muerte, trata de adaptarse lo mejor que puede a la realidad que se le enfrenta, coloca unas ramas amarradas en grupos de tres lo suficientemente cerca como para que el calor les dé, saca toda su ropa de la mochila: frazada, saco, capa, muda, de gala y comienza a colocar la alrededor para secarla, incluso su capa y la ropa que lleva encima, se queda desnudo en frente de la fogata y arroja un montón más de ramas y palos, quiere que dure.

Ingresa a la cabaña y comienza el viejo ritual del soldado: armar y desarmar cada una de sus armas para asegurarse de su óptimo desempeño, comienza con el fusil, termina con la pistola.

Observa las granadas y esta tentado a armarlas como minas personales a modo de trampas contra intrusos, pero hay niños cerca y, a pesar de su locura, los adultos que ha visto no serian ningún problema si tuviera que reducirlos con sus manos – demonios ¿que acaso la guerra en si no es suficiente? Ahora tengo que pensar como defenderme de civiles dementes – murmulla entre dientes mientras deja las granadas de vuelta en la mochila y sale de nuevo a la fogata, coloca mas desechos de la empalizada, que aun verdes y húmedos, con el tamaño de la fogata, prenden al cabo de pocos segundos y genera un escenario bastante curioso: las sombras de su entorno parecen bailar una danza india en torno al fuego, recuerda a sus soldados y comienza a bailar en pos de una música silenciosa que alguna vez escuchara antes de entrar en combate, cuando los navajos y siux a cargo de las comunicaciones, se pintaban el cuerpo y desnudos bailaban en torno a las llamas, nombrando a sus caídos, rogando por su guía.

Luego de unos minutos se detiene y comienza a vestirse, ahora la ropa esta seca y gran parte del campamento también, la cabaña es mas firme y soportara mejor las inclemencias, coge la ropa que debería ir en la mochila y la amontona en la cabaña a modo de colchón, no hay mas hojas secas en rededor para hacer la antigua cama de hojas y, las pocas que le quedan, las guarda para poder prender una fogata al otro día, nunca se puede ser demasiado cuidadoso.

Las llamas han disminuido considerablemente pero no le importa, esta seco y confortable, se preocupa que las brazas no salgan del montón de piedras que puso para asegurarse que el fuego nunca salga de su sitio, le da una ultima mirada a su obra y se dirige nuevamente al interior de la cabaña, por primera vez en mucho tiempo tiene algo parecido a un hogar, lo ha construido con sus propias manos, y esta a gusto en el.

Cae la mañana al fin y se levanta, ordena su ropa, coge su fusil y da una ronda por el perímetro. colecta brotes tiernos y raíces comestibles, algunas setas y agua, pone todo a hervir y mientras se prepara la comida el comienza a juntar estacas afiladas de un metro de largo, siempre observando su entorno, come.

Con una buena cantidad cortada, sube al árbol al lado de la cabaña y construye una pequeña plataforma de observación tensa los músculos y los ejercita sin moverse de ahí y contempla alrededor - maldito lugar, como demonios podre salir de aquí - observa la gris silueta del orfanato a la distancia, el camino que llega a el desde la parada.

Ya cae el medio día cuando su escrutinio da sus frutos: algo se mueve por el bosque hacia el.

- tenemos visita - musita mientras observa con la mira del fusil a aquello que se aproxima.

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Lynette Bloom
Burguesa
Burguesa

Inventario
Arma Equipada: -
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 19

Mensajes : 136

Botones : 5

Puntos de Favor : 12

Fecha de nacimiento : 06/06/1916

Volver arriba Ir abajo

Lamento la demora x_x

---[Lynette entra en escena]---

Las sábanas en algún tiempo fueron blancas se extendían en fila a lo largo de patio exterior de la casona, algunas parecían tener la siluetas de desgastados animalitos y otras más que tela estaban cubiertas por parches, ondeaban suavemente con el viento y a veces un tanto agresivas dificultando la tarea de la muchacha quien se encontraba batallando por colgar bien la última de esos trozos de tela. Hoy había sido una mañana de limpieza, quien sabe cuando temprano se había levantado Lynette para lavar la ropa de cama de los niños y niñas con quien compartía dormitorio y acarrearla por si sola para colgarlas al Sol.

Frunció el ceño, odiaba el Sol por la mañana, en el mediodía y por la tarde. Sin tan solo no fuese tan peligroso salir por la noche sin la supervición de un adulto, y teniendo en cuenta el toque de queda, con gusto saldría a dar un paseo a deshoras... La Noche era hermosa y amaba la Luna en todas sus facetas. Limpió el sudor de su frente con el dorso de su mano, los grilletes que apresaban sus muñecas brillaron con los dorados rayos del sol y producían un suave sonido cada vez que hacia algún movimiento con sus manos.

Estaba por volver a entrar a la Casona cuando el viento se agito salvajemente agitando con brusquedad la ropa recién tendida y fue ahí cuando noto algo raro a lo lejos, pero no podía llegar a apreciarlo por completo así que creyó que solo fue su imaginación. Pero la brisa no solo trajo esa vaga visión hacia ella sino que un ligero olor a leña quemada. -¿Una fogata?- Pensó preocupándose, quizás los niños estaban jugando con fuego, pero no había rastros de humo ya, lo más probable es que ya se hubiese extinguido. La curiosidad se removía dentro de su estomago en forma de traviesas mariposas y antes de que pudiese darse cuenta sus pasos se dirigían hacia el Bosque.

Sus cabellos rojos danzaban graciosamente sobre su rostro al igual que la falda blanca de su vestido, las plantas de sus pies descalzos empezaban a ensuciarse con cada paso que daba y por fin se encontraba frente a los primeros árboles. Su corazón palpitaba con fuerza dentro de su pecho, una parte de ella le decía que volviese a la "seguridad" del Orfanato y la otra parte la impulsaba a seguir adelante, esta ultima parte de ella cada vez era más fuerte con el paso del tiempo. Se interno en el lugar, no era muy frondoso ni muy grande así que podía verse con facilidad, pero uno si podía llegar a perderse...

Lynette observó que había cierta intervención que no parecía estar hecha precisamente por animales, cualquier duda fue apartada de su mente cuando se encontró frente a una especie de cabaña. Se quedo de pie frente a ese sector manteniendo una considerable distancia, sus labios quedaron ligeramente entre-abiertos por la impresión... Jamas en toda su vida dentro del Orfanato había visto algo como eso ¿Quien podría haber la hecho? Miro a su alrededor buscando a alguien o algo y retrocedió como un pequeño animal cauto escondiéndose detrás de un árbol, sin saber que estaba en la mira del responsable de aquella construcción.

† - † - † - †


[Ficha] | [Relaciones] | [Cronología]

Digo // Susurro // Pienso
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Observa la diminuta silueta acercarse a hacia el como un zorro observa una liebre llegar a su cubil, esboza una leve sonrisa y piensa - valla, nuevamente visitas, que aburrido debe ser aquel lugar -

Se agazapa arriba en el árbol y la observa, esbelta, frágil y con un pelo rojo fuego tan parecido al de el que no puede evitar los recuerdos lo invadan, su mujer, su hogar, su hija, todo aquello que ama y que no puede recuperar aun.

Observa la frágil silueta entrar a su cubil por la puerta que da al orfanato, la cual siempre esta abierta, mejor saber por donde entraran que dejarlo al azar.

Ella ingresa algo confusa y perturbada, como reconociendo que todo aquello no debería estar ahí, se gira buscando algo.... o a alguien...

La ve esconderse tras un árbol al lado del que él se encuentra, como entendiendo el peligro que la acecha y el error que cometió al entrar.

- hora del show - piensa y sonríe, se cuelga de un brazo de la rama bajo sus pies y cae a las espaldas de la muchacha.

- ¿estas perdida muchacha? ¿o necesitas esconderte de algo? - le dice con voz de mando a al tiempo que ella se gira y queda frente a frente al soldado de pie ante ella, quien la mira hacia abajo como un halcón observando su próxima presa.

† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Lynette Bloom
Burguesa
Burguesa

Inventario
Arma Equipada: -
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 19

Mensajes : 136

Botones : 5

Puntos de Favor : 12

Fecha de nacimiento : 06/06/1916

Volver arriba Ir abajo

Dio un paso atrás con la intención de retirarse del lugar, eso no debía estar ahí y no tenía idea que peligro representaba para el Orfanato y sus habitantes, debía de informar esto a algún adulto lo más pronto posible. No alcanzo a dar un segundo paso porque alguien estaba detrás de ella y su grave voz la hizo girarse inmediatamente encontrándose con la alta figura de un hombre. Lynette no pudo contestar, no porque le asombrase ver a un completo desconocido en el Bosque algo poco común... Sino que se quedo perdida en sus facciones... El cabello rojo como el fuego y esa mirada. Si su corazón había latido apresurado por la emoción en este momento se detuvo en seco y pareció más de un segundo en que tardo en reaccionar.

-Her...- Un pequeño susurro escapo de sus labios sin darse cuenta, aquel sujeto le recordaba demasiado a su Hermano, pero era -Imposible.- Pensó y fue cuando recupero la compostura, llevo las manos hacia su espalda y se paro recta, no agazapada como la pequeña y huidiza criatura que había mostrado ser hace un momento.

-Se donde estoy y esconderse no vale la pena, ellos siempre te encontraran...- Sus últimas palabras sonaron como una especie de advertencia, no una amenaza, y es que no había niño en el lugar que se salvase de su castigo a no ser que los Príncipes así lo quisieran. -¿Quién es usted? ¿Qué hace aquí? ¿Y qué es este lugar? Lamento ser tan preguntona, pero no todos los días se ve a alguien nuevo por aquí...- Se dirigió a él con cierto respeto y a pesar de su aparente fragilidad, no se veía atemorizada en lo más mínimo... Los adultos se regocijaban de lo niños temerosos, no les daría ese gusto.

Spoiler:
El fin de semana estaré fuera así que no podré contestarte hasta el lunes recién, nos leemos~

† - † - † - †


[Ficha] | [Relaciones] | [Cronología]

Digo // Susurro // Pienso
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Le sonríe a la muchacha valiente erguida frente a él, con su mano diestra le toca el rostro y le levanta un poco el mentón para mirarla frente a frente a los ojos y, como un fulminante rayo, desde lo mas profundo de sus recuerdos una voz grita en su mente:

- No me dejes... - le implora una frágil y agónica voz de niña...

Despierta de la ensoñación y se encuentra a si mismo perdido en los ojos de ella, con lagrimas en los propios.

- pero que carajo - dice como si estuviera solo, soltando el rostro de la joven y desviando la mirada hacia el suelo, luchando por recuperar la compostura.

los minutos pasan silentes hasta que el se gira hacia ella y le dice - buenas tardes, señorita, mi nombre es Dante y soy soldado norteamericano, por azares del destino he llegado por acá y, si bien mi intención no es incomodarla, me mantengo lejos del orfanato para no ser una amenaza ni al modo de vida ni a los niños, después de todo, estoy fuertemente armado, como puede ver - le sonríe algo triste, aun con el peso de aquella voz resonando en su mente.

- si necesita algo de mi - continua el, amable - solo dígalo - sentencia mientras le acaricia la cabeza, la acerca a el y, sin saber por que, la abraza.



† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Lynette Bloom
Burguesa
Burguesa

Inventario
Arma Equipada: -
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 19

Mensajes : 136

Botones : 5

Puntos de Favor : 12

Fecha de nacimiento : 06/06/1916

Volver arriba Ir abajo

La muchacha no desvió su mirada cuando su rostro fue levantado por el mentón, enfrento las miradas sin parecer desafiante, pero tampoco cobarde. Estaba ligeramente incomoda... Pasando varios segundos hasta que el hombre dijese algo y no fue para nada lo que esperaba, Lynette se sobresalto y se removió en su lugar . No había manera de que no notase las lágrimas en los ojos ajenos ¿Es que había hecho algo malo? Confundida solo pudo quedarse ahí de pie, no sabía que decir o que hacer... Las acciones de aquel sujeto la tenían desconcertada.

Y entonces por fin hablo algo coherente para los oídos de la jovencita. -¿Un soldado?- Se pregunto en voz alta sin darse cuenta, jamas había estado frente a uno ¿Y que era lo que hacia un Soldado en el Orfanato?. Según recordaba cuando dejo a los Bloom no había guerra en el exterior, ni en lugar que recordase ¿Qué estaba pasando a fuera? No se lo había preguntando en mucho tiempo. -Buenos días.- Lo corrigió. -Mi nombre es Lynette... Lynette Bloom.- No le devolvió la sonrisa, y no porque fuese maleducada sino porque no era la clase de persona que sonreía fácilmente y sin una razón.

Cerró con fuerza los ojos cuando sintió la caricia sobre su cabeza como si no se lo esperase, por un segundo pensó que se trataba de una persona amable -Algo muy raro en el lugar- y entonces se encuentra con que la estaban abrazando. Un extraño... un extraño muy familiar. Lynette escapo de sus brazos por debajo, agachándose y retrocediendo varios pasos.

-Es muy atrevido de su parte abrazar a alguien que recién conoce.- Se alejo temerosa, tratando de averiguar las intenciones de Dante si es que las tenían y quien sabe que idea se paseaba por aquella pelirroja cabezita. No parecía estar molesta su rostro se mostraba neutral como siempre, pero aún así lo miro con desconfianza, lo miro como al desconocido que era para ella.

Sus manos estaban ligeramente tensas como si estuviera preparada para cualquiera cosa, incluso sintió como las cadenas que apresaban sus muñecas se tensaban sobre ellas como reaccionando a sus emociones.

† - † - † - †


[Ficha] | [Relaciones] | [Cronología]

Digo // Susurro // Pienso
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Cada vez que la observa, un nuevo recuerdo perdido vuelve a su mente, ese periodo oscuro, donde sus padres lo enviaron a la academia militar para no mancillar el nombre de la familia, fue todo un escándalo, nunca nadie le creyó una sola palabra pero por no encontrar pruebas que lo desmintieran, y bajo el pago de una fuerte suma de dinero, todo fue olvidado, todo, incluso por el.

Todos tienen en su memoria oscuros secretos que ocultar, mas el solo tiene el recuerdo de aquella que por primera vez amo más que a si mismo:

El no tenia mas de 15 años, quizás algo menor, y aun así era el único que no hacia oídos sordos a las lastimeras suplicas de la pequeña, sus vecinos eran bastante conspicuos y socialmente correctos así que nadie miraba en mal si “aleccionaban” a la malcriada que habían adoptado, después de todo, ella tenia la desfachatez de hacer de su antojo cuando ellos la habían acogido en su seno de forma tan desinteresada, pero el sabia que había algo mas oculto y macabro, tras aquellas lastimeras suplicas.

Él siempre la veía a ella mirando por las ventanas de la casa, nunca la dejaban salir ni menos interactuar con otros niños – es que no tiene modales y como animal salvaje que es tememos que huya de casa si la dejamos salir – es la escusa que le escucho alguna vez decir a su madre cuando el, como buen vecino, había ido a su casa a invitarla a jugar junto a los otros niños del lugar.

Siempre después de clases, ya casi como una rutina, el pasaba junto a la casa de ella y se miraban tras las ventanas y el, cómplice, tras una sonrisa y un fugaz saludo le dejaba alguna golosina, oculta en el patio, que guardaba celosamente de su merienda.

Algunas veces incluso él se metía a la casa de ella por el patio colindante y jugaban largas horas hasta que el sol caía y señalaba el pronto regreso de sus padres, con lo cual, él se daba a la fuga para mantener, así, sus encuentros en secreto.

Hasta que llego el fatídico día en que fueron descubiertos, quizás alguna vecina ociosa y sin vida más que observar las ajenas lo vio entrar o salir. La cosa es que sin más un día fueron descubiertos: él se aprontaba a ir donde ella cuando de súbito un vehículo se detuvo frente a la casa de ella y bajo el padre, molesto, furibundo. Ingreso a la casa y vociferando la llamaba - ¡Dónde estas perra! – el gritaba - ¡Maldita puta! ¿Con cuantos más te acuestas? – la seguía llamando mientras el, desde afuera, escuchaba todo mientras el miedo comenzaba a clavar sus fauces en el.

Escucho la niña preguntar que pasaba al tiempo que el estruendo de la bofetada se sintió incluso donde el pequeño se mantenía inmóvil, ella comenzó a llorar mientras su padre gritaba – ahora veras perra, te enseñare a ser una puta – y hasta el llego el sonido de un chasquido, quizás una correa, golpeando brutalmente la carne de ella, seguido de un grito de dolor y agonía.

Después de eso para el todo se vuelve confuso, el miedo desaparecido como por magia y se volvió un arrojo irrefrenable, recuerda ingresar a la casa por una ventana y correr hacia los llantos de ella, recuerda coger el atizador firmemente entre sus manos mientras subía por la escala, recuerda encontrar al padre semidesnudo a punto de violar a la niña que yacía con el rostro desfigurado por los golpes y la sangre, gritando casi sin aliento - no por favor, seré buena -.

Recuerda golpear al padre con todas sus fuerzas en la espalda pero fallo la nuca, así que el tipo se reincorporo y fue cuando comenzó a golpearlo a él, recuerda que una patada lo arroja de la habitación estrellando su espalda contra un gigantesco espejo dorado que había en el descanso, el cual se estallo en mil fragmentos por el impacto, recuerda sentir como los vidrios se incrustaban en su piel y hasta en sus huesos, recuerda verla a ella intentar ponerse de pie con una mano extendida suplicando que lo deje en paz mientras el padre, sonriente y confiado de su triunfo, ya llegaba junto a él y extendía sus manos sobre el caído muchacho, recuerda que sin pensarlo, cuando el padre de ella lo agarraba ya por los pelos, cogió un fragmento grande del espejo, cortándose su propia mano pero clavándolo en el cuello del ahora incrédulo adulto, que llevo sus manos al cuello y como tratando de tomar aire bajo raudo la escalera y se perdió de su vista.

Recuerda el dolor al ponerse de pie y y la tranquilidad que sintió al llegar al lado de ella, cubrió su cuerpo desnudo con una de las sabanas de la misma cama donde yacía, la cogió entre sus brazos, bajaron así por las escaleras y de ahí rumbo a la calle.

No recuerda cuanto camino con ella en brazos buscando ayuda, pero por algún motivo parecían invisibles frente a la gente. Solo recuerda la última conversación que tuvieron:
- No me dejes… - implora la frágil y agónica voz de niña
- Nunca lo hare, volveré por ti pero ahora necesitas ayuda y alejarte de ahí – le responde el, cariñoso y conteniendo las lagrimas, mientras la carga lejos del maldito lugar, ese cubil oscuro donde ella era peor que un animal.
- Hermano… no te vallas… nunca me dejes - continua el sollozo lastimero de la niña.
- Solo duerme, el no vendrá más por ti… nunca más podrá hacerte daño - le dice intentando tranquilizarla, sosteniéndola entre sus brazos temblorosos y lastimados, caminando casi sin rumbo hasta que frente a ellos se alza, silente, un casón oscuro.

Sus últimos recuerdos son sentarse frente a las puertas con ella en brazos, pero la sangre perdida ya cobraba su cuota… el sueño de la muerte se dejo caer sobre sus juveniles hombros mientras la muchacha le tomaba el rostro y le suplicaba, lejanamente – hermano… no me dejes

Saliendo de la ensoñación de los recuerdos, observa la cicatriz en su mano derecha mientras la empuña, siente las lagrimas fluir por sus ojos de manera casi incontrolable pero mantiene la compostura, aunque algunas se fugan, impunes, de sus ojos. observa a la muchacha frente a el pero nada le cuadra.

- si solo fueras quien dices ser - le dice casi sin fuerzas - tendrías unos 28 o 29 años, o al menos, esa es la edad que mi hermana tendría si aun viviera - hace una pausa y prosigue - después de aquel "incidente", fui enviado a la academia militar y desde entonces soy soldado activo en el ejercito, nunca mas pude volver con ella... nunca mas pude cumplir mi promesa - se aleja de ella caminando hacia la cabaña mientras le dice - no es que tuviera muchas opciones, después de todo la pena era de muerte, solo por que nunca encontraron ningún cuerpo y por lo tanto, en teoría, no hubo ningún delito, se me dejo en libertad, pero bajo el compromiso irrefutable de ingresar en la academia -

Hace una pausa y voltea ligeramente el rostro mientras le ruge - no se como te enteraste de aquello, pero si vuelves a intentar jugar conmigo de esa forma, con ella, créeme que no te sera grato... y puede que sea lo ultimo que hagas -


† - † - † - †


HABLO
PIENSO
avatar

Lynette Bloom
Burguesa
Burguesa

Inventario
Arma Equipada: -
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 19

Mensajes : 136

Botones : 5

Puntos de Favor : 12

Fecha de nacimiento : 06/06/1916

Volver arriba Ir abajo

La joven se paralizo ante esa ultima terrible mirada que le era dedicada con gran odio y molestia. Todo lo que estaba pasando, todo lo que el había dicho... Hablaba sobre que ella no era quien decía ser, de un incidente... una promesa... y su hermana. Varios recuerdos bombardearon su frágil memoria.

El encierro, la oscuridad, el hambre volvieron a su cuerpo como aquellos crueles días y la imagen de su "Padre" iracundo por haberse osado a dirigirle la palabra. Las heridas en su espalda ardían como si hubiesen estado recién hechas por cierto trozo de metal o el cinturón de cuero azotandola una y otras vez hasta el cansancio. Su cuerpo tembló, estaba helado a pesar de que hacía una hermosa y cálida mañana...

Y entonces frente a sus ojos vio al pequeño pelirrojo, a su héroe y su primer amor, aquel que la rescataba de esa horrible vida con simples juegos de niños, y ese dulce oculto que le arrancaba una sonrisa sabiendo que había una persona en el mundo que la quería... ¿Pero porque no volvió? El lo prometió y Lynette lo espero por años. Las lágrimas empezaron a rodar por sus sonrojadas mejillas.

Una imagen se repitió en su mente cada vez con más fuerza, era la silueta de algo que parecía una lápida aunque no era claro el nombre que en ella se tallaba. Lynette sabía a quien pertenecía...

Mordió su labio inferior y la mascara de neutralidad que siempre cubría su rostro se resquebrajo poco a poco, deformando su expresión por una de tristeza y molestia. ¿Quien era ese tipo para acusarla de tal manera? ¿Quien se creía ese sujeto para querer hacerse pasar por su Hermano?

-Mi Hermano...- Susurro con su voz entrecortada. -El... no... volverá... Es imposible.- Dio un paso hacia el hombre con cierto temor de que la atacase o volviera a gritar de esa manera... Aún lo veía como un desconocido aquella idea, estaba grabada a fuego en su cabeza.

-No entiendo todo lo que esta diciendo... Le guste o no, mi nombre es Lynette Bloom... ¡Jamas fingiría ser alguien que no soy y aún menos trataría de hacerle alguna clase de daño a quien sea!- La jovencita saco algo de valor de quien sabe donde y su mirada se endureció a pesar del miedo que aún le provocaba aquella imponente figura. -Usted no tiene porque tratarme de esta manera cuando recién apenas hoy nos conocimos...- Porque era así, para Lynette esta era la primera vez que se veían y probablemente ella misma estuviese tratando de no ver la verdad frente a sus ojos porque era muy doloroso... Tanto así que sentía como su corazón dolía con cada latido. Otra vez esos recuerdos... Sus ojos volvieron a llenarse de lagrimas. -No lo incomodare más con mi presencia... Y lo dejare solo con sus delirios.- Oculto su mirada tras sus rojos cabellos centrando sus orbes en aquellos grilletes que estaban ahí desde que era tan solo una niña, poco a poco empezó a retroceder en dirección al Orfanato.

-Después de todo, mi Hermano no volverá... Porque... El... ¡Esta muerto!- No quiso gritarlo, siquiera había querido decirlo, pero esas palabras explotaron junto con sus emociones y la pelirroja rompió en llanto mientras corría en dirección a la Casona en busca de refugio.

---[Lynette sale de escena]---


Última edición por Lynette Bloom el Vie Mayo 03, 2013 6:02 pm, editado 1 vez

† - † - † - †


[Ficha] | [Relaciones] | [Cronología]

Digo // Susurro // Pienso
avatar

Dante Erecraft

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
20/20  (20/20)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Mensajes : 60

Botones : 91

Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Escucha a la muchacha y una idea que desde el primer momento que llego, rondaba por su cabeza, se hace nuevamente presente - ¿Y si en verdad, simplemente, estamos todos aquí muertos? ¿Y si esto no es mas que un purgatorio para nuestras almas donde todos caemos por nuestras vidas inconclusas? – después de todo, eso calzaría perfectamente con todas las situaciones que ha visto:

- Un lugar del que no puede irse o huir por mas que lo ha intentado
- Gente que cree que vive dentro de su mundo y sus leyes, por que aun están en la fecha que murieron
- Y nada de lo que afuera sucede llega aquí más que como recuerdos dentro de las mentes de aquellos que ingresan.
- La arboleda interminable que, al darse vuelta uno, sin importar cuanto se camine de ida, siempre se esta a unos pocos minutos de la casona maldita.

Llega a la cabaña y coge el sombrero que la otra mujer dejo y lo amarra a un costado de su mochila, observa a la muchacha irse triste y llorando, tan honestamente, que no puede pensar sino será ella en verdad y que simplemente llego aquí antes que el, eso significaría que ella lo ha esperado años, incontable años sin fecha y, quizás, la forma física que posee sea la de cuando murió, igual que el, que se ve mas viejo.

Nunca fue un hombre religioso y, después de la vida vivida siempre pensó que no llegaría mas allá del mismísimo infierno, lo cual, realmente poco le importaba, no es que tuviera muchas mas opciones, siempre lo vio como: o te enfrentas a los problemas, o huyes de ellos.

Y ahora era tiempo de enfrentarlos nuevamente, basta de luchar entre la realidad que se le presenta y su lógica del mundo “normal” de donde proviene, si su pensamiento es cierto, aquí de nada sirve su racionalidad, irónico, su racionalidad le indica que no puede ser racional.

Observa el cielo del medio día caer hacia la tarde y cambiar sus matices por tonos mas oscuros, dejo que la muchacha se fuera sin detenerla, sabe que volverá a verla dentro del orfanato y no quiere lastimarla, sea o no sea quien ella dice ser.

Mira su magnifica construcción y sonríe, sabe que se sintió casi como un niño cuando la construyo y ahora debe partir nuevamente – quizás los niños del lugar puedan usarlo para sus juegos – musita para si mientras coge todo su equipo y comienza a caminar rumbo a lo inevitable…

Se detiene solo cuando se encuentra frente al viejo caserón y lo observa, las mismas rejas de fierro abiertas, las mismas puertas de madera, el mismo descanso en la entrada, se le hace un nudo en estomago, el corazón se le encoje en el pecho y la garganta se le seca… es la misma casa donde dejo a su hermana, o al menos, donde con ella en brazos perdió el conocimiento por la perdida de sangre.

Aprieta el fusil con su diestra hasta que su puño se vuelve rojo, la ira consigo mismo por no volver antes y con el mundo, por mantenerlo siempre al filo entre lo que él quería… y de lo que debía hacer…

- Deber – musita como una letanía – deber – repite y su rostro se endurece, sus ojos se secan y el brillo de una resolución irrefrenable surge en ellos.

Camina rumbo a la puerta y la abre, sabia que estaría abierta desde el fondo de si mismo.

Aquellos que se encontraban en las cercanías pudieron ver la forma aterrante de Dante parado en el umbral de la puerta, completamente tapado con su capa roja carmesí, algunos mechones de su pelo rojo saliendo de la caperuza, con sus botas embarradas y el fusil apretado en la diestra, con la puerta abierta de par en par y diciendo – Lyna…. Ya llegue… y, esta vez, no me iré sin ti… -

termina mi post aqui, estoy en la casona. ^^D

† - † - † - †


HABLO
PIENSO

Contenido patrocinado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Temas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.