¡Feliz
Halloween!
Rule of Rose
Pudding [Libre]
Novedades
03/03
Ven a tomar al Hitch's:

09/03
Nuevas

10/03
¿Necesitas un NPC?

30/03
Nuevo

18/04
Nueva Skin del foro

01/06
Nueva lista de

09/06
Pronto, nuevas medidas de avatares 250x450



Links Rápidos
Últimos temas
» Registro de Físicos
Dom Oct 08, 2017 4:52 pm por The Orphanage

» V. Tributos y Reputación
Dom Oct 08, 2017 4:30 pm por The Orphanage

» Modelo de Ficha
Dom Sep 24, 2017 6:17 pm por The Orphanage

» IV. El Club del Crayón Rojo
Sáb Sep 23, 2017 5:40 pm por The Orphanage

» III. Clases de Personaje
Sáb Sep 23, 2017 2:54 pm por The Orphanage

» II. Ambientación e Historia
Jue Sep 21, 2017 12:13 am por The Orphanage

» I. Reglas del Foro
Miér Sep 20, 2017 8:37 pm por The Orphanage

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche



Búsquedas
realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

realm
Busca Rol & PJ
Nombre Usuario

Mp

Administración
realm

Omega

Webmaster

Mp

Perfil

realm

Sigma

Fichas

Mp

Perfil

realm

Hitori Macleod

Registros

Mp

Perfil

realm

Admin #4

-

Mp

Perfil

Afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Élite 30 de 45
Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Pudding [Libre]

 :: Temas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Abr 16, 2013 2:39 pm

El mediodía para la chica era sumamente aburrido y abrumador, no tenía muchas opciones más que la de dormitar en a mesa más lejana y apartada. Odiaba estar cerca de los niños que pronto vendrían a consumir sus alimentos insípidos y poco nutritivos.

Se camuflaba bajo su capucha gris, sus cabellos despeinados y sucios sobresalían del gorro y le cubrían parte de los ojos que, dicho sea de paso, estaban cerrados, sin intenciones de abrirse. Sus oídos captaban lo que por el momento era silencio, más allá de algún sonido de eco de pasos, o voces sutiles provenientes de los pasillos que desembocaban en la cafetería. Un pequeño tic nervioso se precipitaba en ella, su ceja derecha se movía sutilmente en pequeños espasmos. El silencio le estaba desquiciando.

Abriendo lentamente los ojos, con expresión somnolienta, miró a su alrededor, aún no había nada interesante en aquel lugar. Normalmente se quedaba esperando al delicioso postre: pudding. Un aberrante engrudo de falsa vainilla y algo de leche, mezclada con harina de maíz. Si ella se lo describía a sí misma de esa forma, le daría nauseas, pero era pudding, ella amaba el pudding. La única cosa comestible, medianamente, en ese internado del asco.

Estiró sus brazos sobre la mesa, el mantel desgastado que quería ser blanco, se movió un poco de su ubicación cuando ella movió los brazos, sus mangas se elevaron un poco, sus brazos lastimados casi de la muñeca al codo, con quemaduras y cortadas. Sus ojos observaron, como perdidos, a las heridas que su ropa dejaba descubiertas, ella no reaccionaba del todo.

Un sonido del pasado la tomó por sorpresa, risas de niños pequeños, sus pies corriendo por los pisos de madera desvencijada, luego de los pasos presurosos y animados en dirección al comedor, ella escuchaba sus propios pasos, caminando lentamente, lejos del resto. Sus pies pequeños temblaban, esperando lo peor, sus ojos eran cubiertos por una gruesa capa de cabellos castaños y los demás reían, felices, comían y jugaban... Ese recuerdo no estaba bien.

Astrid se despertó de aquél recuerdo somnoliento y volvió a mirar a su alrededor, esperaba que nadie le viera perderse tan fácilmente en sus pensamientos, o recuerdos. Ese edificio le daba una nostalgia no muy querida, recuerdos amargos, pensó que jamás volvería, pero ahí estaba ella, esperando poder comer el viejo y conocido pudding en el viejo y conocido orfanato que jamás deseo ver otra vez.

-Asco de lugar...-

Murmuró en tono medianamente irritado. Cerró los ojos y empezó a masticar algo intangible dentro de su boca, su saliva quizás, solo movía la mandíbula. Sus brazos seguían estirados sobre la mesa, su cabeza reposaba en ellos y su pereza no le daba ganas de moverse para arreglarse las mangas de su ropa.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Lun Abr 29, 2013 1:43 pm

Aún era costumbre para el chico perderse en aquel lugar. La cantidad de habitaciones y pasillos hacían que el joven Emriel se desorientase fácilmente, sobre todo cuando su mente vagaba a cientos de kilómetros de allí. Así se encontró de los últimos en entrar a la cafetería.

La estancia estaba ya bastante llena, casi todas las mesas ocupadas, o al menos así le pareció a simple vista. Al parecer ese día se serviría pudding de postre, algo que seguramente despertaba la gula de la mayoría de huérfanos. No era de extrañar que todos acudiesen allí con celeridad.

Tras recibir su plato de comida, algo similar a sopa, Emriel se desplazó algo desorientado por el lugar, buscando con la mirada un entorno no muy hostil en el que situarse. Bien cierto era que los niños no le iban a atacar, pero sin duda se hacía difícil sentarse a la mesa con un grupo de desconocidos. Finalmente localizó un lugar que se le antojó vacío y allí encaminó sus pasos, seguros y rectos. Cuando se disponía a situar su plato sobre la mesa y retirar la silla escuchó un murmullo "- Asco de Lugar... -" y así se percató de la presencia de una chica. No sabía si aquellas palabras iban dirigidas a él, pero tampoco había muchos más lugares en los que sentarse. Hizo caso omiso de la voz y tomó asiento.

Tal y como indicaba la buena educación el chico decidió hablar a quien le acompañaría en la comida - Buenos días - No se le ocurría mucho más que decir mientras contemplaba a su compañera, esperando interiormente que no decidiese echarlo. Percatándose de que ella no tenía nada de comer decidió preguntarle al respecto - ¿No debería comer algo...? -

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Abr 30, 2013 7:51 pm

Salió de su estado de reclusión interna al sentir que un ser se sentó en la misma mesa que ella. Realmente no estaba prestando atención, al abrir los ojos observó que la cafetería ya tenía mucha gente, cosa que tampoco lo esperó. Al parecer, ella no era la única gustosa del pudding. Solo esperaba conseguir pudding esta vez, siempre podía comerlo si sobraba o si los niños no comían, porque usualmente el postre era para ellos, los adultos no comen postres... o eso dicen ellos.

Volteó el rostro levemente en dirección al joven que estaba sentado a su lado. Un futuro hombre, al parecer el destino odiaba a Astrid, pero él era un niño aún, por lo que en teoría, le sacaba de su rango de odios y lo colocaba en un rango menos tedioso. Hizo un leve gesto de repulsión al notar el género del infante al lado de ella, como no queriendo estar cerca de algo así, pero enseguida lo despejó de sus facciones, aunque sus gestos no eran muy alevosos cuando de emociones se trataba.

La mujer estiró los brazos, estirando su espalda al mismo tiempo, hacia adelante y luego se reincorporó. Se posicionó sentada mirando en dirección a él, la espalda encorvada, los ojos medianamente tapados por su cabello rubio y su capucha gris. Se acomodó las mangas de su campera, estirando las mangas hasta cubrir enteramente sus muñecas y dobló las piernas a lo "indio" mientras estaba sentada.

- ¿Qué quieres decir con eso, niño? -

Arqueó una ceja, interrogante al pequeño. Una pausa y suspiró. Se rascó la cabeza sobre la tela de la capucha, no deseaba sacársela, aunque mil veces le dijeran que era de mala educación tener algo sobre la cabeza cuando uno está a la mesa. Enseguida lo miró con cierta curiosidad, dejando de mover sus manos, concentrándose en el temple del menor que, de primera vista, no le decía mucho.

-¿ Por qué te sentaste aquí? Lo niños no suelen querer sentarse con los adultos-

Pronunció en voz grave y seca, algo ronca incluso. Seguidamente movió sus labios levemente, mascando el labio inferior con su colmillo derecho Sus ojos se dirigieron a los costados constantemente, estando más alerta que de costumbre al medio que los rodeaba. El niño podría tener información importante... ¿Se habrá sentado con ella porque buscaba información también? ¿O solo porque no la notó cuando se acercó? Era normal que a ella no le notaran, se camuflaba en cualquier medio oscuro, y la cafetería no era conocida por su luminosidad.

A la mujer le daba curiosidad saber porqué el joven menor había buscado un puesto separado del resto, una mirada rápida a la cafetería le indicaba que estaba esquivando la presencia de otros, pero aún así inició una charla con ella... ¿Podrá ser que sienta seguro con adultos rodeándole? Tanto pensar hacía que Astrid se enfadara, o más bien se frustrara; empezó a gruñir por lo bajo, a nivel de la garganta, y se masajeaba la cien en gesto irritado. Siempre se llenaba de preguntas antes de decir nada.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Jue Mayo 02, 2013 2:37 pm

La seca respuesta de la mujer dejó un tanto perplejo al joven. Si bien era cierto que su sujerencia podría interpretarse como una grosería no escondían malicia sus palabras.

- Lamento haber molestado... es solo que pensé que tendría hambre... y que quizá resultase incómodo comer mientras usted... bien, sin que usted coma - Si algo había intuído de la figura con la que compartía mesa era que sería mejor ser directo con ella. No parecía querer demasiado tiempo y esfuerzo en formalidades y charla insulsa.

Sus gestos ya hacían ver que la etiqueta no era el fuerte de la mujer. Tratando de observar sin que se notase demasiado vió como se 'Acomodaba', por buscar una palabra hermosa... ¿Pero quién era él para juzgarla? Y mucho menos por algo tan insignificante. De pronto ella volvió a hablar. Si antes habría dudado de su edad ahora quedaba bastante claro que no era una huérfana, pues se incluía a sí misma en la categoría de 'Adultos'.

- Para ser sincero en un principio no me percaté de su presencia - Comenzó a hablar - Si la molesto podría levantarme... - Aunque desde luego no tení tal intención en mente, tan solo era una de esas cosas que se lanzaban al vuelo, quizá por quedar bien - Aunque tampoco hay muchos sitios libres - Añadió al darse cuenta de que esa mujer podría sencillamente pedirle que se levantase.

Emriel permaneció un poco a la espera, sin atreverse a probar aún su sopa. En parte por el aspecto de la comida, pero sobre todo para saber su reacción.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Vie Mayo 03, 2013 7:24 pm

Sin molestarse en ocultarlo, la muchacha bostezo claramente al oírlo hablar. Era un niño ¿Acaso no debería ser más... feliz? o algo parecido, los niños que estaban en la cafetería parecían haber sido inyectados directamente con azúcar o alguna droga parecida porque parecían ser monstruos caóticos y miserables, imagen que a la mujer le parecía encantadora pero se rehusaba a mostrarlo por medio de cualquier gesto facial.

-No me digas "usted", niño, es irritante. Soy tu profesor de Educación física... no debes decirme "usted"-

Sacó la lengua a un costado, haciendo gesto de rechazo a la sola idea de ser tratado así por un menor que, probablemente, no sea nada bueno cuando creciera. Aunque según lo poco que sabe del lugar, hay algo extraño con el factor de crecimiento en los niños. A ella no le agradaba que los niños, especialmente varones, le trataran como un mayor más, ellos debían temer, debían sentir pavor. No porque ella quisiera darlo, sino porque toda la vida fue así, ella da terror a cada paso, tanto a hombres como a mujeres, ella es una criatura inmunda y los seres pequeños deben temerle. La ausencia de repulsión era otro factor. No hace mucho había visto a un niño seguirla como perrito pateado, parecía un factor común en esta nueva generación en el orfanato.

Cuando el joven aceptó, o más bien ofreció, marcharse, ella miró a las demás mesas, notándolas lejos de estar disponibles. Era también algo que no cambiaba, la horrible organización en los puestos de comida que tenía el orfanato. Pocas sillas, comida repugnante, y ubicaciones pésimas, ademas de mala iluminación. Arqueó una ceja con una sonrisa de costado, dudando de las palabras del niño.

-Si te dijera "vete al demonio ahora mismo" de todas formas no podrías, así que quédate aquí, por alguna razón buscaste la mesa solitaria ¿no? -

Elevó los hombros, quitándole importancia al hecho, la primera acotación de no ser vista era lo más usual que ella oía. Los niños no la veían cuando estaba en los pasillos oscuros, los demás profesores quizás no notaran su presencia siquiera, tampoco era que ella tuviera una gran charla con nadie. Evitaba hablar, pero el niño llamó su atención. ¿Qué sería? Un adolescente tal vez, la edad no le era seguro, no era buena con apariencias.

De reojo miró la sopa del niño, ese líquido de color indeseable y de aroma aún peor. La primera vez que ella había probado esa sopa había sido hacía muchos años atrás y no quería repetir la experiencia. Se limpió la nariz con la manga de su campera y miró a un costado, realmente desinteresada.

-No sé cómo pueden comer eso... es horrible, prefiero mierda antes que esa sopa-

Comentó, mirando como en cada mesa habían niños tomando de ese líquido horrendo. Su voz expresaba disgusto e incertidumbre.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Lun Mayo 06, 2013 1:01 pm

Escuchó amablemente las palabras de la mujer sin poder ocultar algo de sorpresa en su rostro. Era la primera vez que el recordase que un adulto no quería ser tratado del modo formal con el que debía ser tratado. Sin duda se le haría difícil tutear a la mujer, sobre todo siendo profesora, más no quería ofenderla y por tanto atendería a sus deseos.

Quizá fuese acorde a su personalidad, no parecía una mujer dentro de "Lo común". Sus gestod, movimientos... todo parecía contradecir la lógica que desde siempre le habían inculcado. No era como si él fuese un aférrimo defensor de la etiqueta, pero siempre trataba de mantener un mínimo de buenos modales. Ella en cambio no parecía para nada querer controlar sus impulsos. Rascar su cabeza bajo la capucha, bostezar ante la gente, sus expresiones faciales... ¿Ne eran además las mujeres quienes más cuidado debían tener con el decoro? Como resultado Emriel se sentía algo incómodo. No sabía como actuar ante alguien así, por el momento trataba de ignorar tales actos.

Del mismo modo hizo caso omiso a la pregunta implícita en sus palabras. Sí, por algo había buscado la mesa solitaria y es porque él mismo se sentía un tanto solitario, pero no le apetecía hablar de elo, mucho menos con su profesora.

Finalmente cuando ella dió su beneplácito comenzó a toar de la sopa. Apenas si había comenzado cuando soltó aquella escatológica frase.

-No sé cómo pueden comer eso... es horrible, prefiero mierda antes que esa sopa-

La imágen que recorrió su mente en esos momentos no fue nada agradable. Pero no dejaría que ello interrumpiese su comida. Tras una breve pausa habló de nuevo.

- No está tan mal. He comido cosas peores y debe ser difícil alimentar con poco a tanta gente - Mientras pronunciaba miró brevemente en derredor cerciorándose de la gran cantidad de huérfanos que parecía haber - Además, estoy seguro de que la cocinera lo prepara con la mejor de las intenciones - No estaba seguro de que fuese una cocinera, pero se le antojó tal hecho pues el puesto de cocinero solía ser ocupado por mujeres.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Mayo 07, 2013 11:25 am

Miró de reojo al niño a su lado, o joven, o algo así. A ella no le interesaba mucho cerciorarse de que fuese niño o más grande, mucho menos le importaba saber demasiado de él, pero algunos datos estaba destrabando de la larga fila de gestos que el joven parecía incorporar a su rostro o cuerpo en determinados momentos de la conversación. No fue algo que no notó aquella sorpresa al no querer ella ser llamada con el título de "usted". Ella no conocía dicho título y aunque apuntaba a que se le respetara, ella buscaba respeto a través del miedo, pero era día de pudding, si no se comportaba, no tendría postre.

En un suspiro, las palabras del niño le recordaron otras ya escuchadas. Ella estaba una vez, en su infancia, sentada en aquella misma mesa, rodeada de otros niños, el lugar estaba lleno de pequeños infantes sin padres, y la comida escaseaba. Normalmente ella no comía demasiado pero en esa ocasión había pasado dos días enteros sin comer y decidió tomar esa sopa inmunda. No fue su mejor idea, y descubrió con cierto recelo algunos de los ingredientes... pero no se los diría al niño a su lado, no vaya a ser que se le arruinara el apetito.

Volviendo al presente en su mente, ella arqueó una ceja al escuchar la defensa del menor. Sonrió con cierto tono cínico a tal argumento. El comentario de la cocinera también atrajo su atención. ¿Será la misma que había cuando ella estaba internada allí? No, ya debería estar muerta esa mujer, o por lo menos con muchas enfermedades arriba.

-Si has comido cosas peores, no me gustaría preguntar por donde mierda anduviste, niño-

Comentó ácidamente. No era sutil y jamás lo sería, sus palabras eran claras: si comió algo peor que esa sopa, ese algo era la cosa más inmunda del mundo. Incluso mierda o un cadáver descompuesto le sonaban más apetecibles, y no era como que ella nunca hubiera probado ninguno de los anteriores. En las calles uno pasa hambre y debe sobrevivir con lo que encuentra. En algún momento de seguro ella habría peleado con un perro sarnoso por un pedazo de carne o algo así. Eso le enseñó a no ser exigente con la comida, pero en el caso de la sopa... ella no soportaba esa sopa del orfanato.

-Y yo no estaría tan seguro de las intenciones de quien cocina... este lugar está lleno de peligros, niño, ya deberías saberlo. No confíes ni en los adultos-

Susurró lentamente. Estaba claro que también le implicaba que no confiara en ella, ni ella confiaba en sí misma, no confiaba en los niños ni en los adultos, solo en sus jefes, en la única razón por la cual ella estaba ahí. El resto... era insignificante.

-¿Qué edad tienes? ¿En qué año naciste, pequeña criatura?-

Preguntó de la nada, con la misma expresión aburrida con la que antes había visto el resto del lugar. Sus ojos rojos voltearon lentamente en dirección al niño y sus párpados no se movieron, no parpadeaba y las orbes enormes que ya eran de por sí sus ojos, se intensificaron en mirarlo a él. Ladeó levemente la cabeza a un costado, esperando que su respuesta fuese resuelta. Estaba consiente de muchos cambios en las épocas de los niños y los adultos, pero por su aspecto no podía precisar tiempo, o quizás si, pero lo tendría que pensar. Era más fácil no pensar demasiado.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Miér Mayo 08, 2013 1:09 pm

Por dónde había estado... tan solo la pregunta despertaba recuerdos en su interior, pero no era necesario perderse en ellos, mucho menos apropiado cuando alguien estaba cerca de él. Cada palabra de la mujer parecía especialmente cargada de bilis, quizá no pretendiese hacer ningún daño con ellas pero el chico no podía más que comenzar a preguntarse si no estaría tratando de incomodarlo adrede.

Tras su comentario Emriel tomó otra cucharada del líquido, como para cerciorarse de lo que sus recuerdos le susurraban. A pesar de que en un inicio no le había parecido especialmente desagradable en esta ocasión tuvo que hacer acopio de fuerzas para evitar una arcada. Dejando la cuchara en el interior del plato, no queriendo ni siquiera echar una última mirada temeroso de descubrir qué eran los pequeños trozos que flotaban libremente en esa agua sucia el chico escuchó cortésmente lo que su profesora aún tenía que decirle tras intentar convencerla (Y por qué no decirlo, convencerse a sí mismo de paso) de las buenas intenciones de los trabajadores del lugar.

Era peculiar que alguien le instase a desconfiar de los adultos. Irónico que esa persona fuese ademmás una adulta. Enarcó una ceja mientras le hablaba en un susurro que brindaba de un especial eco siniestro aquellas palabras, como si ocultasen un oscuro y frío mensaje en su interior. ¿Sabría ella algo fuera de lo común? ¿Se lo decía con alguna intención en concreto? ¿Estaría relacionado el comentario con la sopa o sencillamente quería asustarlo? Su desarrollada imaginación aún un tanto infantil le estaba con toda seguridad jugando una mala pasada, intentando unir cabos que en realidad no existían, pero desde luego consiguió apagar su apetito.

De repente y sin venir a cuento le cuestionó sobre su edad. Sin plantearse demasiado el por qué de semejante cambio de tema el chico se mostró aliviado de que desviase el tema de la conversación lejos de su ahora un tanto revuelto estómago.

- Tengo 16 años señorita... - Su frase quedó inconclusa al recordar que no sabía el nombre de su interlocutora - Pero que falta la mía... Creo que en realidad no me he presentado debidamente, soy Emriel Velour, tengo 16 años - Por supuesto, para cualquier persona tal acto implicaría una respuesta similar por parte del otro pero, ¿Sería también así para la enigmática profesora? Aunque tentado de preguntarle directamente su nombre Emriel decidió que fuese ella quien se presentase si así lo estimaba oportuno.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Vie Mayo 10, 2013 12:22 pm

Con una leve mirada al menor, la mujer sabía que sus palabras habían logrado apaciguar cualquier ansía de comer que el niño pudiese haber tenido. Era para su bien, si conseguía algo de pan en vez de esa espantosa sopa, luego se lo agradecería. Mejor pasar el día sin comer que llegar a sufrir por aquél líquido contaminado.

Igualmente la mente del menor parecía estar llena en casi su totalidad, de pensamientos que a Astrid se le escapaban de su conocimiento. ¿sus palabras habían causado tanto efecto en el menor? la mayor dudaba de ello, después de todo, sus palabras no eran más que susurros al aire. Ella siempre estaba dispuesta a dar un consejo siempre y cuando tuviera una ganancia. El niño, aunque aún sin confirmar, podía llegarle a ser útil en un futuro. Uno de esos peones que es capaz de usarse como sacrifico con tal de proteger a la Reina... si, la Reina, a Astrid no le interesaba el Rey, el Peón o el caballo... solo la Reina.

Su ojo tuvo un pequeño tic nerviosa al escuchar la palabra "señorita", y un leve gruñido disgustado hizo eco desde su garganta hasta el exterior. Cerró los ojos y tomó aire, como preparándose para la próxima regañada.

-¿Estas ebrio o qué? ¿Me ves cara de mujer? Soy tu profesor, niño. Profesor. No soy ninguna tía que ande por ahí, pendejo-

Ciertamente la costumbre le ganaba a la realidad, a Astrid se le hacía ya muy difícil, luego de 10 años mintiendo, tomar en cuenta que, en efecto, era mujer, pero su papel era masculino casi en su totalidad y no dejaría que ningún niño o niña le dijese lo contrario. Era claro que su rostro no era del todo varonil y su cuerpo estaba siempre tan cubierto de capas de ropa que difícilmente se podía notar algún rasgo de su figura, pero la verdad era que su apariencia a simple vista notaba la de un muchacho joven mas que la de una "damita" .

Se limpió la nariz con la manga de su buzo y gruñó más despacio. Miró al niño de reojo en una mezcla de recelo y disgusto, para luego contar mentalmente hasta cinco. "Uno... Dos.... Tres.... Cuatro... Cinco..." pensaba, cerrando los ojos y masajeándose la frente lentamente con la yema de los dedos de la mano izquierda.

-Ritter... Profesor Ritter o llanamente Ritter puedes llamarme a mi, con ese nombre podrás referirte a mi persona pero jamás digas "señorita", es molesto-

Con los ojos cerrados suspiró y los volvió a abrir al terminar de hablar. La molestia aún seguía en su cuerpo pero se fundía lentamente y se desvanecía, o por lo menos trataba de hacerlo. Nada era más fácil de hacer que fastidiar a una mujer con tan poca paciencia como la que ella tenía.

-Vayamos al grano, niño... si tienes información interesante... yo podría tener algo que te sea útil también... ¿Qué tal un trueque? -

Bajó el tono de su voz para no ser oída por terceros y miró de reojo al niño con cierta confidencialidad que esperaba que se notara como tácita en el "contrato" con ella. A eso se dedicaba ella, especialmente. Busca y captura de información. Para hacer tratos con los niños era sencillo, solo tenía que jugar bien sus cartas y lograr tener algo de interés.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Mayo 10, 2013 12:52 pm

Por un momento su presentación se vió interrumpida. ¿Un hombre? No era posible... ¿No? Desde luego a él le parecía una mujer... aunque quizá estuviese equivocado, ¿Cuantas veces no le habrían gritado niña allá en las calles, confundiendo su fina silueta con la de una jovencita más que con la de un muchacho? Si se había equivocado, tal y como parecía, desde luego era normal que el profesor se enojase. Él mismo se había ofendido más de una vez por la misma causa. Aún así terminó de dar sus señas, no queriendo hacer un mundo de ello, aunque añadió algo - Lo siento, no volverá a ocurrir - mientras su rostro enrojecía ligeramente a la vez que soportaba la reprimenda.

Unos instantes de silencio, esa clase de silencio incómodo que reina cuando alguien comete una falta. Entonces se presentó como Ritter y la conversación no hizo más que crecer en cuanto a inverosimilitud. Información. ¿Información? ¿Que clase de información buscaba? ¿Qué pretendía? De hecho él era más bien el recién llegado, el que debería estar pidiendo información, ¿Por que creería el andrógeno profesor que él sabía algo? Tuvo que hacer acopio de una gran fuerza para evitar doblar las comisuras de sus labios y mantener la calma en su rostro. Un istazo al líquido que reposaba frente a él bastó para que se viesen sustituídas por una mueca de desagrado.

Si algo había parendido en la calle es que hay dos grandes poderes en la vida: El dinero y la información. Si ella creía que él sabía algo era quizá porque verdaderamente sabía algo... aunque no estuviese seguro de el qué. De momento no podía revelar sus cartas, ¿Se tomaría muy a mal que tratase de jugar un poco? Emriel apostó esperando que la suerte le sonriese.

- No me queda muy claro que puede... puedes - corrigió velozmente recordando el trato que disgustaba a Ritter - considerar "interesante" - La última palabra la pronunció con un matíz especial. De ese modo quizá el profesor se viese abocado a desvelar un poco más de lo necesario.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Sáb Mayo 11, 2013 8:44 pm

La mujer arqueó una ceja mirando al más joven. Sonrió ladeando su labio a un costado y se enderezó un poco en su lugar, aunque aún seguía poseyendo esa postura casi encorvada característica de ella. Sus manos seguían en sus bolsillos pero su interés en la conversación se incrementó.

-Oh, si, claro. Espera aquí mismo que te diré absolutamente todo lo que sé sin esperar algo a cambio para que tu sepas exactamente qué cosas son de interés-

Dijo sarcástica la mujer y luego emitió una risa seca, plagada de un tono de burla común, sin preocuparse si el niño era ofendido o no en el proceso. Si él no se quedaba, otro vendría y ocuparía su lugar y tarde o temprano ella obtendría algún beneficio del transcurso de los eventos.

-Desembucha, niño, no es tan difícil. Solo busca en tu libro de memoria algo que tenga un "título" interesante y dime qué características del tema estás dispuesto a revelar-

Aclaró. Por fin sacó las manos de su bolsillo y tomó la cuchara con la que el niño estaba antes ingiriendo sopa. Jugó con ella entre sus dedos, moviéndola entre varios de ellos o haciéndola saltar de una mano a otra, sin siquiera mirar el objeto metálico en el proceso. En alguna ocasión se le escapaba de las manos y la volvía a tomar para continuar su pantomima.

-Cualquier información puede ser interesante si sabes a quién vendérsela. No sé de donde vienes, pero algo debiste haber aprendido... dijiste tener 16 años, ¿no? Uno no vive tanto sin aprender nada-

Para la mujer, 16 años vividos era como haber vivido casi 2/3 de lo que uno podía vivir. Para ella, el niño ya era viejo, oxidado. Alguna información pudo haber recolectado en esos años de existencia.

-Después de todo... ¿qué tan difícil puede ser aprender algo?-

Dijo con voz taciturna de repente, observando la cuchara que ahora dejaba completamente quieta sobre su mano. Una leve pausa en sus acciones y luego volvió a jugar con el objeto. Dejó que el metal frío pasara de mano a otra, sus dedos apresaban al objeto entre ellos y la sacudía suavemente, los ojos de la mujer poco esfuerzo hacían por ver lo que sus manos estaban ejecutando. Por un instante fijó su mirada a lo lejos, al otro lado de la cafetería. Niños felices... era una imagen en algún aspecto dolorosa, en otro aspecto aborrecible, pero por otro aspecto... algo bueno.

Volvió rápidamente su mirada al menor cuando se percató de que se estaba distrayendo con su propia mente. Observó la postura de él, los detalles en su físico, tanto color de ojos como cabello, intentó recordar algo característico de él para poder identificarlo de ahora en más. Poder saber cuando se aproximaba y cuando ejecutaba alguna acción. Pero la inmovilidad del otro, la falta de acción en movimientos, le estaba fastidiando. Por lo menos en eso tenía un detalle que guardarse de él.


† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Lun Mayo 13, 2013 1:03 pm

Un atisbo de sonrisa cruzó el rostro del chico al escuchar a su compañera de mesa. Desde luego no era una mujer fácil de engañar. No necesitaba la posterior explicación, pues tenía bastante claro que ella pretendía sencillamente sacarle lo poco (O mucho) que supiese. Mientras trazaba mentalmente un plan de actuación dejó que ella hablase, y recordando el largo entrenamiento en las frías y desnudas calles de Londres trató de mantener un rostro inexpresivo, no mostrar interes o sorpresa era un gran arma.

Mientras continuaba su monólogo ella cogió de la mesa la cuchara y comenzó jugar con ella. Emriel jamás comprendería como la gente podía mostrar esa falta de temple ante los demás. Para él el arte del diálogo implicaba mantener una actitud fría y serena, reprimir cualquier tipo de impulso físico. Él escuchaba como lo hacían las estatuas: Mirando fijamente sin revelar nada de sí mismas. Contrastaba de un modo brutal con el modo de ser de Ritter. En el breve momento que compartían había estado continuamente moviéndose, rascando, ahora jugando con la cuchara, coomo si fuese incapáz de mantener una postura fría. Por su experiencia creía saber que esa clase de personas inquietas eran las que más odiaban que su interlocutor permaneciese impasible a las palabras.

Una vez terminó de hablar el chico ya tenía una idea de como actuar en su presencia.

- Oh, lo lamento. No quería que sonase como si pretendiera aprovecharme... pero desde luego lo que para mí pueda resultar interesante... quizá no lo sea para vos... tí. Digamos que quería saber que clase de "comprador" serías - Usar sus mismas expresiones podría jugar un poco a su favor - Desde luego tengo algunos conocimientos... quizá pudiese darte clases de piano, pero seguro que eso no te interesa. Así pues, ¿Qué clase de cosas quieres saber? Además, ¿Que tipo de información gano yo? -

Sí, Ritter había captado su atención. Si buscaba información en aquel lugar es porque había algo digno de ser descubierto y él también participaría de ello. Así que lanzó otro ataque tratando de minar la resistencia de su profesor. Si aún así no funcionase quizá debiera probar a soltar prenda... solo la respuesta de Ritter aclararía los próximos pasos a seguir.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Mayo 14, 2013 3:07 pm

La profesora, al escuchar la respuesta del menor, dirigió su mirada al frente, el movimiento de los demás en la cafetería llamaba más su atención que la falta de movimientos del menor. El caos, la devastación, el sonido prolongado de un sofoco, de un grito, un golpe, todo aquello que causase que el medio en el cual estaban se viese inundado de histeria... si, eso buscaban sus ojos, sus oídos.

- No tiene que ser “interesante” la información, solo útil.-

Aclaró al terminar él de hablar. Dejó la cuchara sobre la mesa, cruzó las manos sobre la misma superficie y meditó unos instantes. Miró al frente, el ceño levemente fruncido, sus ojos que normalmente eran dos esferas rojas dilatadas, ahora se mostraban como pequeñas ranuras rojizas en medio de un círculo blanco. Por fin dejó de mover en su totalidad sus dedos, pero dentro de su boca, ella masticaba suavemente la carne dentro de sus mejillas, un colmillo lastimo un poco y tragó de manera sonora aquella saliva con un ligero gusto metálico.

- Las cartas no están sobre la mesa, mocoso. Nombra un título de algo, te diré si me es útil… o mejor aún, es más sencillo que me digas si tu buscas algo en particular… Soy un archivero, niño, si buscas algo probablemente yo lo tengo pero siempre hay que pagar un precio-

Sentenció, en voz ronca para luego limpiarse la nariz con la manga de su buzo y fregarse el ojo levemente con la misma. Cerró los ojos un instante y suspiró. Nada. Ningún gesto del menor podía ayudarle a saber qué pensaba o qué podía tener que fuera de interés, pero él continuó el juego y sin duda si no tenía algo útil para ella, no conseguiría sacarle información, pero si en cambio, tenía algo que fuese de mediano valor, algo con el mismo valor ella debería darle.

La mujer podía haber sido acusada de hipócrita muchas veces, de perezosa o violenta, pero jamás de mentirosa en ese tema. La información era sacra a su parecer y lo que no tenía ella de intelecto, lo tenía en astucia, o por lo menos eso quería pensar. Con algo debía mantener su autoestima en algún momento.

Antes de poder continuar con el interrogatorio al menor, se escuchó el ruido de niños presurosos, caminando o corriendo, a la fila de comida. Miró de reojo al menor y suspiró. La hora del postre era la mejor hora y tomando en cuenta de que usualmente no había postres en el orfanato, de seguro era una novedad gustosa para sus residentes. Ella la única cosa que no le gustaba del asunto era que era adulto, y debía esperar a que los niños comieran, y si sobraba pudding , podría comerlo… o robarlo si eso era necesario.

-Puedes ir a buscar tu postre, niño. Al parecer ya lo están sirviendo. Nuestro negocio puede esperar, no pretendo arruinar tu almuerzo… si no tienes energía, luego no durarás ni un segundo en mi clase.-

Sonrió con dejo maligno en sus facciones, nada le entusiasmaba más que ser la profesora de educación física, donde con todo placer podía infundir la mayor de las torturas a los menores varones, porque las niñas no podían tomar sus clases, pero los varones si, y ella disfrutaba ver como llegaban cansados y agotados, casi con ganas de vomitar de tanto esfuerzo físico. Ella no podía evitar desear que ya fuese turno de su clase… Y se cruzó de brazos sobre la mesa, mirando como niños ya felices comenzaban a comer su postre y otros que aún estaban esperando por el suyo.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Jue Mayo 16, 2013 12:28 pm

En circunstancias normales no le habría prestado atención al postre. La conversación le cautivaba. Pero ahora su estómago rugía. La falta de sopa, aunque fuese quizá sana, no resultaba para nada conveniente.

- Si me disculpa - Murmuró, como en un acto reflejo mientras abandonaba temporalmente la mesa para tomar un lugar en la cola. Puede que no fuese lo más apropiado, pero resultaría conveniente abandonar la presencia de tan extraño profesor durante unos instantes.

¿Qué podría saber él que le resultase "útil" a Astrid? Por alguna extraña razón estaba deseando conocer alguno de los secretos de Rose Garden. Uno solo de los misterios que envolvían aquel extraño caserón. Desde que había llegado hacía... ¿Cuanto? Siempre que trataba de pensarlo le resultaba difícil. Al final conseguía ubicar una fecha en su mente, pero le costaba algunas horas y no había tiempo que perder. Desde que entró en el lugar todo parecía distinto a cuanto había vivido. Si ese hombre sabía algo él tenía que descubrir el qué.

Mientras ponderaba sobre sus propios conocimientos Emriel tomó un luga tras el resto de internos. La cola avanzaba lentamente mientras cada uno recibía su añorado postre, su extraño Pudding, una masa informe que en otro tiempo le hubiese causado reparo acercarse pero que tras toda su desgracia le pareció ambrosía.

Poco a poco le llegó su turno a él. Le agradó comprobar que aún quedaba suficiente. Tras tomar su ración, tal y coo hizo el resto, regresó lentamente a la mesa que ocupaba junto a su profesor. ¿No resultaría extraño a ojos de los demás niños? Al fin y al cabo nadie más se había sentado en el lugar. Alejando de sí tales pensaientos volvió a sentarse. Una vez ocupó su lugar comenzó a probar la masa que conformaba su postre. No era alta cocina, eso estaba claro, pero el sabor dulce resultaba agradable para variar.

Antes de volver a hablar se decidió a emplear otra vía. Él no estaba seguro de poder ofrecer algo, pero de poder debía asegurarse de que Astrid pudiese darle algo que le interesase. Tomó otra cucharada de su postre.

- La verdad es que no tengo demasiado claro qué preguntar, señor Ritter - Comenzó a hablar - Quizá no necesite sus servicios despues de todo. A menos que... - Hizo una pausa dramática, ¿Podría llegar a funcionar? - ¿Estaría dispuesto a decirme quién, de ente todos los profesores, guarda el mayor secreto? - Ni tan siquiera estaba seguro de que existiese algo como "el mayor secreto" o de si valdría la pena. Pero valía la pena intentarlo.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Sáb Mayo 18, 2013 12:57 pm

Mientras el menor iba en busca de su postre, la mujer tomó el tiempo necesario para no hacer demasiado con su línea de pensamiento, indudablemente había conseguido alguna información del otro, a pesar que sea solo en cuanto a la actitud misma del menor, pero no era algo que podía considerarse demasiado útil realmente, por lo menos no para ella de todas formas. Aunque si en algún momento alguien quisiera saber algo de él, podría darle esa información pero lo que obtuvo no era algo que nadie pudiera ver. Los secretos son aquello que alimentan los intercambios de información y ella tenía secretos y él también los tenía, a menos que jugara con cartas invisibles, lo cual ella esperaba que no, mancharse las manos de sangre no era algo que planeaba hacer ahora en el orfanato.

Se recostó en la mesa, cruzando sus brazos en forma de almohada para su comodidad. Su estómago rugía porque tenía hambre pero solo ella podía escucharlo, al igual que solo ella podía ignorarlo realmente. No era la primera vez que tenía hambre, incluso dentro del recinto protector de menores. Podía oler en el aire la esencia de vainilla de los postres, cerraba sus ojos disfrutando del aroma tan dulzón y cálido del pudding, era un disfrute que envidiaba que los niños tuvieran en privilegio poder comerlo, era injusto pero los niños son los que debían comer y pudding había solo una vez al mes.

El menor volvió con su postre y ella abrió un ojo solo para observarlo, luego ignoró su presencia cerrando los ojos otra vez y culminando con un suspiro, para luego sentarse "correctamente" en el asiento otra vez.

Al escuchar al menor hablar, ella no pudo evitar sonreía sutilmente ante la ingenuidad del otro. ¿De verdad estaba tratando de hacer negocios con un niño así? Si, tenia que admitir que un poco de astucia el menor tenía, no había sido tan torpe como otros que había conocido, sin duda algo en común tenían aunque ella le superaba en tiempo de experiencia.

-¿De verdad me estas preguntando eso? Mocoso, si lo hubiera, ese profesor no existiría. ¿Nunca escuchaste que un secreto puede ser compartido por 3 personas... solo si dos están muertas? Si lo que buscas es una ventaja en información, no la vas a obtener fácilmente, niño. ¿Quieres saber secretos? Eso es sencillo si sabes donde buscar... pero primero, si voy a darte información sobre algún secreto de este lugar ... debería saber qué sabes tu, hum... emriel ¿no? -

No solía llamar a los niños por su nombre, jamás, los nombres asumen un vínculo, los vínculos son debilidades y las debilidades son explotables por terceros. Ella no deseaba tener debilidades pero asumiendo que el menor sería próximamente un hombre, la mujer no se preocupaba mucho por su existencia de todas formas. Los varones allí le eran de poca importancia, tanto niños como adultos, si algo le pasaba a él por vincularse a ella, la verdad era que a ella no podía importarle menos, pero ya que estaban hablando de información, lo mejor era darle confianza a su interlocutor. No era una táctica que siempre servía, pero era a veces útil su uso.

Hecho una ojeada al lugar rápidamente otra vez, los niños seguían en fila, lo cual le molestaba, así nunca tendría ella su postre, pero ni modo, tendría que robar uno de la cocina más tarde. Si ella supiera hacerlo... pero nunca aprendió a cocinar, esa clase era un desastre para ella, terminaba asustando a la profesora con cosas amorfas con sabor indeterminado.

Se cruzó de brazos y volvió su atención al niño, esperando su respuesta. Si quería ofrecerle algo, debía saber qué sabía él exactamente. De seguro sabía cosas que ella ya sabía, por lo menos en referencia al lugar, pero ella no podía echar todas sus cartas sobre la mesa a ciegas.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Mar Mayo 21, 2013 1:59 pm

El juego intelectual hubiese resultado infinitamente más interesante si él hubiese sabido algo de verdad. ¿Qué podría decirle a Ritter que no supiese ya? Estaba claro que llevaba allí más tiempo que él, que sabía mil artimañas más que él y que jamás caería en uno de sus trucos.

A pesar de encontrarse algo frustado ante la aplastante realidad no dejó que ésto se reflejase en su rostro. No debía dejarse ver vencido y sería capaz de no derramar una lágrima más aunque se encontrara en las profundidades del infierno. Al menos a él le gustaba pensar así. No, no se rendiría. ¿Qué había dicho Ritter?

Mocoso, si lo hubiera, ese profesor no existiría. ¿Nunca escuchaste que un secreto puede ser compartido por 3 personas... solo si dos están muertas?

Bien, no podía culpar a Ritter por dar semejante respuesta a una pregunta tan vaga como la suya, ¿O qué había esperado? Tan solo podía pensar que se había reído de su ingenuidad. Y no lo culpaba, apostó y perdió. Peri Ritter continuó hablando.

Si lo que buscas es una ventaja en información, no la vas a obtener fácilmente, niño. ¿Quieres saber secretos? Eso es sencillo si sabes donde buscar... pero primero, si voy a darte información sobre algún secreto de este lugar ... debería saber qué sabes tu

Algo sí que llamó su atención. Hasta ahora él solo había pensado en personas... pero el profesor dijo algo 'Si voy a darte información sobre algún secreto de este LUGAR'. ¿Era quizá más importante tener información sobre el LUGAR que sobre la GENTE? ¿Si nó por qué no decir sencillamente 'Si voy a darte información sobre alguien, o sobre el secreto de alguien'? ¿O era solo una forma de hablar y donde dijo lugar cabía persona? No, de momento tomaría cada palabra y la analizaría tal y como si su interlocutor la posicionase especialmente. Emriel adoraba las palabras, revelaban tanto. Era fascinante para él ver como todo cuanto existía, todo lo habido tenía una palabra que lo definía, ¿No es esa auténtica magia? Mucho más cierta que las ilusiones que magos y prestidigitadores son capaces de obrar.

De momento trabajaría sobre eso: Lo importante de Rose Garden no eran los profesores u otros niños, era Rose Garden en sí mismo. Al pensar en esto no pudo evitar que una media sonrisa se dibujase en su rostro.

- La verdad profesor Ritter - Comenzó a hablar tras tomar un par de cucharadas más de su pudding - Creo que no le.. te seré de tanta utilidad como tú podrías ser para mí - Con una pausa para tomar otra cucharada del postre y tras limpiar sus labios con un jirón de tela caído hacía algún tiempo de su camisa prosiguió - Solo soy una rata callejera que al ser atrapada en hurto fue enviada a un orfanato a través de las autoridades competentes. Practicamente acabo de llegar y aún me estoy familiarizando con el... lugar - Saboreó la última palabra como si fuese algún tipo de siniestra victoria - Sin embargo creo que me interesará hablar con ust... contigo una vez adquiera algo para pagar por sus servicios - Emriel permaneció a la espera de una respuesta, pero su rostro hablaba claro. Ya todo estaba dicho por parte del muchacho.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro
avatar

Astrid Ritter

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 23

Mensajes : 47

Botones : 73

Puntos de Favor : 4

Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Astrid Ritter el Miér Mayo 22, 2013 9:18 pm

Alzó una ceja a la extraña expresión facial del menor, notándose ella ciertamente un poco perturbada por aquello. Durante toda la conversación, el más pequeño se mantuvo calmo, sin moderar su voz demasiado y sin dar un solo cambio de expresión notorio. Si, ella o había dicho algo que produjo esa extraña mueca, o el niño había encontrado algo tan deleitable como lo es un pescado para un gato hambriento.

-Mírate tu, niño, sonriente como el gato que cazó al canario... medianamente aunque sea-

Mencionó sin darle mayor trascendencia verbal expuesta, y mejorando su máscara de no darle importancia al menor, no más de la que le era meritoria. Cruzó los brazos y meditó las palabras del menor por un corto periodo de tiempo, no dando demasiadas vueltas al asunto.

-Si acabas de llegar... tienes más información de lo que crees, mocoso...-

Se levantó de la silla y sacudió sus manos en la tela de su abrigo gris. Volteó la mirada a la fila que ya estaba desapareciendo, alegrando un poco más el ánimo de la mujer que ansiaba comer su postre. De nuevo, volteo sus ojos al otro niño.

-Cuando tengas algo interesante, yo sabré donde buscarte-

Afirmó, se rascó la cabeza sobre la capucha y esta se cayó, la volvió a colocar sobre sus cabellos grasos y opacos. Suspiró una última vez y lanzó una mirada al recinto en general.

-Ya que vienes del mismo lugar que yo, te daré una recomendación gratis... Cuídate de todo y de todos... aquí todo es una reverenda mierda, niño... pero supongo que sabrás en quienes confiar y en quienes no. No te digo que confíes en mi tampoco, haz lo que se te plazca pero luego no deberás quejarte-

Y rió suavemente, entrecortándose con un poco de tos y luego volteó en dirección a la fila. Con un saludo, agitando muy levemente su mano en dirección al menor, la mayor fue al puesto de la cafetería a buscar un pudding. Si el niño no tenía más información, a ella no le interesaba hablar más con él. Pero algo nuevo tenía en manos, el menor le sería de utilidad... en un futuro.

† - † - † - †

avatar

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen
Edad : 16

Mensajes : 90

Botones : 86

Puntos de Favor : 6

Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Mayo 24, 2013 7:20 am

Le seguía molestando que insistiese en su conocimiento... ¿Qué se le estaba escapando? ¿Como podía estar escapándosele algo? O quizá el profesor solo hablaba con ánimo de dejarle confuso. Cuando Ritter se levantó le hizo un último comentario. Un regalo, o al menos así lo atesoraría pues quedaba claro que para cualquier otra conversación el menor debería responder con un dato de igual interés para el extraño adulto.

Se dispidió del adulto como correspondía, olvidando hasta que era ya demasiado tarde que a él no le gustaba ser tratado de un modo cortés... sería difícil hablar cuando tendría que medir sus palabras en ese sentido. La costumbre podía de momento mucho más que los deseos de su profesor.

Había sido un agradable y fugaz encuentro. A pesar de que Ritter insistía en no ser, al igual que el resto de personas del orfanato, digno de confianza esto no hacía más que afirmar los pensamientos de Emriel. Se puede confiar en quienes dicen esas cosas, pues al menos no te apuñalarán por la espalda. En caso de desear hacerte daño lo harán de frente.

Finalmente terminó su pudding, no sin echar un par de miradas más de soslayo hacia el extraño adulto, y limpiando de nuevo sus labios con el pequeño recorte de tela de lo que antaño había sido el puño de su camisa se levantó para marcharse.


--> Emriel sale de escena <--

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Contenido patrocinado
Carga
Mensajes
Empleo
Botones
Puntos de Favor
Imagen

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: Pudding [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Temas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.