Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Trama 1: El Despertar (Prólogo)
Lun Nov 24, 2014 10:56 pm por Neru-kun

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Reglas Generales de Rol
Jue Feb 13, 2014 10:50 pm por Félix Chivalrous

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Busqueda de Aristocratas
Sáb Feb 01, 2014 1:48 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Sistema de Combate -Marcha Blanca-
Vie Ene 10, 2014 6:39 pm por Alice Baskerville

» En busca de respuestas [Priv. Astrid]
Vie Ene 03, 2014 3:51 pm por Astrid Ritter

» Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]
Vie Ene 03, 2014 3:27 pm por Astrid Ritter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Vie Oct 28, 2016 4:41 pm.
FOROS ÉLITE
Hermes RolParallel Hearts {PH Rol}Pandora: Shin Seiki

En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mediodía En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Ago 09, 2013 6:47 am

Apenas había comido ese día. El propio ambiente del lugar parecía obrar un extrao efecto en el muchacho. Ahora llevaba ya varios minutos detenido enfrente de la puerta de la biblioteca. ¿Qué le había llevado allí? Eso era algo más difícil de determinar. Quería averiguar tanto como pudiese del orfanato... o tanto cómo le permitiesen, y, ¿Qué lugar mejor para recabar información que la biblioteca?

Así fue como decidió acudir aquella tarde al lugar, pero ahora algo le atenazaba los miembros. ¿Miedo? No querría admitirlo pero era lo más probable. Aún recordaba la voz de la chica que encontrase en el lugar en días anteriores. Aún podía verla y el frío sudor perlaba su rostro haciendo que se estremeciese al pararse frente a la estancia. En cierto modo esperaba volver a oir una voz en el interior... una voz que leyese en voz alta, pero eso no ocurría. Y parecía que no fuese a ocurrir.

Los minutos pasaban y el chico aún no se decidía a entrar "¡Ni que fueses un crío!" rezaba su propia voz interior
"¿Cómo vas a temerle? ¡Adelántate y entra! ¡Sólo es una estúpida biblioteca!"
pero no era tan sencillo. A pesar de que lo deseaba parecía que sus manos y pies se negaban a responderle. Inspiró profundamente y dejó escapar el aire despacio. A este paso anochecería antes de que se decidiese ha actuar.

No se lo ocurrió pensar en ell ridículo que haría para cualquiera que lo viese, allí parado en la galería, frente a la puerta de la biblioteca y sin atreverse a dar un paso. Podía sentir el cabello pegado a su rostro por el sudor, dese luego na tenía su mejor aspecto...

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Lun Ago 12, 2013 12:20 pm

Astrid no era una persona que le gustase levantarse temprano, no, no lo era, sus horarios eran lo más dispares como le fuese posible hacerlos, le gustaba hacer lo que quisiera en el momento que deseaba, a menos que fuera en contra a una orden de la princesa o el príncipe, pero dentro de su pequeña dosis de libre albedrío, le gustaba elegir que hacer y esa mañana, Astrid no se había despertado del todo, sus ojos se notaban más cansados que de costumbre y sin ninguna razón en particular, si bien continuaban viéndose enormes pozos blancos con una raya roja en el medio, sus ojeras y sus parpados caídos le denotaban un aire más distraído que de costumbre.

Ella no había desayunado, no había consumido alimentos desde la tarde del día anterior y realmente no sentía hambre, solo sueño y como acostumbraba muy a menudo, ahora estaba en busca de un lugar placentero para descansar sin que sus "alumnos" le estuviesen molestando. En su búsqueda había llegado al segundo piso del edificio, pocas veces buscaba estar en ese piso, no tenía razones para estarlo, aunque menos razones tenía para estar en el tercer piso, pero eso no era de importancia ahora mismo.

Por su búsqueda de un lugar donde dormir y esquivar sus deberes oficiales como parte del profesorado, Astrid encontró una figura que se le hacía familiar. Miró como un chico estaba frente a la puerta de la biblioteca, sin entrar. Frunció el ceño, a ella no le gustaba la biblioteca porque era demasiado callado, demasiado silencioso, carecía del caos divertido que pudiese haber en cualquier otra habitación. Pero en un segundo vistazo se percató de que conocía al niño que estaba allí.

En un principio no pensaba acercarse, pero cedió al impulso de su curiosidad sana. Caminó unos cuantos pasos, en completo silencio, con un sigilo que había entrenado en tantos años robando por las calles, y se quedó parada junto al menor, mirando la puerta de la biblioteca.

-Si... es una puerta ¿Necesitas ayuda para abrirla o qué?-

Sonrió de costado, el niño ya había tenido el infortunio de haber compartido una charla con ella antes, aunque la vez anterior él fue el primero en hablar, hoy era su turno. Una mirada más cercana del rostro del menor le hizo elevar una ceja, pero se contuvo de preguntar nada por unos instantes.

-Escúpelo... ¿Qué mierda te pasa con esta habitación?-

Reconocía la mirada, la reconocía bien, muchos niños la habían tenido antes y su memoria grababa esos rostros...

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Mar Ago 13, 2013 5:05 am

Emriel fue sacado de su estupor repentinamente por una mordaz lengua. ¿Quién le habría hablado? Al girarse hacia su interlocutor recordó haberlo visto antes. ¿No era el profesor Ritter? Y al parecer seguía esa fea costumbre de hablar... sin el decoro adecuado, por decirlo de algún modo.

Para desgracia del muchacho su rostro era en aquel momento un libro abierto. El inicial saludo del profesor, que seguramente tan solo iba dirigido a burlarse del menor, tomó un matíz más importante.

Astrid Ritter escribió:-Si... es una puerta ¿Necesitas ayuda para abrirla o qué?-
-Escúpelo... ¿Qué mierda te pasa con esta habitación?-
¿Cómo iba a decirle lo que le ocurría con ella? No es como si el profesor fuese a entenderlo. Ni tan siquiera él lo entendía... pero... Recordó su anterior conversación. ¿Acaso no comerciaba Ritter con información? ¿Qué importaba que no le creyese? Tenía una buena historia que contarle... y quizá le resultase de utilidad.

Su gesto de perplejidad y desasosiego se recompuso rápidamente, adoptando la expresión serena que solía poseer. Quizá la vez anterior tan solo había fongido conocer muchas cosas acerca del orfanato... quizá había exagerado su inteligencia. Pero podía ser que no. ¿Qué mal había en tratar de conseguir ayuda? Además, de entre los adultos Ritter era, seguramente, el que más se asemejaba a los niños. No solo su aparaiencia en cierto modo juvenil. Sus formas, de hablar y de comportarse, eran mucho más semejantes a la del resto de huérfanos que a la de los profesores. Recordaba el extraño comportamiento de Charles, su... excentricidad. Puede que el profesor Ritter no fuese demasiado educado, formal o "sofisticado". Su conocimiento de la etiqueta quizá era nulo. Pero dentro de lo que cabía era mucho más normal que Charles.

- Disculpe - Oh, vaya. Según recordaba a Ritter no le gustabaan los formalismos. Debería esforzarse para hablar de modo más coloquial - La verdad es que tuve una extraña experiencia allí dentro - Sin saber por qué bajaba la voz hasta convertirla casi en un susurro.

Hizo una pausa mientras ordenaba sus pensamientos. ¿Sería buena idea comentarle algo de lo ocurrido? Aún en el caso de que no lo tomasen por loco quizá la chica a la que conoció se enfadase... ¿Debía investigar? ¿Le estaba permitido? Debería andar con cuidado. Pero incluso con sus dudas y miedos de repente la persona ante él parecía la indicada para arrojar algo de luz al asunto. Estaba dispuesto a asumir cualquier castigo impuesto por el exterior para saciar su curiosidad.

- Quizá me pueda ayudar con algo... entonces le contaré mi pequeña "aventura" - Expuso finalmente con voz decidida. Su jovial sonrisa volvía a aparecer mientras las nubes de dudas se despejaban ante la posibilidad de adquirir nuevo conocimiento - Pero puede que ne debamos hablar en el pasillo - Añadió al final. Quizá resultaría incómodo tener que callar ante algún adulto o niño que caminase en esa zona. Seguro que dentro de la biblioteca podrían hablar. Después de todo no era tan extraño que un niño hablase algo con un profesor en la biblioteca.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Miér Ago 14, 2013 1:56 pm

Sus gestos cambiaron tan rápido que la mujer tuvo que tomar una segunda mirada en el menor para darse cuenta de ello. Ella era lo suficientemente observadora como para darse cuenta de ello, pero no era lo suficientemente amable como para preguntarle si se encontraba bien o no, aunque tampoco le interesaba realmente.

Su atención fue captada de mejor forma por el inicio de la conversación por parte del más pequeño. ¿Cómo era su nombre? Astrid sabía que se lo había dicho antes... Comenzaba con E, ella estaba segura. Pero al no ver necesidad de llamar al mocoso por su nombre, solo elevó los hombros y lo miró fijamente. Ella se agachó a la altura de él y escuchó el susurro con atención. Alzó una ceja y movió los labios en una sonrisa de lado, un pequeño colmillo ubicado en la encía del lado inferior, se mostró por fuera de su labio y sus ojos se entrecerraron con interés.

- Oh, una experiencia interesante en un mundo lleno de libros y polvo ¿He? ¡Suena como toda una aventura! ¿Te cortaste con una hoja de papel? -

Rió suavemente y se reincorporó, adoptando su normal postura levemente encorvada, pero siendo sin duda más alta que el menor de todas formas. Sacó su mano de su bolsillo y mordió su uña, arrancó parte de la misma y la escupió hacía un costado.

Cuando el menor ofreció contarle al respecto, alzó otra vez la ceja y lo miró en cierta postura burlona, pero enseguida suspiró. Si él fuera una niña o si fuera más pequeño, como de 5 años, quizás la mujer fuera más amable, pero en ese momento solo suspiró resignada.

-Bueno, si es una buena historia, capaz que sigo tu juego por un rato, pendejo... pero una advertencia... -

Se le acercó dos pasos, colocó su mano sobre la cabeza de él sin tocar siquiera un solo cabello.

-Juegas conmigo y eres rata al horno ¿Entendido? -

Y con eso se alejó dos pasos, volteó en un giro de 45º y enfrentó la gran puerta de la biblioteca. Ya pensaba que al entrar se vería rodeada de una tormenta de aburrimiento fatal, pero si el niño era la fuente sonora que le impediría desquiciarse allí dentro, entonces estaba bien por el momento. Abrió la gran puerta y comenzó a ingresar.

-Vamos, mocoso, no tengo todo el día -

Le dijo al menor en voz brusca mientras se mordía el labio inferior levemente con sus colmillos. La verdad, ella tenía todo el día pero no se lo diría a un niño nada más. Últimamente ellos parecían más ocupados que los adultos mismos.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Ago 16, 2013 5:00 am

Cada respuesta de Ritter era peor a la anterior. Se mofaba de él y eso le enfurecía. ¿Con qué derecho cometía tamaña injusticia? Jamás le dió motivos para enfurecerle o molestarle, entonces, ¿Por qué habría de demostrarse tan descortés siempre? Pero no dejaría Emriel que sus emociones aflorasen de un modo salvaje.

Las expresiones de su interlocutor pasaban del sarcasmo y la burla a la incredulidad y el escepticismo, quizá a la resignación de tener que escuchar, como adulto que era, cualesquiera de las fantasías de los huérfanos para cumplir su obligación. Nunca antes se había sentido Emriel tan menospreciado. Era comprensible que el profesor no esperase oir nada del otro mundo, pero no había derecho a tratarlo así. Al fin y al cabo no era tan joven. Sus dieciseis años deberían valerle a Ritter como prueba de que lo que tenía que decir era importante. Él no se dejaría impresionar por algo absurdo como un niño pequeño... O quizá era eso justamente lo que había pasado
"¡No! Sé lo que ví, sé lo que viví, y tengo algo que prueba que todo fue real"
Se repetía a sí mismo. Ritter tenía que creerle, el pequeño pedazo de papel escrito debía significar algo. ¿Por qué si no se lo habrían dado?

En actitud sumisa, sabiendo que era el adulto y no él quien ostentaba el poder allí, Emriel entró en la sala junto a Ritter. El olor del papel viejo y la humendad inundó sus fosas nasales a la vez que el silencio caía como una pesada losa sobre él. Por un instante dirigió una mirada nerviosa hacia la estancia, esperando quizá encontrar a alguien que no debería estar allí. Pero no fue así.

Tomó asiento en una mesa esperando a que Ritter hiciese lo mismo. Mientras lo hacía cabilaba sobre cómo iniciar la narración. No querría contar demasiado, se sentiría un traidor, pero sí lo suficiente como para hallar respuestas. Mientras rebuscaba en su bolsillo el trozo de papel que atesoraba como si de un diamante se tratase y lo ponía encima de la mesa, bien sujeto y tapado con sus manos casi temiendo que se lo robasen, las palabras del adulto resonaban en su mente.

Ritter escribió:-Juegas conmigo y eres rata al horno ¿Entendido? -

¿Y si él era el único que había dado un significado trascendental al encuentro? ¿Y si aquellos números en el papel no significaban nada? ¿Y si el profesor se enfadaba con él por hacerle perder el tiempo? Las preguntas y los escenarios oscuros se agolpaban en su mente. Pero debía intentarlo. Si no se arriesgaba jamás descubriría nada. Si fracasaba podría resistir cualquier castig correspondiente a su osadía... O eso quería creer.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Sáb Ago 17, 2013 2:14 pm

Al entrar al establecimiento de los libros antiguos, Astrid sintió de golpe el aroma a humedad que tanto despreciaba. Frunció el ceño y tapó su nariz poco disimuladamente, y siguió el camino hasta el lugar que el más pequeño había elegido. Miró a todos lados mientras caminaba, con apariencia despreocupada, observando si habría alguien en aquella biblioteca, pero al final, no vio a nadie... lo cual llamaba más su atención por la ausencia que por la presencia. ¿Qué mierda tendrá ese lugar que no había nadie en él?

Levantando levemente los hombros y callando, la mujer omitió pensar en ello y se concentró en que el chico no había hecho nada para mermar las burlas de su parte. Un menor bien adiestrado quizás... ¿O un niño que sabe controlar su ira? Eso era posible en la mente de ella, no cabía la menor duda de que, en su lugar, ella habría golpeado a su ofensor repetidas veces, pero el chico poco hizo, más bien nada, por defenderse.

-Eres callado ¿no? La biblioteca me irrita, así que tendrás que hablar bastante, con efectos sonoros y todo ¡y si hay luces mejor! -

Comentó entre seria y cómica a la vez. Ella prefería dar a conocer ese detalle más de forma burlesca que real. Odiaba el silencio que había en ese lugar y más le valía al menor hacer ruido para que no se desesperara. De lo contrario, no podría soportar mucho tiempo allí y la historia del otro parecía ser prometedor... aunque había gato encerrado, de seguro. O por lo menos ella pensaba aquello.

Al sentarse en el asiento frente al de él, cruzó las piernas sobre la silla, a modo de "indio", cruzó los brazos sobre su pecho, encorvó la espalda hacia adelante, su capucha cubría parte de sus ojos, y lo miró fijamente, expectante.

- Ahora, dime que tienes, niño-

Le declaró con más seriedad, entrecerrando los ojos levemente mientras se inclinaba sutilmente hacía adelante.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Lun Ago 19, 2013 4:49 am

El comportamiento de tan notable adulto continuaba en su línea de excentricidad. Al entrar en la biblioteca no supo si Ritter actuaba de tal modo por burlarse de él o si de veras algo le desagradaba tanto de aquel lugar. Sus palabras le hicieron decantarse por la segunda opción. Era hora, tal coo Ritter decía, de añadir los efectos pertinentes a su charla. Pero no debía hacerlo todo de golpe. Al igual que un mago él mantendría en vilo a su audiencia (O así lo pretendía) hasta poder conseguir la ayuda que buscaba.

Sin una palabra Emriel retiró sus manos del pequeño papel, lo suficiente como para que pudiese ser leído, pero no tanto como para no poder cogerlo en un arrebato. Esperó unos instantes para que el profesor pudiese ver su contenido:

75.02C

En apariencia parecían números sin sentido. Y el hecho de que hubiese una "C" al final resultaba... intrigante. ¿Una cita bíblica? No lo creía, ¿Qué nombre empezaba por C? además, capítulo 75 versículo 2 no parecía muy correcto... No había ningún capítulo 75, quizá en los salmos, de hecho el encontrado (75.02) podía incluso tener relación:
"Al tiempo que señalaré. Yo juzgaré rectamente"
recordaba haber leído. Pero... ¿Qué querría decir la "C"? No. Estaba claro que no se trataba de eso y que necesitaba ayuda. A esas alturas cualquier cosa se le hubiese antojado llena de significado.

- Esto me fue dado por alguien. Una niña a la que jamás habia visto y a la que no he vuelto a ver - Comenzó a hablar Emriel. No parecía haber nadie en la biblioteca así que no bajó demasiado la voz. Después de todo Ritter le dijo que hablase con ruido - Quisiera saber su significado... y entonces te narraré los pormenores del encuentro - No pudo reprimir una ligera sonrisa al decir "pormenores" ya que no podría considerar como tales ni el más mínimo movimiento que transcurrió en ese día.

Era arriesgado, ¿Tendría Ritter alguna idea al respecto? No podía saberlo. Sabedor de que el profesor buscaba algo que llamase su atención se concentró en escrutar su rostro. ¿Sería suficiente? Quizá ahora pensase que todo era una pérdida de tiempo. Aunque de ser así siempre podría probar suerte intentando preguntarle a otra persona, mas por alguna razón el profesor parecía el más indicado.

Emriel se perdió unos segundos analizando sus facciones. Era cierto que poseía una estimable altura y una nada despreciable fuerza física, pero sus rasgos se le seguían antojando delicados. Aunque claro, tampoco Emriel era un gran ejemplo de "rasgos masculinos". Sus facciones suaves y afiladas habían conseguido en el pasado que algún observador descuidado le confundiese con una mujer. Tan solo pudo concluir que los rasgos de su profesor eran un tanto más andrógenos que los suyos propios.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Ago 20, 2013 2:15 pm

Al ver al menor, Astrid ladeó levemente el rostro, viendo con cierto interés el papel que el otro mostraba entre sus manitos. Tenía manos pequeñas, de niño aún... era una suerte para él no ser tan masculino como muchos niños de su edad, sino, Astrid no le hubiera dado ni la hora. Asintió al leer el papel, el otro no parecía querer soltarlo lo suficiente como para ser arrebatado de sus manos, ni ella tenía el interés en sacárselo. Aunque se le decantaba algo familiar aquella escritura.

- ¿Está escrito a mano? -

Preguntó. Obviamente, en lo que escritura respecta, ella era bastante ignorante. Podía a penas leer, pero no escribir realmente, y si veía palabras impresas o escritas a mano, nunca las diferenciaba del todo. Para ella ya era más que suficiente que pudiera leerlas.

El menor dijo lo que deseaba de ella, saber el significado de aquellas palabras. Entonces frunció el ceño y volteó el rostro a un costado, empezando a morder su labio inferior con ganas mientras meditaba en aquello. ¿Qué podría significar? Ella llevaba un tiempo en el orfanato como adulta, pero no recordaba nada que le hiciera pensar en esos números... y como antigua habitante infantil de allí, tampoco le venía mucho a la mente.

Notó que mientras pensaba, el otro inspeccionaba sus facciones, lo miró de reojo entrecerrándolos, en forma de amenaza silenciosa. No gustaba de ser observaba.

-Si te lo dieron aquí... lo mejor sería empezar a investigar aquí ¿no crees?-

Pensó en voz alta, mirando de soslayo al otro mientras intentaba pensar en algún código que se usase dentro del orfanato o algo similar. Cruzó los brazos sobre su pecho y suspiró.

-Este lugar... lleno de libros y eso... ¿no tienen una manera de ordenarlos? Quizás el código tenga que ver con eso pero habría que ver los registros de esta porquería para ver si usan un código similar...-

Astrid no quería admitir por nada en el mundo que no tenía la más mínima idea del real significado, que solo podía hacer conjeturas. Le irritaba de sobremodo la posibilidad de no saber una respuesta y más cuando en cambio a su respuesta podría obtener algo a cambio.

-¿Quién te lo dio? Una niña dijiste... que nunca viste... ¿Cómo era? -

Astrid podía conocer a un buen número de habitantes infantiles dentro del orfanato, si el otro había conocido a una niña, ella podría saber quién era de seguro. Era otra forma de analizar el asunto también. Miró fijamente al menor.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Miér Ago 21, 2013 11:27 am

El adulto parecía examinar el pliego de papel cuando le preguntó. Su color era gris, de un tono bastante oscuro y con finas líneas púrpuras. La caligrafía blanca danzaba con sus delgados trazos sobre el oscuro fondo.

- Eso creo, no parece provenir de ninguna máquina de escribir - Le respondió educadamente.

Mientras meditaba se mordía el labio inferior. Parecía esforzarse de veras. Quizá su petición no le hubiese resultado tan absurda como a él mismo y eso le confortaba. Entonces fijó sus ojos en él, entrecerrados, amenazantes. Volvió Emriel rápidamente la vista al escritorio, no quería incomodar a su interlocutor. En ocasiones la curiosidad era una mala consejera. Dándole ahora la privacidad que sus elucubraciones requerían Emriel esperó con aire ausente a la respuesta de Ritter.

Astrid Ritter escribió:- Si te lo dieron aquí... lo mejor sería empezar a investigar aquí ¿no crees?-
-Este lugar... lleno de libros y eso... ¿no tienen una manera de ordenarlos? Quizás el código tenga que ver con eso pero habría que ver los registros de esta porquería para ver si usan un código similar...-
Los ojos del muchacho quedaron totalmente abiertos y hubo de contenerse para no dar un salto de la silla. ¡Pero que necio había sido! ¿Qué otra cosa iba a ser? ¡Por supuesto que tenía que ser uno de los libros del lugar! Su rostro denotó una enorme sonrisa. Ya no le importaba enseñar sus cartas, creía haber resuelto el enigma. Como mínimo había encontrado un camino. Además se percató de que, por primera vez que él recordase, el profesor no se había dirigido a él a través de ásperos sarcasmos y burlonas ironías, lo que no hizo más que mejorar el humor del muchacho.

Por un instante estubo tentado de abandonar la mesa y lanzarse en búsqueda del catálogo. Pero había hecho un trato con Ritter y él había cumplido su parte. Debía cumplir también Emriel. Carraspeó para aclararse la garganta y se movió en su asiento a la par que sosegaba su respiración para recuperar la compostura perdida.

- Lo cierto es que no se me había ocurrido, pero tiene todo el sentido revisar el catálogo - El tono del chico casi parecía burlarse de sí mismo. "¡No ver lo más simple! Dejaste que el bosque te impidiese ver el árbol" se dijo a sí mismo. Entonces se dispuso a responder la pregunta de su profesor.

- La chica que me lo dió... su voz sonaba vacía - No era un buen comienzo para una descripción, pero sí lo que más había llamado la voz al muchacho. Así pues lo primero que debía narrarle - Su aspecto era frágil, pero a la vez trasmitía una gran presencia, como si su poder pudiese aniquilarte de proponérselo... y era muy hermosa - La voz del joven se sumía en sus recuerdos mientras le confiaba este secreto a Ritter - Sus ojos eran negros, como dos pozos sin fondo... y sinceramente no puedo evocar claramente otros rasgos. Son esos los que quedaron grabados a fuego en mi memoria -

Esperaba no ofender a Ritter con su vaga descripción. Si insistía trataría de darle más rasgos, aunque no se sentía muy seguro de poder hacerlo. Sin embargo algo en su interior decía que eso bastaría. Solo una persona poseía esas características. Solo una persona.

- Cuando me la encontré sentí... miedo. Aunque no logro discernir por qué. Y tras intercambiar unas palabras me tendió el papel. Luego abandoné la estancia - ¡Oh! ¡Cuán pronto se había marchado! Quizá debió el chico haber permanecido en el interior. ¿Y si jamás volvía a verla? En su corazón batallaba el deseo de contemplar a tan obscura y bella criatura de nuevo contra el terror que enfriaba todo su ser al pensar en ella. Era ese "poder" el que hacía de esa perfecta desconocida un ser fantástico. Ella parecía poder leer su corazón.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Miér Ago 21, 2013 5:37 pm

La mujer observó con cierto deleite como su respuesta sorprendía al menor, quizás por su gusto en tener la razón a veces, o por ese placer que todos sienten cuando piensan algo que el otro no. Sonrió de lado, entrecerrando los ojos. Cruzó los brazos delante de su pecho y se inclinó hacía atrás en la silla, sentándose más cómoda. Asintió a la respuesta primera del otro con ese mismo deleite conservándose en su interior.

Opacando ese sentimiento inmediatamente, Astrid escuchó con mayor atención la descripción que daba el menor. Su sonrisa se borró rápidamente para ostentar una mueca de seriedad en un par de labios sellados y ojos atentos.

Mientras lo escuchaba, intentaba verse relajada pero reflexiba a la vez, no quería darle indicaciones al menor de que la descripción se le hacía altamente familiar. Se mordió el labio inferior mientras lo escuchaba. Ojos profundos y oscuros como un pozo sin fin, un aura preponderante, llena de fuerza y poderío... un aspecto que pareciera ser frágil aún así... era una niña que estaba en el orfanato, mas no era fácilmente vista.

- Entiendo... -

Murmuró luego de escuchar la descripción del menor. Era posible, si... era bastante posible que él hubiese tenido aquel encuentro con "ella". Lo curioso es que el niño sintió miedo, como dijo haber sentido, mientras que Astrid hubiera sentido respeto. Eso le dejó un dato curioso, quizás en los niños ella causaba otra impresión que en los adultos. Quizás. Luego investigaría más el asunto, sería sospechoso pujar por más información.

Entonces se reincorporó de su asiento, colocó ambas manos en el bolsillo de su abrigo y lo observó con cierta seriedad.

-Bueno, busquemos en los registros de la biblioteca. Yo te acompaño, sería muy sospechoso que un niño los revisara sin la tutela de un adulto ¿no?-

Sonrió de forma cómplice. Si alguien encontrara al menor husmeando en los registros de la biblioteca, de seguro los hecharían patitas para la calle enseguida, pero si está supuestamente viendo algo con un profesor... bueno, ¿quién dudaría de un profesor? A Astrid le gustaba tener ese pequeño poder a favor.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Jue Ago 22, 2013 5:03 am

El profesor de educación física parecía complacido de su propia respuesta, pero el muchacho rubio no pudo contemplar tal emoción en su rostro. Estaba demasiado ocupado pensando en cuándo tendría oportunidad de revisar el catálogo para buscar, en la mayor brevedad posible, el libro que correspondiera a sus números.

Sí que pudo observar su expresión seria mientras le narraba lo acontecido. ¿Le estaba escuchando creyendo en sus palabras? ¿O acaso denotaba su gesto la resignación con la que debía atender a cada interno? Al final de su explicación Ritter no hizo más que musitar un escueto "- Entiendo... -".

Las mejillas del muchacho se ruborizaron levemente. ¿Quería decir su profesor con ello que no le creía? Quizá mientras él hablaba Ritter se reía de él... aunque con semejante adulto probablemente no fuese así. De haber querido burlarse lo habría hecho claramente, le habría cortado y dicho que su historia era una burda falacia. No había sido así. La timidez dio paso a la curiosidad. ¿Qué sabría el adulto que él ignoraba? ¿Conocería a esa chica? Debería ser así, era otra niña... ¿Cierto? Pero sus pensamientos fueron interrumpidos nuevamente por la figura con la que hablaba.

Ritter escribió:- Bueno, busquemos en los registros de la biblioteca. Yo te acompaño, sería muy sospechoso que un niño los revisara sin la tutela de un adulto ¿no? -
El corazón del muchacho dió un vuelco, sus ojos brillaron con ilusión:

- Claro que sí, me encantaría. Gracias por su ayuda -
Su voz sonaba inocente, infantil... como si no fuese más que un niño ante la posibilidad de jugar con algo nuevo. Aunque en un primer encuentro le había parecido un adulto un tanto cínico y mal educado ahora se le antojaba una buena persona. Claro que seguramente le ayudaba porque también sentía curiosidad. ¿Qué libro aguardaría? ¿Qué misterio les depararía?

Sin esperar a ver si el profesor le seguía el chico se dirigió presto hacia el gran libro para ver, según el listado, a qué libro correspondía su código: 75.02C

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Dom Ago 25, 2013 12:04 am

La adulta lo siguió con la mirada sin perder de vista el evidente gesto de alegría en el otro. ¿Qué tanta alegría puede conseguirse con algo tan vago como un libro que ni se sabe el título? Bueno, quizás a él le gustasen los misterios, pero en cuanto a ella, no le gustaban tanto los misterios, no eran "santo de su devoción".

Con un suspiro debajo de una leve sonrisa, siguió al menor en sus pasos. Es verdad que ella no había sido muy comunicativa luego de escuchar el relato del otro, pero agradecía que el menor no forzara conseguir respuestas ante su reacción. Quizás tan feliz estaba con el hecho de la pista sobre aquél papel que no se dio cuenta que el encuentro entero era casi igual de importante que aquél papel. Pero ¿Por qué darle ese papel? Era extraño, ella no tenía registros de algo similar.

-No agradezcas... hace sentir que soy amable, es molesto, mocoso-

Masculló en tono de molestia, aunque para ella era extraño sentir el agradecimiento de un niño. Las niñas eran más comunes porque ella las ayudaba (aunque las asustaba igualmente), pero los niños a ella no le importaban lo suficiente como para ayudarlos.

Una vez estuvieron en el escritorio donde estaba el listado de libros de la biblioteca. Un inmenso libro viejo, de gran tamaño que casi ocupaba la mesa entera cuando se abría. Así era el libro de registros. Tenía muchos años y seguía tal cual ella lo recordaba... interesante detalle, cabía destacar, se decía a sí misma.

El libro al abrirse tenía mucho polvo, que salió volando en el aire y provocó una ligera tos en la mayor. Tosió unos instantes y luego empezó a ojear el listado de los libros.

-A ver... dime si ves el número ese extraño... hay que buscar bien, las letras son pequeñas-

Le dijo al otro mientras observaba las páginas con diminutos números y letras.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Ago 30, 2013 5:11 am

Debía admitir la singularidad del profesor. Se parecía más a los niños que a los adultos. No solo por su grosera forma de hablar, también por ese modo de actuar... sin esperar el ornamentado respeto que a los profesores debía dárseles (De hecho despreciaba tales muestras de cortesía), incómodo en un lugar tan "adulto" como la biblioteca... y con esa extraña afición a los trueques de información. Sí, el profesor Ritter era peculiar, y en un primer momento Emriel le había temido. No era tan extraño, después de todo el muchacho contaba con una constitución bastante pobre: Delgado, bajo, rasgos más afeminados de lo que en ocasiones desearía... y Ritter... aunque andrógina su apariencia el era alto y se notaba su fuerza. Una fuerza que parecía ir a descontrolarse en cualquier segundo.

Pero con cada instante que pasaba a su lado parecía que el profesor daba más muestras del pequeño corazón que albergaba en su interior. Emriel estaba seguro de que todo el mundo sin excepción debía albergar algo de bondad... bueno, quizá no todo el mundo. había por lo menos una persona que por corazón no tenía más que un pozo de negrura. Pero esa persona pertenecía ya al pasado. Emriel debía vivir en el presente.

Sus manos se deslizaban rápidamente por la lista, pasaban delicadamente las viejas hojas del enorme tomo, temeroso de que fueran a desintegrarse con su mero contacto. Hubo de pasar páginas adelante y atrás en numerosas ocasiones. No solo la vastedad de información que albergaba el libro hacía muy difícil la tarea, el propio nerviosismo del muchacho le impedía ver con claridad entre el laberinto numérico. Como el adulto le dijo: "Hay que buscar bien, las letras son pequeñas".

Emriel prosiguió su búsqueda dispuesto a desentrañar el misterio del número entregado. Seguro de leer en cualquier momento el título de tan enigmática novela. Dispuesto a lanzarse hacia la estantería que la albergase.

Spoiler:
Se espera la intervención de Feretory (?)

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por The Arethor el Miér Dic 11, 2013 9:23 pm

El Grueso libro le mostró el complejo sistema de Clasificación Decimal Universal. Un sistema en el cual si no sabías exactamente que estabas buscando se hacía bastante complejo.

Los libros variaban de categoría, dependiendo de su primer número. Nervioso trató el libro Emriel, y este, tranquilo fue indicándole hacia donde tenía que llegar.

5... Matemáticas, Ciencias Naturales...

6... Ciencias Aplicadas, Medicina, Tecnología...

7 Bellas Artes, Juegos, Espectaculos, Deportes.

No era muy larga la lista de libros, por lo que no se le haría tan difícil llegar a su número, el 75.02C. Y allí, tranquilo y esperando se encontraba.... No se encontraba.

El 75.02 era el Codex del vuelo de las Aves, de 1490, original. Pero no existía ese tal "C". Al menos no escrito en el libro con la misma empuñadora. En la esquina de la hoja, en la parte derecha escrito con letras moradas, finas y pulcras se encontraba una pequeña nota:

75.02C You are not Alone. Repisa 7, etiqueta morada.

Y nada más.

† - † - † - †

¿Recuerdas las historias de Terror y monstruos que nos contaban de niños?
Te tengo dos malas noticias...
La infancia ya ha acabado y los Monstruos no se han ido...

The Arethor

Mensajes : 129
Botones : 193
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Vie Dic 13, 2013 2:26 pm

5: Matemáticas. Ciencias naturales.
6: Ciencias Aplicadas. Medicina. Tecnología.
7: Bellas Artes. juegos. Espectáculos. Deportes.

Aquella era la buscada sección: La 7. Ahora tan solo debía localizar el tomo correspondiente. Emriel repasó la lista varias veces, no podría segurar cuantas. A pesar de que sí que había un libro catalogado como 75.02, titulado "El Codex del Vuelo de las Aves", no parecía haber ninguna referencia a la letra C. La frustración comenzó a apoderarse de él. Podía sentir los acelerados latidos de su corazón, lo irregular de su respiración, las lágrimas que luchaban por abrirse paso a través de sus ojos. ¡No podía ser que no hubiese nada! ¿Pero, y si era el 75.02 el libro al que hacía referencia... y si...?

Tan concentrado, casi obsesionado, estaba en su búsqueda que faltó poco para que el chico se lanzase a correr hacia la estantería sin ver la singular señalización. Si bien era cierto que en la lista oficial no existía el libro 75.02C, también lo era que alguien lo había añadido con posterioridad. En la esquina de la página, en la parte derecha, escrito con una fina y pulcra caligrafía y en color morado podía leerse un nuevo mensaje:

"75.02C You are not Alone. Repisa 7, etiqueta morada"

El chico lanzó un sonoro suspiro de alivio antes de recordar que el profesor Ritter se encontraba a su lado. Carraspeó y señaló hacia la esquina, poniendo a la vista la nota que guardaba como si fuese un tesoro.

-Creo que es este. Debemos ir a la repisa 7 y buscar la etiqueta morada.

A la vez trataba de confirmar sus sospechas comparando la caligrafía de la nota que recibió tiempo atrás con la que ahora veía en la hoja del gran catálogo. Sus ojos pasaban del pequeño retazo de papel a la hoja y viceversa, comparando cada trazo, cada número, cada letra. No sabía por qué, pero quería que estuviesen escritas por el mismo puño. Movido quizá por este deseo asumió, quien sabe si erroneamente, que eran obra del mismo autor... o mejor dicho, de la misma autora.

El menor dirigió una mirada hacia la biblioteca. Ahora venía la peor parte, o al menos la que más miedo le inspiraba: Adentrarse en aquel oscuro laberinto literario hasta dar con su objetivo. Por suerte no estaba solo, el profesor Ritter le acompañaría. Parecía una persona digna de confianza y lo suficientemente fuerte como para defenderle de cualquier peligro.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Dom Dic 15, 2013 4:34 pm

La mujer no demoró mucho en dejar que el niño guiara las acciones a tomar a continuación, además, apenas ella sabía leer algo, poco iba a ser de ayuda para una gran búsqueda en un gran libro que tenía... escuetas palabras. Parecía algo que ella diría. Notó como en ningún momento aparecía lo que buscaban en el catálogo, o más bien no aparecía una letra de todo el código que estaba buscando. Eso no le gustaba, estaba sospechando que quizás esto era más misterioso de lo que esperaba ¿con quién se habría encontrado ese chico? ¿Seria...? No, no podía... o por lo menos no había razón ¿o si?

Suspiró. La nota en el libro sobre el "vuelo de las aves" o como se llamase ese objeto que de todas formas ella no le importaba saber, le era peculiarmente sospechosa. Tinta morada, letra pulcra y bella visualmente... Esto se volvía como un libro de suspenso, o de detectives, nada más que en vez de un astuto detective inglés con sombrero gracioso, tenían a un niño con apariencia delicada y a una mujer que parecía hombre de tamaño descomunal... si, perfecto, simplemente perfecto.

-No vayas rápido o te vas a cortar la cabeza con algún estante-

Le comunicó mientras caminaba detrás de él. Ese niño definitivamente estaba entusiasmado con la idea de jugar al gato y al ratón, pero Astrid estaba menos que gustosa de aquello. Nada le molestaba más que no poder hacerse la vaga por el lugar sin tener demasiada responsabilidad, pero se había comprometido en ayudar... aunque era un varón, no tenía porqué hacerlo. Podría esperar a que el mocoso estuviera en peligro para dejarlo solo, pero también... él tenía información interesante. No valía la pena perderlo sin antes quitarle esa información.

colocó sus manos en los bolsillos de su abrigo gris y empezó a caminar directo a la estantería que decía el menor. Se mantenía una distancia larga pero no demasiado, en forma lateral, al menor; no le gustaba estar demasiado cerca pero estaba lo suficiente por si debía golpear a alguien... o algo, que se acercara por el lado del menor, después de todo, él era el más débil, sería el primero en caer, según el orden jerárquico de fuerza bruta en la mente de la mujer.

A medida que avanzaba, los estantes se hacían más y más vistosos, llenos de libros, otros no tanto, libros viejos, con olor a humedad, las paginas amarillas, algunas hojas parecían querer salirse del propia libro y vagar por el mundo. Suspiró mientras cada paso que daba, la biblioteca se hacía cada vez más oscura, hasta llegar a la maldita estantería buscada.

-¿Qué había que hacer en este lugar

Preguntó al menor mientras algo llamaba su atención. Era un papel o algo similar de color violeta, morado, o como le gusten llamarlo. Astrid no era erudita sobre colores, bah, ni siquiera le gustaban. Estiró la mano para tomarlo, pero la retrajo enseguida, entrecerrando los ojos. La etiqueta estaba algo alta pero ella podía alcanzarla. Miró hacía abajo, al menor.

-Esto es... demasiado fácil... o algo va a pasar ahora mismo... o algo va a pasar pronto...-


No, no era paranoica... bueno, si, si lo era.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por The Arethor el Miér Dic 25, 2013 6:48 pm

Cuando Astrid posó su mano sobre el libro, el suelo tembló, y todos los libros de las demás estanterías comenzaron a caer. Una enorme figura negrusca apareció con forma de sombra y-

No es cierto. Nada ocurrió. El libro se deslizó por sus manos como cualquier libro corriente, poseía un peso normal y no habían demasiados detalles fuera de lo normal.

El libro era lila, casi negrusco. La portada estaba vacía y no poseía título alguno, pero en la primera página se podía leer con claridad:

Romeo y Julieta
1957

A pesar de que la biblioteca estaba oscura estaba realmente... vacía. No parecía como que hubiese alguien husmeando o vigilándolos de momentos. Parecía ser un regalo de buena fe.

Un regalo para Emriel. ¿Por qué? Solo ella sabía.

† - † - † - †

¿Recuerdas las historias de Terror y monstruos que nos contaban de niños?
Te tengo dos malas noticias...
La infancia ya ha acabado y los Monstruos no se han ido...

The Arethor

Mensajes : 129
Botones : 193
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Emriel Velour el Jue Dic 26, 2013 2:19 pm

La presencia del profesor Ritter era reconfortante allí dónde seguramente el peligro podía acechar en cada esquina. El menor avanzaba directo y rápido, pero procurando siempre mantenerse a una prudencial distancia de quien consideraba en aquel momento como su defensor. Y es que de haberse producido cualquier clase de catástrofe sería el adulto quien hubiese brillado. Emriel, un chico pequeño, débil, jamás podría hacerle frente a algún desafío físico. No es como si no pudiese dar guerra, pero prefería atacar con el elemento sorpresa de su parte. Ritter parecía alguien capáz de hacer frente a cualquier desafío directo... y ganar.

Finalmente llegaron a la sección indicada por una caligrafía ajena al índice. El profesor comenzó a hablar cuando vió aquello que buscaban. Situado en uno de los lugares más altos de la estantería, algo que hubiese obligado al muchacho a trepar, se encontraba un nuevo tomo de encuadernación en morado. Para el alto adulto que acompañaba al chico era fácil, rápido e instintivo coger el libro. Pero algo le detuvo. En realidad eran los mismos pensamientos que hubiesen detenido al muchacho. Era demasiado fácil, parecía una trampa. Pero ya habían llegado hasta allí, ahora no podían sencillamente dejar ahí el objeto de su búsqueda. No, él debía saciar su curiosidad.

- Por favor profesor Ritter, alcánceme el libro -Muy tarde para rectificarse. El chico recordó que el anómalo Ritter no gustaba de las usuales muestras de cortesía -. De ocurrir algo sé correr rápido -Añadió con cierta sorna. En realidad trataba de despejar sus propios temores.

Pero por fortuna nada ocurrió. No se abrieron los suelos ni comenzaron a surgir fantasmagóricas figuras. No prendieron las estanterías ni estallaron los cristales. No se escucharon oníricos susurros. Sencillamente el libro se deslizó fácilmente hasta la mano del mayor. Lo más peculiar en este tomo era la ausencia de título, aunque esto tampoco era tan particular en algunas encuadernaciones antiguas. Rápidamente Emriel se acercó al adulto para beber del tomo. En la primera página podía leerse "Romeo y Julieta 1957".

Era sin duda el libro que correspondía a la etiqueta, y a menos que alguien hubiese estado en aquel lugar y hubiese movido los volúmenes de su correspondiente lugar, algo que parecía altamente improbable, no había error alguno. Sin embargo el muchacho no comprendía qué podía significar. ¿O sí? "¿No era esto lo que leía ella aquella vez? Quizá haya algo entre las páginas, puede que haya un nuevo mensaje... o quizá sea el libro en sí lo que busco". Aunque Romeo y Julieta había sido una de sus lecturas en aquella época en la que habían acudido a su casa los mejores tutores para instruírlo, no le molestaría releerla una vez más, no, sabiendo que quizá escondía un nuevo significado.

Pero antes trataría de descartar el resto de posibilidades. Con cortesía quiso tomar el hallado tesoro de las manos de Ritter para pasar rápidamente las hojas, en busca de cualquier tipo de anomalía en el libro. Eso sin parar de preguntarse si sería no solo la misma obra, sino el mismo ejemplar que ella había tenido entre sus manos. Por desgracia no podía recordarlo, había estado demasiado absorbido por la presencia de la misteriosa fémina para recordar los detalles que los envolvían. no podría asegurar que fuese el mismo ejemplar que ella había leído, pero algo en su interior, quizá su propio deseo, le instaba a pensar que así era. Y de ser así el libro ya valía mucho para Emriel.

† - † - † - †

"El tiempo transcurre sin cesar... cada segundo nos separa más de nuestra vida ya pasada... cada hora perdida jamás volverá, el tiempo añorado no regresará, y sin embargo, te deseo..."

Hablo | "Pienso" | Narro

Emriel Velour
Mendigo
Mendigo

Edad : 16
Carga : Destino
Mensajes : 105
Botones : 86
Puntos de Favor : 6
Fecha de nacimiento : 22/09/1934

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Astrid Ritter el Vie Ene 03, 2014 3:51 pm

Al tomar el libro en sus manos, Astrid sintió un escalofrío recorrer su espina. Su cerebro inmediatamente quiso dar la orden de alejarse, como si ya de ante mano estuviese preparado para una posible imagen del apocalipsis... pero no, el libro era tan sencillo como cualquier libro de aquel lugar, sin nada de especial, no tenía ningún parentesco a la caja de Pandora ni similar, solo era... un rectángulo genérico.

Sus expresiones faciales no cambiaron en ningún momento en los pocos momentos en que sostuvo el libro en sus manos, sin embargo se preguntaba porque ella, dentro de todas las personas posibles, le estaba brindando este tipo de cosas a este muchacho. Astrid tenía que admitirse a sí misma que la única razón por la cual ayudaba al menor era para poder responderse esas dudas. ¿Por que ella le haría un favor al niño? ¿Era un favor o solo lo estaba guiando a su ruina? Mientras ella no fuese arrastrada al mismo pozo, con gusto se sentaría a ver como se desencadenan los hechos.

De su pensamiento le despertó la voz del menor, pidiendo el libro. No tenía más que perder con dárselo, de todas formas, Astrid podía leer poco y nada, y ese libro parecía que iba a ser complicado de entender. Astrid, dentro de las luces, no era la más brillante. Su ceja se movió involuntariamente en un gesto de disgusto por la cortesía ajena pero no dijo nada al respecto y le dio el libro al otro. Se agachó un poco al costado del menor para ver lo mismo que él en sus hojas.

-¿Crees que haya algo en las hojas... o entre ellas que nos pueda ser útil? Oh... y la próxima vez te romperé el cráneo contra las estanterías si vuelves a ser cortes, niñito refinado.-

Quizo consultar y amenazar a la vez. Y siendo ella, podría haber usado palabras más groseras o específicas, pero tenía la impresión de que o él no le entendería o, de lo contrario, alguien de mayor nivel le reprendería por enseñarle semejante vocabulario al otro. No tenía ganas de enfrentarse a nadie, ¡ya era suficiente que tenía que estar ayudando a un niño!

No despegó su vista de las hojas que el menor pasaba, quería ver exactamente lo mismo que el otro, pero instintivamente se activó su impulso a olfatear el aire. El olor del polvo acumulado de ese libro, la humedad de ambiente, todo eso le era repugnante. Estornudó, tapándose la boca y nariz con la manga de su buzo gris. Sacudió la cabeza luego y miró de reojo el libro, sospechando que era su culpa que ella estornudara.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Mediodía Re: En busca de respuestas [Priv. Astrid]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.