Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Trama 1: El Despertar (Prólogo)
Lun Nov 24, 2014 10:56 pm por Neru-kun

» Neru Komehada
Lun Nov 24, 2014 10:43 pm por Neru-kun

» Knoxville art cosnervatory (elite)
Miér Feb 26, 2014 4:43 pm por Invitado

» Reglas Generales de Rol
Jue Feb 13, 2014 10:50 pm por Félix Chivalrous

» Aku no Musume {Rilliane ID} (En proceso)
Sáb Feb 01, 2014 3:44 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Busqueda de Aristocratas
Sáb Feb 01, 2014 1:48 pm por Rilliane L. D'Austriche

» Sistema de Combate -Marcha Blanca-
Vie Ene 10, 2014 6:39 pm por Alice Baskerville

» En busca de respuestas [Priv. Astrid]
Vie Ene 03, 2014 3:51 pm por Astrid Ritter

» Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]
Vie Ene 03, 2014 3:27 pm por Astrid Ritter

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Vie Oct 28, 2016 4:41 pm.
FOROS ÉLITE
Hermes RolParallel Hearts {PH Rol}Pandora: Shin Seiki

Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

 :: 3° PISO :: ÁTICO :: PASILLO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Atardecer Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Astrid Ritter el Mar Ago 13, 2013 6:06 pm

Luego de haber recibido aquel sobre de procedencia desconocida pero mensaje claro, Astrid decide ir al tercer piso, el único lugar que no había pisado desde que llegó al orfanato otra vez, después de todo, sus príncipes no se lo habían encomendado pero ahora era necesaria su presencia, al parecer.

Los pasillos estaban oscuros, se escuchaba el susurrar de las viejas maderas en cada paso que el imponente cuerpo de ella ejercía sobre cada tablón. El aire concentraba ese poco apetitoso aroma a humedad que precedía a las grandes tormentas y las nubes siquiera aún habían empezado a regar su asqueroso sudor sobre las cabezas humanas.

El camino desde su habitación hasta el orfanato había sido rápido, la mujer tenía esa grata ventaja de su velocidad y correr hasta allí antes de que la lluvia tocase suelo era su prioridad. No era que le disgustara la lluvia, simplemente no era amiga de quedarse sin una muda de ropa para seguir asistiendo en las clases.

Ahora en el pasillo del tercer piso, la mujer se retira la capucha de sobre su cabeza y coloca sus manos dentro de los bolsillos, camina unos pasos en los pasillos y suspira. Mira a ambos costados, mira al techo, cierra los ojos y se concentra en percibir algún aroma particular, pero el olor a la humedad de ambiente, sumado a que se multiplica por todo el entorno hecho de madera, vuelve difícil aquella tarea.

Se queda en un punto medio del pasillo pensando, tratando de recordar... era la primera vez que era invitada a este piso, incluso en su infancia nunca pudo hacer mucho dentro del orfanato, ella era más bien un monstruo, un ser horrendo como el ente deforme que estaba al final del océano en viejos tiempos, dibujado en un borde del mapa más antiguo... ella era una herramienta e, irónicamente, sigue siéndolo pero en diferente forma y medida. Hasta cierto punto, no recuerda mucho de los hechos que vivió allí, solo recuerda las peores cosas.

- Mmmm ... ¿A donde mierda se suponía que debía ir ahora? -

Meditó en voz alta a sí misma, mirando nuevamente por el pasillo.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Dahlia Carnation el Jue Ago 22, 2013 4:46 pm

¡Claro que no era un monstruo! Al menos no para la princesa. Eso era lo que le había agradado de Astrid cuando la conoció, se había sentido identificada con ella. Si alguien sabía lo que era ser tratada como una extraña, como un monstruo, como un fantasma, esa era Dahlia.
Por eso siempre habían sido amables con Astrid, además de que ella nunca les había fallado... Por lo mismo ellos tampoco a ella.

El pasillo estaba vacío, nada había cambiado desde hace años allí, pero Astrid no tenía como saberlo. El interminable pasillo se veía normal esa tarde, aunque no habían ventanas en el tercer piso, y parecía como si fuera completamente de noche, no estaba especialmente aterrador esta vez.

Sin sonar los pasos de la princesa, ésta abrió la puerta, y soltó una risilla tapándose la boca, como solía hacer en ese entonces cada vez que Astrid decía una grosería.

- ¡Las damas no deben hablar así! - Dijo levantando su esquelético dedo apuntando al cielo, y regañando a Astrid, en tono de adulta madura.

Dicho esto se lanzó hacia adelante y abrazó a la mujer, hundiendo su cabeza en su pecho.

El tiempo había pasado para el cuerpo de Astrid, que ahora era una mujer adulta y derecha, mas Dahlia seguía siendo una niña. Su cuerpo delgado y pálido se sentía frío al tacto, aún más que en el pasado, y sus ojos vacíos no mostraban nada más que la negrura de la muerte. Aún así, cuando levantó la cabeza para mirarle, la sonrisa en su rostro era la misma de siempre. Eran pocas las personas que podían hacer a la princesa sonreir tanto, y Astrid era una de ellas. En cierto modo se autocompadecía en su reflejo.

Habían pasado muchos años, pero para Dahlia nada había cambiado.

Se le quedó mirando, sin decir nada, tan solo con la sonrisa en el rostro mientras le abrazaba, como esperando alguna reacción de su parte. Tan solo quizá por lo que durase ese re-encuentro, podría sentirse como una niña otra vez....Puesto cuando le explicase por que le había llamado, sería imposible tomar esa actitud.

Dahlia Carnation
La Princesa Vacía
La Princesa Vacía

Carga : Destino
Mensajes : 277
Botones : 253
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Astrid Ritter el Dom Ago 25, 2013 12:22 am

En la oscuridad del pasillo, se puso atenta enseguida al escuchar una puerta abrirse, sin haber escuchado a nadie antes. Se colocó en posición defensiva de inmediato, armando sus puños para golpear rápidamente a quien se le acercara... hasta que escuchó la voz de la princesa. Entonces bajó los puños lentamente y ladeo la cabeza al escucharla hablar.

- ¿Quién creería que soy una dama? -

Murmuró pero solo bajó la mirada para ver mejor a la pequeña que se le acercaba. Seguía siendo tal cual la recordaba desde hace tantos años... como si su figura entera se hubiera congelado en un eterno físico infantil. Si ella se hubiera quedado ¿le habría pasado algo así? probablemente no, pero Astrid no podía a veces evitar preguntarse esas cosas.

Sintió el abrazo de la menor con extrañeza, cuando era pequeña los abrazos no eran los suyo pero dentro de todo, los principes eran gentiles con ella, en lo posible. Y ella les daba su respeto y los seguía ciegamente a veces. Quedó en silencio al sentir el abrazo y no sabía qué hacer en respuesta.

Movió sus brazos para devolver el abrazo de forma inexperta, incapaz de recordar cuando fue la última vez que estuvo cerca de otro ser humano sin ser por conveniencia o durante una pelea. La sonrisa de la otra le conmovía en cierto modo, como todas las sonrisas de todas las niñas pequeñas, sentía disfrute en ver a las pequeñas felices, sin importar quienes eran, si eran niñas debían ser felices. Asintió levemente y separó el abrazo cuando pudo, alejándose un paso.

-Princesa, ¿Qué desea que haga por usted en ésta ocasión?-

Dijo, entonces agachándose y apoyando una rodilla en el suelo, la otra elevada para sostener su brazo en posición de respeto a un miembro de la realeza.

-¿En qué puede servirle su humilde esclavo?-

Eran palabras ácidas y las detestaba, pero dentro de todo, debía mostrar respeto, el respeto debido a sus príncipes. Odiaba ese vocabulario pero debía usarlo.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Dahlia Carnation el Mar Dic 10, 2013 10:59 pm

Dahlia parpadeó un par de veces, levemente perpleja ante la reacción de Astrid. Era cierto que la recordaba un tanto arisca, pero no podía evitar hincharse de alegría al ver que se encontraba de vuelta con ella. Al fin y al cabo, a Dahlia no le gustaba quedarse sola.

Astrid se arrodilló en el suelo, y la expresión de Dahlia se ensombreció un poco; quizá si era cierto, quizá si era un monstruo, pero a veces... con algunas personas, no quería serlo. De todos modos lo que iba a pedirle era digno de una aberración. Muchas cosas pasarían luego, y Dahlia tenia que saber que tenía alguien en quien contar, cuando la duda se cerniera sobre todos... Quizá no era lo más correcto depositar esa fe en alguien que venía recién llegando, pero no le quedaban muchas opciones. Incluso su más cercano lacayo, ese nacido de su propia carne, era de fiar en estos momentos.

Y al desaparecer la fe, desaparecer el poder. Por lo que para recuperar el poder necesitaba que le temieran, que le volviesen a temer... Pero primero, tenía que eliminar a alguien que estorbaba en el camino.

- Necesito que... te encargues de alguien - Dijo sombría, con la mirada al frente y el mentón en alto. - Su nombre es Fausto Cannavaro, y no debería estar atrapado aquí.... Necesito que lo lleves a donde pertenece- Dijo pensativa.

Si, eso era. Este ser había quedado atrapado en los confines del orfanato por una regla que no era de los príncipes, y tenía que irse, tenía que seguir su camino. Y ciertamente, Dahlia no podía (O no quería) hacerlo por sus manos. Al fin y al cabo ella misma aplazaba su propio destino ¿Cómo podría reprocharle el de él entonces?

- Yo... más bien nosotros Se detuvo; quizá no era algo que debiese decir. Era solo una corazonada, pero sentía que, por algún motivo, tenía que dejar la información, la verdad en alguien, por si es que, ellos desaparecían, pudiese salir a la luz algún día.

Dahlia Carnation
La Princesa Vacía
La Princesa Vacía

Carga : Destino
Mensajes : 277
Botones : 253
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Astrid Ritter el Jue Dic 12, 2013 7:00 pm

La mujer poco aparente femenina, miró a la niña en su postura elegante, en su postura de mandamas. Elevó la mirada hacia la menor, su expresión no era definible, Astrid nunca tenía una expresión que dijera exactamente lo que pensaba, a menos que fuera en una pelea a puño limpio, donde su rostro se contorsionaba en todos los matices de adrenalina completas.

-¿Y cómo planea usted, princesa, que haga tal labor?-

Le preguntó arqueando una ceja levemente. Se enderezó del suelo, aún sin que le permitiesen hacerlo, y su cuerpo parecía ser dos metros más alto que el de la pequeña princesa; sus ojos se entornaban levemente, dejando ver apenas el pequeño brillo de sus ojos carmines.

Imaginaba la posibilidad de la labor... un asesinato, quizás. ¿Un asesinato escondido? ¿Esconder un cadáver? No era sorpresa para el "monstruo" que se le dieran esa clase de labores, no era como que nunca lo hubiera hecho antes. Simplemente le llamaba su atención que la propuesta viniera de su pequeña princesa.

-¿Qué métodos desee que use para el acto?-


Llevar a otro a donde pertenecía podría tener un millón de significados, pero la mente de la mujer poco entendía las metáforas incorporadas en el vocabulario amplio pero infantil de la joven princesa. Su mente además dolía con el simple hecho de pensar en algo más allá de lo básico.

La quedó contemplando, esperando que completara su oración. Cruzó los brazos sobre su pecho, enderezando levemente la espalda en pose de fuerza, a pesar de que el gesto mismo le complicaba la respiración, razón por la cual ahora cada sonido de exhalación e inhalación eran fuertes y audibles, algo extraños también.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Dahlia Carnation el Jue Dic 12, 2013 10:03 pm

El rostro de Dahlia pareció tornarse en una leve muestra de asco. Se sentía extraño todo lo que estaba ocurriendo; ¿Ella, asesinar a alguien? Era cierto que todos la veían como un monstruo, como una matriarca, pero Dahlia nunca había asesinado a alguien... A alguien que no se lo mereciera. Pero así tenía que ser, y quizá Ritter no podría entenderlo, y quizá el tampoco, ni nadie del lugar, pero era como tenían que ser las cosas.

El mundo de los vivos no era para los muertos. Lo que lo hacía aún más irónico.

Tan solo, después de esto, necesitaba tiempo, tiempo para reinventarse, tiempo para volverse a encontrar con el núcleo de todo esto, con el culpable de todo lo que estaba pasando, con el péndulo que creo todos estos eventos desafortunados. Y por eso quería desaparecer lo más rápido que pudiese, no quería que nadie la viese en ese estado.

- No me importa como lo hagas, solo tiene que desaparecer - Dijo levantando un poco más el mentón, pero sin mirarla; era demasiado alta como para mirarla al rostro sin sentirse denigrada.
Era una lástima que tuviesen que verse así. Dahlia en cierto modo extrañaba esos días cuando ambas eran pequeñas, atormentadas por el mismo temor de ser un monstruo, y juntas, podían olvidarse de eso un rato.

Pero ya no era posible, ahora estaba obligada a mantener el equilibrio... hasta que su alma pudiese descansar en paz.

- Respecto a la... limpieza...El orfanato se encargará de limpiar - No importaba si no entendía eso, y si hacía referencia a los mounstrillos que se paseaban con escobas por las noches; no era importante.

Miró hacia arriba, con sus ojos que eran unos pozos sin fondo. El tiempo había causado merma en ambas, las dos habían cambiado, quizá como no se lo esperaban, pero...

¿Pero qué?

Dahlia Carnation
La Princesa Vacía
La Princesa Vacía

Carga : Destino
Mensajes : 277
Botones : 253
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Astrid Ritter el Miér Dic 18, 2013 8:08 pm

Si Astrid dijese que entendía la situación, sería decir una gran mentira. No sabía porqué la princesa deseaba deshacerse de alguien, no sabía siquiera quien era el individuo en cuestión y mucho menos tenía alguna idea de como proceder hasta que no se le diera la más apropiada información sobre lo que le esperaba al aceptar este empleo.

Notaba al ausencia de la mirada a sus ojos, sus ojos no eran buenos para ser observados, a Astrid nunca le gustó que la princesa le viera a los ojos, podía corromper fácilmente el alma inocente de una niña, y no deseaba bajo ningún motivo, lastimar a una niña. Y aunque paresca extraño que la mujer nunca se cuestionara cómo o porqué la niña seguía siendo niña, la mujer no lo hacía y jamás lo haría. Habían cosas en las que prefería no meterse y dejar que se movieran tal y como debían moverse, sin su interrupción.

Alzó una ceja en cuestionamiento ante la aclaración de que el orfanato limpiaría... oh, eso si era nuevo. La mujer sabía que el orfanato era... especial, a su propia forma, no tenía tanto conocimiento como los principes, pero eso nunca le causó problemas; tenía la información que deseaba y la que le servía. Aunque si era extraño, y debía admitirlo, que un objeto material limpiara. Quizás la princesa estaba usando otra de esas cosas del idioma donde uno dice algo de forma oculta o comparandola con otras cosas... o adjudicandole otro significado a las palabras. Sea cual fuere el caso, la mujer solamente asintió.

-Necesito más información... ¿Donde puedo encontrar a este... individuo? ¿Cómo es? ¿Su debilidad? ¿Cuál es su aroma?-

Miró directo a las cuencas negras que su interlocutora tenía por ojos. No le intimidaban, sus ojos no podían ser más desprovistos de vida que su propia alma. Ambos rubies la escudriñaban sin mostrar en sus expresiones nada de lo que pasase por su mente en ese momento. Suspiró, respiró, colocó sus manos en los bolsillos de su abrigo gris. Resopló un mechón rubio de cabello grasoso que caía sobre sus ojos, apartandolo de su mirada y cayendo otra vez en los ojos de ella, esperando su información.

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Dahlia Carnation el Vie Dic 20, 2013 11:07 pm

Dahlia frunció el ceño. ¿Acaso no era profesora? Tendría que haber visto al sujeto alguna vez... aunque la verdad en ese orfanato nunca se sabía, quizá estaban atrapados en... distintas líneas temporales, lo cual lo haría más difícil. Pero lo dudaba mucho.

Sus dos cejas, que eran unas líneas delgadas parecían desaparecer mientras fruncía el ceño, y sin decir nada, cuando Astrid terminó de preguntar, se dio la media vuelta y la dejó sola. Caminó por el pasillo y abrió la puerta, dejando entrever ese brillo anaranjado típico de las velas que iluminaban aquél lugar, y el característico olor a rosas que emanaba. Cerró la puerta tras de sí y el pasillo se vio invadido de un halo de silencio.
Apenas la princesa desapareció se pudo percibir que el ambiente cambió; al fin y al cabo era de noche, y parecía ser como que las criaturas que allí estaban no sabían si Astrid era una niña o una mujer.

Murmullos se escucharon, voces hablando todas al unísono, pero tan suave, que fácilmente podían ser creaciones de su propia mente, provocadas por la sugestión del momento. El orfanato no había cambiado en todos esos años, poseía ese mismo olor a añejo y a... niños, solo que con ese toque a rosas.

-Tromynalrigatonshes -
-Tromynalrigatonshes -
-Tromynalrigatonshes -



Se podía escuchar desde los pasillos.

-Odewnacthaw -
-Odewnacthaw  -
-Odewnacthaw  -


Se seguía escuchando. Luego de un rato Dahlia volvió a abrir la puerta y salió. Se acercó a Astrid y le estiró la mano. En ella llevaba una pieza de ajedrez; específicamente un caballo blanco con manchas de sangre seca.

- Su olor debiese estar aún impregnado en esta pieza, aunque ten cuidado, no es solo el suyo... - Dijo mientras le instba a que tomase la figura. - Es un chico rubio, supongo que en los dormitorios podrás encontrarlo, pero... Que nadie te vea - Y miró hacia otro lado. De todos modos nadie lo olvidaría, si al fin y al cabo, Fausto no existía.

- Más información no te puedo ofrecer -


Off:
1. El tema ha de ser autoconclusivo, puesto el usuario ya no se encuentra en el foro.
2. Le debes post a Emriel en la biblioteca

Dahlia Carnation
La Princesa Vacía
La Princesa Vacía

Carga : Destino
Mensajes : 277
Botones : 253
Puntos de Favor : 0

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Astrid Ritter el Vie Ene 03, 2014 3:27 pm

Astrid era una mujer directa y comunicaba normalmente con las expresiones, ya que las palabras se le hacían demasiado complicadas, por eso no fue sorpresa para ella ver en la cara de la princesa esa típica expresión de alguien que está cansado de dar explicaciones o que le pregunten cosas. La mujer odiaba recibir esa expresión, como si se cansasen de su falta de intelecto. Ella lo podía admitir, era tonta, y bastante, no era culta en artes ni es conocimientos generales, pero sabía cosas diferentes, de esas que no estaban en un libro... y sabía golpear, eso le era suficiente, era una persona muy básica.


Cuando la niña se volteó y se esfumó en el pasillo, Astrid tomó eso como un descanso para permitirse suspirar. Ya sentía sobre sus hombros el peso de algún trabajo poco placentero y la verdad, eso le molestaba. Quería pasarse los días por los pasillos sin mucho que hacer, molestando a los más pequeños y holgazaneando por los pasillos. Se rascó el cabello debajo de su capucha, sus uñas rasgaron la piel de su cabeza sin la mínima molestia y luego ella mordió la misma uña, saboreando la sangre de su propio cuerpo. Cuestión de costumbres.

Hizo poco por prestar atención a su entorno mientras estaba sola, sabía que debía esperar porque no había recibido la orden de irse, por lo que recostó su hombro contra una pared cercana y cerró los ojos, fingiendo ignorar los susurros del pasillo, susurros familiares, aromas familiares, cosas que se encontraban en su memoria y que, sin embargo, deseaba que se fueran.

Abrió los ojos atentos cuando escuchó el crujido de una puerta abriéndose, miró al frente y encontró en su campo visual a la princesa. Le dio un objeto, ella lo tomó y mecánicamente empezó a olfatearlo. Astrid a veces podía ser como un perro, rastreando cosas por su aroma, lo más cercano a una etapa evolutiva salteada. Percibió los aromas y alzó una ceja, escuchando lo dicho por quien le mandaba. Asintió lentamente, sin emitir sonido.

Se enderezó, dejando de estar apoyada en la pared y, con la pieza de ajedrez guardada en su bolsillo, hizo una leve reverencia y se dio media vuelta. Se encaminaría a los lugares donde podría encontrar ese aroma particular. La princesa ya le había dado una pista, los dormitorios, y tomando en cuenta de que ella parecía varón y su victima aparentemente también lo era, no tendría problemas en entrar a esos dormitorios. Si allí no lo encontraba, buscaría en otras zonas, pero por algún lado debería empezar.

La mujer pensaba que esta misión era problemática y que le arruinaría lo que quedaba del día, pero en un suspiro lento y pequeño, se dirigió a completar su misión.



- Astrid sale de escena -

† - † - † - †


Astrid Ritter

Edad : 23
Carga : Perdición
Mensajes : 50
Botones : 73
Puntos de Favor : 4
Fecha de nacimiento : 17/03/1916

Inventario
Arma Equipada:
Salud:
10/10  (10/10)

Volver arriba Ir abajo

Atardecer Re: Solicitud [Priv. Dahlia Carnation]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:12 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: 3° PISO :: ÁTICO :: PASILLO

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.